Pérdidas por desastres naturales - liquidación en impuesto sobre la renta

Impuesto De Servicio

En el curso de la gestión de una empresa, pueden ocurrir eventos fuera del control del empresario, por ejemplo, desastres naturales. Como resultado, el dueño del negocio incurre en pérdidas financieras mensurables, pero pocos contribuyentes saben cómo liquidarlas. En este artículo, explicaremos cómo contabilizar las pérdidas debidas a desastres naturales.

Costos deducibles de impuestos

De conformidad con lo dispuesto en el art. 22 seg. 1 de la Ley del 26 de julio de 1991 sobre el impuesto sobre la renta de las personas físicas (en adelante, la Ley PIT), los costos deducibles de impuestos son costos incurridos para generar ingresos o para mantener o asegurar una fuente de ingresos, con excepción de los costos enumerados en el art. 23. Para que un gasto determinado sea clasificado como costo deducible de impuestos, el contribuyente debe demostrar su conexión con la actividad realizada y que el hecho de incurrir en este gasto tuvo o pudo haber tenido un impacto en el monto de los ingresos generados, o posiblemente en mantener o asegurar la fuente de estos ingresos.

Los gastos considerados deducibles de impuestos deben cumplir, de conformidad con el art. 22 (1) de la Ley PIT, incluidas las siguientes condiciones:

  • tener una relación causal con los ingresos o la fuente de ingresos y ser incurridos para obtener ingresos o para preservar o asegurar la fuente de ingresos;

  • es definitivo y por tanto no retornable;

  • No estar en la lista de gastos no reconocidos como gastos deducibles de impuestos, a que se refiere el artículo 1. 23 (1) de la Ley PIT;

  • estar debidamente documentado.

Pérdidas como resultado de desastres naturales y costos deducibles de impuestos

Los desastres naturales se han vuelto más frecuentes en los últimos años. Nuestro país está asolado por fuertes lluvias, tormentas, inundaciones y sequías. Como resultado de estos cataclismos, muchos empresarios pierden activos fijos y bienes relacionados con su actividad económica.

Ejemplo 1.

El contribuyente tiene un almacén de comestibles. Como resultado de las fuertes lluvias, el río local se inundó y perdió la mayoría de los productos en su almacén. El empresario no tenía seguro de producto. En tal caso, ¿puede clasificar los bienes perdidos como costos deducibles de impuestos?

Sí, en esta situación, las pérdidas de bienes relacionadas con el desastre natural pueden clasificarse como costos deducibles de impuestos. El contribuyente no contribuyó al daño de ninguna manera. La falta de seguro contra inundaciones tampoco afecta el cálculo de pérdidas como costos deducibles de impuestos.

Ejemplo 2.

El contribuyente tiene un almacén de comestibles. En junio hubo un aguacero y rayos. Como consecuencia del aguacero, el almacén en el que se almacenaban las mercancías se inundó y, como consecuencia, la mayoría quedó destruida. El empresario no tenía seguro para los bienes y, tres años antes, se suponía que debía reparar el techo con goteras. En tal caso, ¿puede el contribuyente clasificar los bienes perdidos como costos deducibles de impuestos?

En este caso, las pérdidas de bienes no se pueden clasificar como costos deducibles de impuestos. El contribuyente contribuyó al daño. Al no reparar el techo con goteras, se arriesgó a la pérdida de bienes; si el techo estuviera apretado, no se habrían producido inundaciones.

Lo anterior está confirmado por la interpretación individual del Director de Información Tributaria Nacional del 8 de marzo de 2018, 0115-KDIT3.4011.20.2018.1.AK. En esta interpretación, la autoridad tributaria establece que solo las pérdidas pueden ser costos cuando surgen fuera de la voluntad del contribuyente, es decir, de manera independiente del contribuyente. Al mismo tiempo, se enfatizó que el contribuyente debe ejercer la debida diligencia, que en este caso significa medidas para prevenir pérdidas como resultado de un desastre natural.

Pérdidas debidas a desastres naturales: documentación

En lo que respecta al impuesto sobre la renta de las personas físicas, no existe normativa sobre pérdidas ni normas separadas para su inclusión en los costes fiscales. Tampoco ofrecen la posibilidad de estimar el monto de las pérdidas utilizando, por ejemplo, estándares, sumas globales u otros métodos. Es responsabilidad del contribuyente documentar el daño sufrido como resultado del desastre natural.

Por tanto, el reconocimiento de pérdidas en el activo corriente como costes deducibles de impuestos debe evaluarse desde el punto de vista del principio resultante de la disposición del art. 22 seg. 1 de la Ley PIT, teniendo en cuenta:

  • todas las actividades realizadas por el contribuyente;

  • las circunstancias que causaron la pérdida;

  • formas de documentar la pérdida;

  • medidas cautelares adoptadas por el contribuyente.

En resumen, la pérdida debe ser un evento aleatorio, independiente de la voluntad del contribuyente, que surja, por ejemplo, como resultado de la acción de fuerzas naturales, causando pérdida y daño, siempre que el contribuyente no contribuya a su creación. de alguna manera o no lo facilita. ¡Comience un período de prueba gratuito de 30 días sin condiciones!

Pérdidas de activos fijos sin terminar

Los desastres naturales no solo causan pérdidas en activos fijos útiles. Muy a menudo, los desastres naturales causan daños a activos fijos inacabados, es decir, activos fijos en construcción.

Ejemplo 3.

El contribuyente compró un terreno cerca de la ciudad, donde comenzó a construir un almacén. Como resultado de la tormenta, el almacén sin terminar fue destruido. El daño resultó ser tan grande que continuar con la construcción no resultó rentable. ¿Podrá el contribuyente contar los gastos realizados en la construcción de la sala como costos deducibles de impuestos?

En este caso, el contribuyente puede considerar el gasto anterior como costos deducibles de impuestos. En esta situación, el empresario tampoco contribuyó a la pérdida (ejerció la debida diligencia), por lo que no tuvo influencia en la ocurrencia de la pérdida.

Ejemplo 4.

El contribuyente compró un terreno cerca de la ciudad, donde comenzó a construir un almacén. Como resultado de la tormenta, el almacén sin terminar fue destruido. El daño fue significativo, pero el empresario evaluó que sería rentable reparar y luego completar la inversión. El contribuyente se pregunta cómo liquidar los costos relacionados con la reparación.

Si el empresario no contribuyó a las pérdidas, podrá contabilizar los gastos de renovación como costes deducibles de impuestos. Debido a la tormenta, estos gastos aumentan el valor inicial del activo fijo fabricado, por lo que se convierten en costos al momento de realizar los castigos por depreciación. Así lo confirma la interpretación individual del Director de la Cámara Fiscal de Bydgoszcz de 26 de febrero de 2009, ITPB3 / 423-752b / 08 / AW.

En conclusión, en caso de un daño causado por los elementos, es muy importante establecer si las acciones del contribuyente contribuyeron a las pérdidas. En la mayoría de las situaciones, el contribuyente no contribuye a las pérdidas, ya que estos son eventos aleatorios independientes de sus acciones.