Servicios prestados a través de Internet: el momento en que surge la obligación tributaria

Impuesto De Servicio

Hoy en día, cada vez más personas compran en línea. Hasta ahora, se trataba principalmente de bienes. Sin embargo, cada vez con mayor frecuencia también compramos servicios en línea. Los contribuyentes que venden servicios a través de Internet a menudo tienen problemas con su liquidación de impuestos. Determinar el momento en que surge una obligación tributaria plantea un problema particular. ¡Te explicamos la obligación fiscal por los servicios prestados a través de Internet!

El concepto de prestación de servicios

El IVA está sujeto a servicios pagados. De conformidad con el art. 8 seg. 1 de la Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido (en adelante, la Ley del IVA) mediante la prestación de los servicios a que se refiere el art. 5 seg. 1 punto 1 debe entenderse como cualquier servicio para una persona física, persona jurídica o unidad organizativa sin personalidad jurídica, que no constituya un suministro de bienes en el sentido del art. 7.

Cabe señalar que el término servicio se ha definido de manera muy amplia. Este tipo de construcción de la definición de servicios permite incluir el IVA en todas las transacciones realizadas como parte de una actividad económica. También es, sin duda, más amplio que el alcance de este concepto en su entendimiento común. La definición cubre no solo las transacciones que consisten en la realización de un acto por parte del proveedor, sino también una serie de transacciones que no requieren que el proveedor actúe activamente. La reventa de servicios adquiridos también se considera prestación de servicios. No existen obstáculos legales para la imposición del IVA de los servicios prestados a través de Internet. A la luz de las normas legales anteriores, deben tratarse como las previstas en la forma tradicional.

Servicios electronicos

De conformidad con el art. 2 punto 26 de la Ley del IVA, se entiende por servicios electrónicos los servicios prestados mediante la comunicación electrónica a que se refiere el art. 7 del Reglamento 282/2011. De conformidad con el art. 7 seg. 1-3 del Reglamento de Ejecución (UE) nº 282/2011 del Consejo, de 15 de marzo de 2011, por el que se establecen las medidas de ejecución de la Directiva 2006/112 / CE sobre el sistema común del impuesto sobre el valor añadido de 15 de marzo de 2011 para los "servicios prestados electrónicamente". La Directiva 2006/112 / CE incluye los servicios prestados a través de Internet o redes electrónicas, cuya prestación, por su naturaleza, está esencialmente automatizada y requiere una mínima intervención humana, y que no pueden realizarse sin el uso de tecnologías de la información.

Sin embargo, la mayoría de los servicios ofrecidos en Internet no cumplen con estos criterios ya que la participación humana sigue siendo significativa. Lo anterior se aplica especialmente a los servicios de asesoramiento, legales, lingüísticos y de salud (adelgazamiento), que son muy populares en Internet.

El momento en que surge la obligación tributaria

La obligación fiscal surge cuando se entregan los bienes o se presta el servicio de conformidad con el art. 19 párrafo 1 de la Ley del IVA, sujeto a la sec. 5 y seg. 7-11, art. 14 seg. 6, art. 20 y art. 21 seg. 1.

La estructura de la Ley del IVA muestra que un contribuyente que realiza actividades sujetas a su normativa está obligado a gravar una determinada actividad en el momento en que surge la obligación tributaria. La disposición anterior formula una regla general, según la cual esta obligación surge con la entrega de bienes o prestación de un servicio. Esto significa que el impuesto pasa a ser exigible en el período en el que se realizó el suministro de bienes o servicios y debe liquidarse para ese período.

