Compra de un activo fijo para propiedad conjunta y deducción del IVA

Sitio Web

El derecho a la deducción del IVA es un derecho fundamental de los contribuyentes activos del IVA. Sin embargo, un tema interesante es el caso cuando dos contribuyentes adquieren un activo fijo para la propiedad conjunta. En este caso, ¿existe también el derecho a deducir el impuesto soportado? ¿Cómo debería ser la factura que documente la compra de un activo fijo para la propiedad conjunta? Intentaremos responder estas preguntas en el artículo siguiente.

Compra de un activo fijo para copropiedad y derecho a la deducción del IVA

Sin embargo, debemos comenzar con el tema elemental, que es describir el derecho a deducir el IVA. Tenga en cuenta que de acuerdo con el art. 86 seg. 1 de la Ley del IVA, en la medida en que los bienes y servicios se utilicen para realizar actividades imponibles, el contribuyente a que se refiere el art. 15, tiene derecho a reducir el monto del impuesto adeudado por el monto del impuesto soportado.

Por lo tanto, de las disposiciones anteriores se desprende que el derecho a reducir el monto del impuesto adeudado por el monto del impuesto soportado está disponible solo para los contribuyentes registrados y activos del impuesto al valor agregado y solo si las compras realizadas están relacionadas con transacciones imponibles del contribuyente. , es decir, las que resultan de la determinación del impuesto adeudado.

En el contexto de lo anterior, podemos por tanto indicar que el contribuyente no tiene derecho a este derecho si los bienes o servicios adquiridos no se utilizan en absoluto para actividades imponibles. Por tanto, la existencia de una estrecha relación de causa y efecto entre el gasto para la compra de un bien o servicio específico y el ejercicio de actividades sujetas al IVA es de importancia fundamental.

El reglamento de la Ley del IVA no se relaciona con el tema de la copropiedad, por lo que, en este sentido, debemos remitirnos a las disposiciones del Código Civil. De conformidad con el art. 196 del Código Civil, la propiedad conjunta es propiedad conjunta en partes fraccionarias o propiedad conjunta. En el caso del primero, cada uno de los copropietarios tiene una fracción de la participación en la cosa. La propiedad conjunta no es una institución independiente, sino que es un tipo de propiedad y se caracteriza por el hecho de que la propiedad de una cosa (mueble o inmueble) pertenece a varias entidades.

En el contexto de otras consideraciones, es fundamental indicar que el copropietario tiene la posición de propietario único en relación con su participación.La norma es que cada uno de los copropietarios puede disponer de su participación sin el consentimiento de los demás copropietarios, lo que a su vez lleva a la conclusión de que son, por tanto, personas jurídicas independientes, incluida la legislación fiscal.

Para la deducción del impuesto soportado, lo más importante es que los bienes o servicios adquiridos se utilicen en la actividad empresarial sujeta al IVA. Esta norma cubre tanto a los contribuyentes activos que compran bienes para la propiedad como para la propiedad conjunta.

Compra de un activo fijo para la propiedad conjunta y una factura documentada

La base para la deducción del impuesto soportado es la factura con IVA recibida por el comprador. En el contexto del problema analizado, surge la pregunta, ¿cómo debería ser la factura al comprar bienes (activos fijos) para la propiedad conjunta?

De entrada, conviene señalar que de conformidad con el art. 106b párrafo. 1 punto 1 de la Ley del IVA, el contribuyente está obligado a emitir factura que documente la venta realizada por él a otro contribuyente del impuesto, del impuesto sobre el valor añadido o de un impuesto de similar naturaleza oa una persona jurídica no sujeta a impuestos.

Sin embargo, como se establece en el art. 106e párrafo. 1 punto 3 de la Ley del IVA, la factura debe contener el nombre y apellidos o nombres del contribuyente y del comprador de los bienes o servicios y sus direcciones.

Tal contenido de la disposición significa que no existen obstáculos legales para que la factura que documenta una transacción contenga los datos de más de un pagador de IVA. En la interpretación del Director de IS en Łódź de 15 de julio de 2014, No IPTPP4 / 443-325 / 14-4 / ALN, leemos que el reglamento de la Ley del IVA en ningún caso prohíbe emitir facturas a más de una entidad. Así, el comprador de los bienes o servicios puede ser más de una persona y cada comprador tiene derecho a una copia de la factura.

