Servicios integrales: desglose en componentes de la factura con IVA

Impuesto De Servicio

La factura con IVA debe reflejar el evento o eventos económicos reales. Desde el punto de vista de la autoridad tributaria y las liquidaciones realizadas con ella, la factura debe contener partidas específicas, lo que a su vez permite su verificación y la asignación de una tasa impositiva específica a un evento específico. En el caso de la venta de bienes específicos o la prestación de servicios específicos, donde el tipo impositivo está estrictamente definido, la indicación del tipo impositivo no suscita dudas. El problema surge cuando, además de vender un bien (producto) específico, el contribuyente proporciona el llamado servicios adicionales, como por ejemplo, la entrega, que se pagan adicionalmente (servicios relacionados), pero que, no obstante, son servicios integrales. Entonces, ¿cómo documenta sus transacciones? ¿Es posible desglosar un servicio integral en una factura con IVA en componentes individuales sin el riesgo de reconocer que el tema de la venta fueron varios servicios separados y no uno integral? ¡Encontrarás la respuesta en este artículo!

La forma y el contenido de una factura con IVA: la información más importante

Como se mencionó en la introducción, para este artículo la factura con IVA debe reflejar un hecho económico real. De conformidad con el art. 106b de la Ley del IVA, el contribuyente está obligado a emitir una factura que documente la venta, así como la entrega de los bienes y la prestación de los servicios a que se refiere el art. 106a punto 2 de la Ley del IVA, realizada por él en beneficio de otro contribuyente del impuesto, del impuesto sobre el valor añadido o de un impuesto de naturaleza similar o en beneficio de una persona jurídica no sujeta a impuestos.

Según el art. 2 punto 31 de la Ley del IVA, una factura debe entenderse como un documento en papel o en formato electrónico que contenga los datos requeridos por la Ley y la normativa que se expida en base a ella. Por otro lado, se entiende por factura electrónica una factura en formato electrónico emitida y recibida en cualquier formato electrónico (artículo 2 punto 32 de la Ley del IVA).

Así, la Ley del IVA prevé dos formas de facturas con IVA: tradicional (un documento en papel o en formato electrónico) y electrónica. Las definiciones legales (estatutarias) están incluidas en la Ley del IVA. Independientemente del formulario, una factura con IVA debe contener ciertos elementos básicos que permitan la verificación de un hecho económico. Pertenecen a ellos:

  1. fecha de emisión;
  2. un número secuencial de una o más series que identifica de forma única la factura;
  3. el nombre y apellidos o nombres del contribuyente y del comprador de los bienes o servicios y sus direcciones;
  4. el número por el que se identifica al contribuyente a efectos fiscales, sujeto al punto 24, letra a). y;
  5. el número por el que se identifica al comprador de bienes o servicios a efectos del impuesto o del impuesto sobre el valor añadido por el que recibió los bienes o servicios, sujeto al punto 24, letra a). B;
  6. la fecha de entrega o finalización de la entrega de bienes o la prestación del servicio o la fecha de recepción del pago a que se refiere el art. 106b párrafo. 1 punto 4, si se especifica dicha fecha y difiere de la fecha de emisión de la factura;
  7. nombre (tipo) de bienes o servicios;
  8. medida y cantidad (número) de bienes entregados o alcance de los servicios prestados;
  9. precio unitario de un bien o servicio sin el monto del impuesto (precio unitario neto);
  10. el importe de las bonificaciones o reducciones de precios, incluso en forma de bonificaciones por pago anticipado, siempre que no estén incluidas en el precio unitario neto;
  11. valor de los bienes entregados o servicios prestados, cubiertos por la transacción, excluido el monto del impuesto (valor neto de las ventas);
  12. tasa de impuesto;
  13. la suma del valor neto de las ventas, desglosado en ventas sujetas a tasas impositivas individuales y ventas exentas de impuestos;
  14. el monto del impuesto sobre la suma del valor neto de las ventas, desglosado en montos relacionados con las tasas impositivas individuales;
  15. monto total adeudado.

Servicios autónomos y servicios integrales

De conformidad con el art. 5 seg. 1 de la Ley del IVA, se entiende por prestación de servicios cualquier servicio para una persona física, persona jurídica o unidad organizativa sin personalidad jurídica, que no constituya un suministro de bienes. Según la interpretación individual del Director de Información Tributaria Nacional de 7 de agosto de 2017: “Como regla general, cada suministro a efectos de la tributación con el impuesto sobre el valor agregado debe tratarse como separado e independiente ".

En relación con lo anterior, se da un servicio autónomo cuando puede existir de manera independiente, y para su implementación no es necesario realizar actividades auxiliares (servicios) que condicionen la posibilidad de realizar el servicio principal (autónomo). La situación es diferente en el caso de un servicio integral (complejo). Un beneficio complejo consiste en una combinación de varias actividades que conducen al logro de un objetivo específico, por ejemplo, el desempeño del servicio principal, que consta de varias actividades auxiliares. Por otro lado, una actividad debe considerarse accesoria si no es un fin en sí misma, sino un medio para realizar o explotar plenamente el servicio esencial.