El legislador ha regulado específicamente la aparición de la obligación tributaria por determinados servicios (véase el artículo 19 bis, apartado 5, de la Ley del IVA). De conformidad con el art. 19a párrafo. 5 punto 4 encendido. b de la Ley del IVA, la obligación tributaria surge al emitir una factura por la prestación de los servicios:

  • telecomunicaciones;
  • enumerado en el artículo 140-153, 174 y 175 del anexo 3 de la ley;
  • servicios de alquiler, arrendamiento, leasing o similares;
  • protección de personas y servicios de seguridad, vigilancia y almacenamiento de propiedad;
  • servicios legales y de oficina permanentes;
  • distribución de electricidad, calefacción o refrigeración y gas de línea. La excepción son los servicios a los que el art. 28b.

En los casos mencionados en el párr. 5 puntos 3 y 4, cuando el contribuyente no emitió la factura o la emitió fuera de plazo, la obligación tributaria surge en el momento del vencimiento de los plazos de emisión de la factura especificados en el art. 106 seg. 3 y 4, y en el caso de que no se haya especificado dicho plazo, una vez vencido el plazo de pago de conformidad con el Art. 19 párrafo 7 de la Ley del IVA.

¡Comience un período de prueba gratuito de 30 días sin condiciones!

Servicios de Internet: ¿cuándo surge la obligación fiscal?

El momento en el que surge la obligación tributaria en el caso de los servicios prestados a través de Internet es el mismo que en el caso de los servicios tradicionales. Sin embargo, cuando se trata de proporcionar dichos servicios, a menudo se desconoce cuándo se realizaron.

Ejemplo 1.

El contribuyente presta servicios de reparación de electrodomésticos a través de Internet. Para ello, dispone de una plataforma en la que los clientes pueden contratarle para realizar el servicio. Todo el pedido se realiza en el taller del contribuyente. El equipo se recoge en la puerta del cliente y se entrega en las instalaciones del contribuyente, donde se repara y luego se devuelve al propietario. Además, para medir la satisfacción del cliente, el contribuyente envía una encuesta especial en línea al cliente. Llenar de acuerdo con la normativa significa la aceptación y terminación del servicio. En tal situación, ¿la cumplimentación del cuestionario determina el momento en que surge la obligación tributaria?

En esta situación, el servicio de reparación específico es decisivo. La mera realización de la encuesta solo podría trasladar la obligación tributaria a un período de tiempo indefinido. Esto significa que las disposiciones del reglamento de inspección de la tienda deben considerarse contrarias al contenido de la ley. Estas disposiciones podrían conducir a una situación en la que el momento en que surge la obligación del IVA sería incorrecto. Este tipo de interpretación está confirmada por la sentencia del Tribunal Supremo Administrativo de 5 de abril de 2017, expediente ref. Yo FSK 1684/15:

“Por tanto, el hecho de que un determinado servicio se haya realizado realmente viene determinado por su naturaleza, evaluada según criterios objetivos. Y aunque las partes del contrato de derecho civil deciden la naturaleza y el momento de su ejecución, no pueden establecer que la obligación tributaria surgió en un momento distinto al de la prestación real del servicio. Dado que el servicio se definió como la reparación de equipos, su ejecución implica una obligación tributaria y no se puede asumir, ya que no tiene sentido, que solo la aceptación de la obra será el momento de la reparación del equipo. Tampoco se puede suponer de antemano, a qué parece apuntar la parte, que el prestador del servicio, hasta que acepta lo que ha hecho, desconoce cuál es su obligación y desconoce la retribución que le corresponde.

Los argumentos de que no se conocerá el monto final de la remuneración hasta que se conozca la información sobre la aceptación del trabajo realizado por el destinatario del servicio, se refieren a la cuestión de la liquidación entre las partes, ya que el hecho de que el servicio sea pagado es indiscutible, lo que significa que el proveedor de servicios conoce el precio de sus servicios desde el principio. Esto significa que, adoptando el concepto del solicitante, se concluiría en última instancia que la remuneración, y no la prestación del servicio, afecta el momento de la obligación tributaria, lo que está fuera de la ley ”.

Resumiendo nuestras consideraciones, la liquidación del servicio prestado a través de Internet debe liquidarse en IVA de la misma forma que su ejecución de forma tradicional.