Divulgación de herencia después del plazo de prescripción e impuestos

Impuesto De Servicio

La recepción de una herencia está relacionada, entre otras cosas, con con la necesidad de declararlo en la oficina de impuestos mediante la presentación de una declaración pertinente. Sucede, sin embargo, que el heredero no cumple con la obligación anterior y la autoridad fiscal no la hace cumplir.

El contribuyente a menudo asume que la adopción de una actitud de espera y la expiración del período de prescripción de la obligación tributaria destruirá por completo el impuesto impago. En la práctica, puede resultar que existan motivos para renovar la obligación tributaria, y la oficina tributaria tendrá otra oportunidad de emitir y emitir efectivamente una decisión que establezca el monto del impuesto sobre sucesiones y donaciones.

Respondemos más adelante en este artículo sobre cómo surge una obligación tributaria y cuándo prescribe. El estudio también trata un aspecto importante, que es la divulgación de la herencia después del plazo de prescripción y, por tanto, la renovación de la obligación tributaria en base al impuesto de sucesiones y donaciones.

Divulgación de la herencia después del plazo de prescripción y renovación de la obligación tributaria

Básicamente, la obligación tributaria en relación con la recepción de una herencia heredada surge con la aceptación de la herencia, como se establece explícitamente en el art. 6 seg. 1 punto 1 de la Ley del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. En tal situación, de conformidad con el art. 17a párrafo. 1 de la citada ley, el contribuyente está obligado a presentar, en el plazo de un mes desde la fecha de la obligación tributaria, al jefe de la oficina tributaria competente una declaración de impuestos sobre la compra de bienes inmuebles o derechos patrimoniales según la fórmula establecida. . Los documentos que afecten la determinación de la base imponible se adjuntarán a la planilla. La obligación de presentar una declaración de conformidad con la Ley del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones no se aplica a los casos en que el impuesto es recaudado por un pagador, que en la práctica es un notario. A su vez, de acuerdo con lo dispuesto en el art. 6 seg. 4 de la Ley del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, si la adquisición no fue declarada para tributación posteriormente en una carta, la obligación tributaria surge en el momento de redactar la carta; si dicha carta es un fallo judicial, la obligación tributaria surge tan pronto como el fallo se vuelve definitivo. Si la adquisición no ha sido declarada para tributación, la obligación tributaria surge cuando el contribuyente invoca la adquisición por parte de la autoridad tributaria.

Resumiendo lo anterior, la obligación del impuesto sobre sucesiones puede surgir básicamente en tres fechas independientes:

  1. al aceptar la herencia,
  2. en la fecha de la carta - (renovación de la obligación tributaria),
  3. cuando el contribuyente invoca la adquisición ante la autoridad del contribuyente - (renovación de la obligación tributaria).

Resumiendo lo anterior y asumiendo una situación hipotética en la que las autoridades tributarias perdieron el derecho a imponer el impuesto debido a la prescripción del derecho a emitir una decisión determinando el monto del impuesto, en la práctica la obligación tributaria puede ser renovada. En tal caso, la oficina de impuestos tendrá derecho a ejecutar el impuesto sobre la base del art. 6 seg. 4 de la Ley del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. En tal situación, el tema relacionado con los límites de tiempo en los que la autoridad tributaria puede hacerlo requiere consideración, ¡más sobre eso a continuación!

El momento en que surge la obligación tributaria y su limitación depende de la presentación de la declaración de impuestos

En principio, según el art. 21 § 1 de la Ordenanza Tributaria, la obligación tributaria surge en:

  1. la ocurrencia de un evento con el cual el acto tributario vincula el surgimiento de tal obligación;
  2. entrega de resolución de la autoridad tributaria estableciendo el monto de este pasivo.

Por otro lado, la cuestión relacionada con el plazo de prescripción para emitir una decisión tributaria está regulada por el art. 68 de la Ley de Ordenanza Tributaria, que se ocupa básicamente de dos plazos de prescripción. La obligación tributaria no surge si:

  1. la decisión por la que se establece esta obligación se dictó transcurridos 3 años desde el cierre del año natural en el que surgió la obligación tributaria. El plazo de prescripción de tres años se aplica a los supuestos en los que la obligación tributaria surge en la fecha de entrega de la decisión del impuesto autoridad que determina el monto de esta obligación (artículo 21 § 1 punto 2 de la Ley de Ordenanza Fiscal);
  2. La decisión por la que se establece el monto de este pasivo se dictó a los 5 años contados desde el cierre del año natural en el que surgió la obligación tributaria, datos necesarios para determinar el monto de la obligación tributaria.

