Socorro de termomodernización y venta inmobiliaria

Impuesto De Servicio

Según la enmienda a la Ley PIT, un nuevo alivio de termomodernización está en vigor a partir del 1 de enero de 2019. Otorga a las personas físicas el derecho a deducir los gastos incurridos en inversiones en un edificio residencial unifamiliar en la declaración de impuestos. En el artículo siguiente, consideraremos el impacto de la venta del inmueble en el que se realizó la obra sobre el derecho a beneficiarse de la desgravación fiscal.

Alivio de la termomodernización: ¿quién puede beneficiarse de él?

Todas las regulaciones relacionadas con la construcción de la desgravación fiscal se incluyen en el art. 26 h del apartado 1. 1-10 de la Ley PIT.

En primer lugar, la disposición indica que el contribuyente que sea propietario o copropietario de un edificio residencial unifamiliar tiene derecho a deducir de la base de cálculo del impuesto, determinada de conformidad con el art. 26 seg. 1 o art. 30 c del párrafo 1. 2-Los gastos incurridos en el ejercicio fiscal por materiales, equipos y servicios de construcción relacionados con la ejecución del proyecto de termomodernización en este edificio, especificados en la normativa que se dicte con base en el apartado 1. 10, que se completará en un plazo de 3 años consecutivos, a contar desde el cierre del ejercicio fiscal en el que se incurrió en el primer gasto. El monto de la deducción no puede exceder los 53.000 PLN con respecto a todos los proyectos de termomodernización implementados en edificios individuales, de los cuales el contribuyente es propietario o copropietario. El monto de los gastos se determina sobre la base de las facturas emitidas por el contribuyente del impuesto sobre bienes y servicios que no se beneficia de la exención de este impuesto.

Sobre la base de las regulaciones anteriores, podemos distinguir varias reglas básicas para el uso de la desgravación fiscal:

  • tiene derecho solo al propietario o copropietario de un edificio residencial unifamiliar (por lo tanto, es necesario tener título de propiedad y no se debe a las personas que alquilan la propiedad);
  • cubre los gastos enumerados en el Reglamento del Ministerio de Inversión y Desarrollo del 21 de diciembre de 2018 sobre la lista de tipos de materiales de construcción, dispositivos y servicios relacionados con la implementación de proyectos de termomodernización (por ejemplo, compra de un colector solar o compra de una calefacción servicio de instalación de bombas);
  • la inversión en termo-modernización debe completarse dentro de los 3 años a partir del final del año fiscal en el que se incurrió en el primer gasto (si no se cumple esta condición, el contribuyente deberá devolver la desgravación deducida);
  • el monto máximo de la deducción es de 53.000 PLN.

Además, la Ley indica que la deducción no está sujeta a la deducción de gastos que hayan sido financiados o cubiertos de cualquier forma, por ejemplo, de los recursos del Fondo Nacional para la Protección del Medio Ambiente y la Gestión del Agua o fondos provinciales para la protección del medio ambiente y la gestión del agua. .

El alivio de modernización está disponible solo para los gastos de modernización térmica incurridos en un edificio residencial unifamiliar, suponiendo que se cumplan otras condiciones legales.

Desgravación por termomodernización en la declaración anual de impuestos

Pasando al tema del mecanismo de deducción fiscal, en primer lugar, señalemos que se deduce de la base imponible y no del impuesto ya calculado. Además, solo puede deducirse de la base imponible, determinada de conformidad con el art. 26 seg. 1 (principios generales) o art. 30 c del párrafo 1. 2 (impuesto fijo). Como resultado, la desgravación por termomodernización no se puede utilizar en la declaración de impuestos PIT-39 (venta de bienes raíces contra pago) ni en la declaración de impuestos PIT-38 (venta de acciones contra pago).

Sin embargo, como se indica en el art. 26 h del apartado 1. 6-9 de la Ley PIT, la deducción se realiza en la declaración de impuestos del año fiscal en el que se incurrieron los gastos. El monto de la deducción que no está cubierto en el ingreso anual del contribuyente es deducible en años posteriores, pero no más de 6 años desde el final del año tributario en el que se incurrió el primer gasto. El contribuyente que, con posterioridad al año en que efectuó las deducciones, recibió el reembolso de los gastos deducidos por la ejecución del proyecto de termomodernización, está obligado a sumar los montos previamente deducidos en consecuencia a la renta del año contributivo en el que recibió la reembolso. Si el proyecto de termomodernización no se completa dentro de los 3 años contados a partir de la finalización del año calendario en el que se incurrió en el primer gasto, el contribuyente deberá sumar los montos previamente deducidos a los ingresos del año contributivo en que venció este plazo.

Analicemos las reglas anteriores usando ejemplos simples.

Ejemplo 1.

En 2019, el contribuyente incurrió en gastos para la modernización térmica de su hogar por un monto de PLN 40.000. Su base para calcular el impuesto sobre la renta del trabajo era de 15.000 PLN. Esto significa que en la declaración de impuestos PIT-37 presentada para 2019, solo puede deducir 15.000 PLN. Los gastos restantes de 25.000 PLN se pueden liquidar en los próximos 6 años fiscales.