A su vez, en el caso de compra de la misma cosa o servicio por parte de varios compradores, la factura deberá incluir los nombres, apellidos o nombres de cada comprador y sus direcciones, así como los números de identificación fiscal de cada uno de ellos.

Cuando hay más de una entidad del lado del comprador, por ejemplo, dos copropietarios, se puede emitir una factura que confirme la venta para ellos a todos los copropietarios como compradores separados, cada uno de los cuales se identifica, aparte del nombre y el apellido, con un número de identificación fiscal (NIP) separado.

Compra de un activo fijo para copropiedad y derecho a la deducción del IVA

Por lo tanto, al resumir nuestros hallazgos hasta ahora, podemos indicar inequívocamente que emitir una factura a dos entidades que compraron los mismos bienes juntos no impide que cada una de ellas deduzca el impuesto soportado. Sin embargo, es importante destacar que tal deducción solo puede tener lugar en la medida de la participación en la cosa común.

Ejemplo 1.

Dos personas físicas propietarias de un único propietario sujeto al IVA, decidieron adquirir una máquina de construcción, que se utilizará en ambas actividades, sobre la base de la propiedad conjunta. Las partes acordaron que cada una de ellas tendría una participación del 50% en la máquina. En tal situación, el vendedor debe emitir una factura en la que ambos contribuyentes aparecerán como compradores. Cada uno de ellos tendrá derecho a deducir el 50% del importe del impuesto soportado resultante de la factura.

Lo anterior está confirmado por la interpretación del Director de SI en Bydgoszcz de 23 de mayo de 2016, no. ITPP2 / 4512-256 / 16 / AK:

"El análisis de los hechos del caso en el contexto de las disposiciones legales aplicables nos permite concluir que - de conformidad con el art. 86 seg. 1 de la Ley - la Compañía tendrá derecho a deducir el impuesto soportado resultante de la factura que documente la compra de acciones en bienes, porque será uno de los compradores indicados en la factura que documente la compra de las acciones en cuestión. Sin embargo, la deducción del impuesto soportado solo se aplicará al monto de las acciones en los bienes adquiridos, siempre que estos bienes se utilicen para realizar actividades gravables, asumiendo que no existen las restricciones a que se refiere el art. 88 de la Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido ”.

¡Comience un período de prueba gratuito de 30 días sin condiciones!

En la interpretación, la autoridad tributaria se refirió a un catálogo de premisas negativas excluyendo el derecho a deducir el impuesto soportado. Sobre la base del párrafo 3a de este artículo no constituirá la base para la reducción del impuesto repercutido y la devolución de la diferencia fiscal o la devolución del impuesto soportado, facturas y documentos aduaneros, cuando:

  1. la venta ha sido documentada con facturas o facturas correctivas emitidas por una entidad inexistente;

  2. la transacción documentada con una factura no está sujeta a impuestos ni está exenta de impuestos;

  3. facturas emitidas, facturas correctivas o documentos aduaneros:

    1. indicar las actividades que no se han realizado - en la parte relativa a estas actividades,

    2. proporcionar importes incorrectos, en la parte relativa a los elementos cuyos importes no concuerdan con la realidad,

    3. confirmar las actividades a las que se aplica lo dispuesto en el art. 58 y 83 del Código Civil - en la parte relativa a estas actividades;

  4. las facturas, las facturas correctivas emitidas por el comprador de acuerdo con regulaciones separadas no han sido aceptadas por el vendedor;

  5. Se emitieron facturas en las que se mostraba el monto del impuesto en relación con las actividades imponibles, para las cuales el monto del impuesto no se muestra en la factura - en la parte relacionada con estas actividades.

Como puede verse, ninguna de las disposiciones mencionadas anteriormente se aplica a una situación en la que un activo fijo se adquiere sobre la base de la propiedad conjunta.

Por tanto, concluyendo las constataciones realizadas hasta el momento, conviene subrayar claramente que no existen obstáculos para que los contribuyentes activos del IVA que adquieran un activo fijo para la copropiedad puedan deducir el impuesto soportado resultante de la factura de compra. Es importante recordar que el activo fijo adquirido debe utilizarse para la realización de una actividad económica imponible, y cada comprador tiene derecho a una deducción en el monto correspondiente a la participación en la propiedad conjunta.