Por tanto, una sola actividad se considera un elemento de una actividad global si el propósito de proporcionar una actividad auxiliar está determinado por la actividad principal y no puede realizarse o utilizarse sin la actividad auxiliar de la actividad principal.

Ejemplo 1.

Jan Kowalski realiza negocios en el campo de la venta al por mayor de metales, es decir, fundición de elementos prefabricados, láminas de metal y venta de productos metalúrgicos. Como parte de la venta de productos metalúrgicos, Jan Kowalski brinda servicios adicionales para su corte, quemado y organización del transporte al cliente (costo de entrega).¿La venta de productos de Jan Kowalski junto con los servicios adicionales es un servicio integral? ¿Pueden existir servicios adicionales por sí mismos en este caso? ¿Cómo incluir servicios adicionales en la factura con IVA?

Los servicios adicionales prestados no son independientes, sino que se brindan dentro de un solo pedido para la entrega de mercancías. Por esta razón, no deben dividirse a efectos fiscales, ya que constituyen un servicio integral que cubre varios servicios auxiliares. El hecho de que el servicio adicional se reconozca como un elemento separado en la factura es irrelevante para el método de tributación. Los servicios adicionales, no solo la organización del transporte, constituyen una parte integral de la entrega de mercancías realizada en un pedido individual.

Los servicios adicionales relacionados con la venta de bienes están indisolublemente ligados al desempeño principal. El objetivo del cliente no es comprar un servicio de entrega o un servicio de corte, sino comprar un producto específico. Por tanto, sería artificial dividir la transacción en cuestión en elementos individuales, es decir, venta de bienes, servicio de corte, servicio de entrega. El tema principal de la transacción es la venta de bienes, mientras que el servicio secundario (complementario) son los costos asociados con el servicio de entrega o corte.

El servicio auxiliar no es un fin en sí mismo, sino un medio para realizar o explotar plenamente el servicio subyacente. Una sola actividad se considera un elemento de una actividad integral si el propósito de proporcionar una actividad auxiliar está determinado por la actividad principal.

¡Comience un período de prueba gratuito de 30 días sin condiciones!

El método de documentar el servicio integral en la factura del IVA.

En la sentencia de 5 de junio de 2019, el Tribunal Supremo Administrativo (número de referencia I FSK 661/17) indicó que: "Si un servicio integral consta de muchos servicios, nada impide que se divida en componentes individuales en una factura con IVA".

Tratar el servicio completo como el servicio principal no excluye la indicación de elementos del servicio principal (venta de bienes, servicios de transporte, corte de estos bienes vendidos) en partidas separadas de la factura con IVA. Es irrelevante si los elementos del servicio complejo (principal) se incluirán en un artículo de la factura como un todo o en dos artículos de la factura como entrega de bienes y prestación de servicios de transporte, o en facturas separadas.

En este caso, la factura es un documento secundario a la transacción en sí. Debe confirmar la implementación de actividades específicas y no decidir el método de su imposición. No existen obstáculos para que los elementos de un servicio complejo (venta de bienes y transporte) se muestren en rubros separados. Así lo indica, entre otros, la sentencia del Tribunal Administrativo Provincial de Bydgoszcz de 27 de noviembre de 2014 (número de referencia I SA / Bd 969/14), en la que se expresó la opinión de que mostrar todo el servicio en un solo ítem conduciría a una percepción desfavorable de la oferta en el mercado competitivo, ya que el servicio de transporte sería invisible. Adicionalmente, cabe señalar que las reglas de liquidación del IVA resultan de lo dispuesto en la Ley, y no del aspecto técnico de la emisión de facturas. Si las partes de la transacción acuerdan que el valor de los elementos individuales relacionados con una entrega determinada se mostrará en elementos separados, es irrelevante para la liquidación del impuesto sobre la transacción integral.

El acto de emitir una factura con IVA es de carácter técnico. Si las partes quieren mostrar en la factura del IVA el valor de los servicios individuales, es decir, el servicio principal y los beneficios adicionales, pero relacionados con el servicio principal, entonces no se trata de cambiar la base imponible, sino solo de una actividad material y técnica, información pura sobre los costos de estos dos servicios, que juntos constituyen un beneficio colectivo.

Finalmente, a raíz de la sentencia del Tribunal Administrativo Provincial de Bydgoszcz de 19 de noviembre de 2014, ref. I SA / Bd 969/14:

“(...) que a efectos fiscales las actividades complejas del partido, es decir, la venta de mercancías y el servicio de transporte, constituyen, en principio, un todo uniforme. Ambos beneficios están interconectados, lo que significa que desde el punto de vista económico también constituyen un todo. El servicio auxiliar en forma de transporte complementa la venta de mercancías, es decir, el servicio principal. El transporte sin vender no es un fin en sí mismo sin vender y, por lo tanto, el servicio de transporte ofrece la mejor ejecución posible de una venta en beneficio del comprador de la mercancía ».