Ejemplo 2.

En 2019, el contribuyente incurrió en gastos para la modernización térmica de su hogar por un monto de PLN 40,000. Su base para calcular el impuesto sobre la renta del trabajo era de 15.000 PLN. Esto significa que en la declaración de impuestos PIT-37 presentada para 2019, solo puede deducir 15.000 PLN. En 2020, recibió un reembolso de 10.000 PLN del fondo de protección ambiental. En consecuencia, en la declaración de impuestos PIT-37 presentada para 2020, debe agregar a la base imponible el monto del reembolso de la desgravación previamente deducida, es decir, 10.000 PLN.

Ejemplo 3.

En 2019, el contribuyente incurrió en gastos para la modernización térmica de su hogar por un monto de PLN 40,000. La desgravación fiscal se liquida en su totalidad en las declaraciones de impuestos de 2019-2021. La inversión se completó solo en 2024. Como resultado, en la declaración de impuestos para 2024, el contribuyente está obligado a agregar PLN 40.000 a la base imponible.

Los contribuyentes que se beneficien de la desgravación de la termomodernización deben recordar que la primera deducción se puede realizar en la declaración de impuestos del año fiscal en el que se incurrió en el primer gasto. Se pueden realizar deducciones posteriores en los próximos 6 años fiscales.

¡Comience un período de prueba gratuito de 30 días sin condiciones!

¿La venta de bienes raíces resulta en la pérdida del derecho a la desgravación fiscal?

Pasando al fondo del caso, consideremos qué consecuencias fiscales surgirán cuando se venda la propiedad, en la que se incurrió en gastos de modernización térmica.

En primer lugar, no se estableció explícitamente en la ley que la venta de un inmueble excluye la posibilidad de beneficiarse de la desgravación fiscal. Además, la normativa establece que sólo en el caso de financiar el gasto incurrido, el contribuyente está obligado a agregar la provisión previamente deducida en la declaración de impuestos. Por tanto, el primer argumento es que la venta de un inmueble no da lugar a la pérdida del crédito fiscal.

En segundo lugar, conviene referirse al concepto de derechos adquiridos. Si en el momento de incurrir en gastos de inversión se han cumplido todos los criterios que dan derecho al contribuyente a beneficiarse de la desgravación fiscal, la venta posterior del inmueble no podrá tener efectos retroactivos. No se puede esperar que un contribuyente prediga el destino de la propiedad inmobiliaria y si realmente vivirá en ella de forma permanente, o si habrá tales circunstancias de vida que lo obligarán a cambiar su lugar de residencia y vender la propiedad inmobiliaria.

En tercer lugar, señalemos que la condición elemental para beneficiarse de la desgravación fiscal es el gasto real en la modernización de un edificio unifamiliar, lo que se confirma adicionalmente mediante las facturas del IVA. Una posible venta posterior de la propiedad no excluye el hecho de que el contribuyente efectivamente incurrió en tales gastos. Por tanto, la venta de un inmueble contra pago no anula el efecto de gastar dinero en la inversión en modernización térmica.

A la luz de lo anterior, conviene hacer una tesis de que la venta de un inmueble no da lugar a la pérdida del derecho a la desgravación. Tampoco es una circunstancia que requiera la devolución de importes previamente deducidos.

Ejemplo 4.

En 2019, el contribuyente incurrió en gastos para la modernización térmica de su hogar por un monto de PLN 40,000. La desgravación fiscal se liquidó en su totalidad en las declaraciones de impuestos para 2019-2020. En 2021, vendió la propiedad y se mudó a otra ciudad. El contribuyente no tiene que corregir las declaraciones de impuestos para 2019-2020 en términos de los montos deducidos. A pesar de la venta de la propiedad, aún conserva el derecho al alivio.

Ejemplo 5.

En 2019, el contribuyente incurrió en gastos para la modernización térmica de su hogar por un monto de PLN 40,000. En su declaración de impuestos de 2019, dedujo 10.000 PLN. En 2020 vendió la propiedad. Sobre la base de los derechos adquiridos, a pesar de la venta de bienes inmuebles, el contribuyente puede continuar liquidando la desgravación en los próximos 6 años fiscales. La venta de bienes inmuebles, en relación con los cuales se incurrió en gastos de modernización térmica, no da lugar a la pérdida del derecho a la desgravación descrita en el art. 26h de la Ley PIT. El alivio de la termomodernización se ha introducido en la normativa recién a partir de principios de 2019. Sin embargo, aparecen las primeras dudas en cuanto a su aplicación. Nuestro análisis se basa en una interpretación lingüística y los principios básicos de aplicación de las disposiciones legales. Es de esperar que las autoridades tributarias, en sus decisiones e interpretaciones, consideren así la cuestión del derecho a la bonificación por termomodernización en el contexto de la venta de bienes inmuebles.