Por lo tanto, la obligación de presentar declaración de impuestos o su ausencia afecta significativamente la duración del período en el que la autoridad tributaria puede efectivamente dictar una decisión que establezca el monto del impuesto sobre sucesiones y donaciones. El argumento anterior es importante para las consideraciones adicionales que se realizan en este artículo.

¡Comience un período de prueba gratuito de 30 días sin condiciones!

La renovación de la obligación tributaria significa que no es necesario presentar una declaración de impuestos, por lo que se acorta el plazo de prescripción.

Cabe destacar que la obligación de presentar una declaración de impuestos en virtud de la Ley del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones no se aplica a una situación en la que la obligación tributaria haya sido renovada de conformidad con el art. 6 seg. 4 de la Ley de Impuestos sobre Sucesiones y Donaciones.

Lo anterior significa que en tal situación la autoridad tributaria tiene solo tres años para entregar al contribuyente una decisión que establezca el monto de la obligación tributaria en el impuesto a la herencia y donación. Así lo subrayó en particular el Tribunal Administrativo Provincial de Rzeszów en la sentencia de 4 de julio de 2019, expediente ref. I SA / Rz 1028/18:

El tribunal comparte la jurisprudencia establecida, favorable al contribuyente, del Tribunal Supremo Administrativo, según la cual en la situación jurídica prevista en el art. 6 seg. 4 u.p.s.d. el plazo de prescripción de 5 años mencionado en el art. 68 § 2 puntos 1 y 2 del O.p., como Art. 6 seg. 4 u.p.s.d. no es una disposición que impondría al contribuyente otra obligación de presentar una declaración de impuestos y revelar todos los datos necesarios para determinar el monto de la obligación tributaria (ver sentencias del Tribunal Supremo Administrativo de 17 de julio de 2015, ref. II FSK 1485 / 13, de 6 de octubre de 2017., número de referencia II FSK 2366/15, de 19 de septiembre de 2017, número de referencia II FSK 2120/15 y de 17 de julio de 2015, número de referencia II FSK 1485/13, http: // orzeczenia .nsa.gov.pl) ".

La ocurrencia de una situación en la que el contribuyente acepta la herencia, y después de un lapso considerable de tiempo, se redacta una carta (por ejemplo, una sentencia judicial firme que confirma la adquisición de la herencia) y se renueva la obligación tributaria, dará lugar al impuesto autoridad otra oportunidad para evaluar el impuesto. En esta situación, no importa que el plazo de prescripción contado desde el momento de la aceptación de la herencia ya haya expirado, ya que se ha abierto un plazo nuevo e independiente (sentencia del Tribunal Administrativo Provincial de Poznań de 13 de marzo de 2019, expediente de referencia número I SA / Po 57/19). El tema discutido se ilustra en el siguiente ejemplo.

Ejemplo 1.

El señor Marek aceptó la herencia de su padre fallecido en 2008 y no presentó declaración por esta circunstancia. En 2015 se hizo firme la sentencia judicial sobre la adquisición de la herencia, lo que supuso la apertura de una nueva obligación tributaria, a pesar de que han transcurrido 6 años naturales completos desde la aceptación de la herencia.

A fines de 2018, se notificó al Sr. Marek una decisión que establecía el monto de la obligación tributaria en el impuesto a sucesiones y donaciones.

Sin embargo, si se cumpliera en 2019, el derecho a determinar la obligación tributaria prescribirá por el transcurso de tres años naturales completos, contados desde el final de 2015, es decir, desde el final del año en que el impuesto se renovó la obligación.

Entonces no vale la pena esperar y cumplir con tu obligación

Resumiendo las consideraciones anteriores, cabe señalar que la estructura de las disposiciones de la Ley del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones contiene premisas cuyo cumplimiento conducirá a la renovación de la obligación tributaria.

Los contribuyentes que efectivamente no declararon la herencia y adoptaron una actitud de esperar y ver qué pasaban, deben tener en cuenta, por tanto, que la obligación tributaria puede imponerse incluso después de 5 años, contados desde el final del año en que se aceptó la herencia. .

Se recomienda el cumplimiento oportuno de las obligaciones con las autoridades tributarias descritas en este artículo, especialmente en el caso de contribuyentes que reciban una herencia de un familiar cercano. La presentación de la declaración de impuestos SD-Z2 en tal situación dentro del plazo legal permitirá la exención total de impuestos de la herencia recibida.La falta de notificación de la herencia a tiempo suele conllevar la posibilidad irrecuperable de exención de impuestos y gravamen de la herencia recibida según las normas generales.