Pérdida de la actividad empresarial y período de mantenimiento de la contabilidad fiscal

Impuesto De Servicio

Las pérdidas derivadas de la actividad empresarial pueden deducirse de los ingresos en los próximos cinco años fiscales consecutivos. Es cuestionable cuánto tiempo deben conservarse los documentos relacionados con la pérdida.

El sujeto de tributación con impuesto sobre la renta es la renta. Esta regla no se aplica a los ingresos libres de impuestos o de los que se ha abandonado la recaudación de impuestos. En el sentido de la ley tributaria, la renta es el excedente de los ingresos generados en el año fiscal sobre los costos de obtenerlos.

El concepto de pérdida

La pérdida de la actividad empresarial se producirá cuando los ingresos obtenidos en el período contable sean inferiores a los costes incurridos para obtenerlos. Por lo tanto, el exceso de los costos deducibles de impuestos sobre la suma de los ingresos es una pérdida. La pérdida se determina para el año fiscal y no es neutral desde el punto de vista fiscal. El legislador incluyó normativa en la ley, según la cual el contribuyente podrá liquidarla en los siguientes períodos de liquidación.

Hasta finales de 2019, el contribuyente podría deducir una pérdida en un año hasta un máximo del 50% de la pérdida sufrida. Por otro lado, a partir del 1 de enero de 2020, un contribuyente que haya mostrado una pérdida en las operaciones de hasta 5.000.000 PLN podrá realizar una liquidación anticipada si el monto de los ingresos es suficiente en los años posteriores a su declaración. La nueva normativa se aplica a la liquidación de la pérdida de 2019, por lo que el contribuyente podrá liquidar la pérdida en el monto total en la liquidación anual presentada en 2020, para el año anterior, es decir, 2019, si el valor de la renta obtenida lo permite. la base imponible se reducirá por el monto total de la pérdida Art. 9 seg. 3 de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas
Por el monto de la pérdida proveniente de la fuente de ingresos incurrida en el año contributivo, el contribuyente podrá:
1) reducir las rentas obtenidas por esta fuente en los próximos cinco años contributivos consecutivos, siempre que el monto de la reducción en cualquiera de estos años no exceda el 50% del monto de esta pérdida, o
2) reducir los ingresos extraordinarios obtenidos de esta fuente en uno de los próximos cinco años fiscales consecutivos en un monto que no exceda los 5.000.000 PLN, el monto no cobrado está sujeto a liquidación en los años restantes de este período de cinco años, sin embargo el monto de la reducción en cualquiera de estos años no podrá exceder el 50% del monto de esta pérdida.

Las disposiciones relativas al período de liquidación de pérdidas no han cambiado y de conformidad con el art. 9 seg. 3 de la Ley PIT, el contribuyente podrá liquidar la pérdida incurrida dentro de los próximos cinco años fiscales.

Normativa sobre pérdidas en virtud de la ordenanza fiscal

De conformidad con el art. 86 § 1 de la Ley de Ordenanza Tributaria (Diario de Leyes de 2017, artículo 201, según enmendada), los contribuyentes obligados a llevar libros de impuestos llevan libros y documentos relacionados con su tenencia hasta que expire la obligación tributaria, a menos que las leyes tributarias dispongan lo contrario.

Se entienden por libros de impuestos los libros de contabilidad, libro de ingresos y gastos, registros y registros tributarios, los cuales deben ser llevados a efectos tributarios por los contribuyentes, contribuyentes o recaudadores.

Por lo tanto, de acuerdo con lo anterior, los libros de impuestos y los documentos fuente que reflejen los asientos en estos libros deben conservarse por un período igual al período de limitación de la obligación tributaria.

Los libros de impuestos deben mantenerse hasta que expire la obligación tributaria. De conformidad con el art. 5 de la ordenanza tributaria, la obligación tributaria es la obligación del contribuyente derivada de la obligación tributaria de pagar el tributo a la Hacienda del Estado, voivodato, poviat o comuna en la cantidad, dentro del plazo y en el lugar que se señale en las disposiciones del ley de Impuesto.

Limitación de la obligación tributaria y pérdida de actividad económica

Basado en el artículo. 70 § 1 de la Ordenanza Tributaria, la obligación tributaria vence después de 5 años, contados desde el final del año calendario en el que venció el plazo de pago de impuestos. La prescripción de una obligación tributaria significa que después de un cierto período de tiempo, desde el momento en que surge la obligación tributaria, esta obligación vence, y la autoridad tributaria, después de la expiración del período de prescripción, no puede exigir la liquidación (no es posible hacer cumplir) el debido beneficio.

La pérdida en la actividad empresarial incurrida por el contribuyente en un año fiscal determinado no es un elemento estructural de la obligación tributaria de un año determinado, ya que dicha obligación surge solo en caso de ingresos.Sin embargo, la pérdida puede afectar el monto del impuesto en los próximos cinco años fiscales, ya que el contribuyente tiene derecho a reducir los ingresos durante este período por el monto de la pérdida. Siempre que el contribuyente liquide la pérdida tributaria deduciendo su valor de la renta en años posteriores, estará obligado a llevar libros y documentos de impuestos de los años en los que se registró dicha pérdida. Por tanto, el plazo de prescripción debe contarse a partir del final del año natural en el que venció el plazo de pago del impuesto determinado sobre la base de la renta reducida por la última parte de la pérdida contabilizada por el contribuyente. Esta posición también es confirmada por las autoridades tributarias, un ejemplo de lo cual es la interpretación individual del Director de Información Tributaria Nacional, No.

(...) Si la pérdida fiscal se liquida durante 5 años fiscales consecutivos, los libros y documentos fiscales deben conservarse durante 5 años a partir del final del año calendario en el que se cumplió el plazo de pago del impuesto, cuyo importe se vio afectado. por la pérdida, caducado. Por ejemplo, si la pérdida ocurrió en 2015, la fecha límite para el pago de impuestos fue 2016, y la Compañía tiene la intención de liquidar la pérdida por 5 años consecutivos, la última parte de la pérdida se liquidará para el año 2021, para lo cual la fecha límite para el pago de impuestos. es 2022. Por lo tanto, la empresa debe conservar la documentación relacionada con la ocurrencia de una pérdida tributaria hasta fines de 2026. Además, debe tenerse en cuenta que el plazo de prescripción puede suspenderse en los términos establecidos en el § 1-8 art. 70 del Código Tributario.

En resumen, cabe señalar que mientras la Sociedad liquide la pérdida fiscal deduciendo su valor de los resultados de los ejercicios posteriores, estará obligada a llevar libros y documentos fiscales de los años en que se reconoció dicha pérdida. Por tanto, el plazo de prescripción debe contarse a partir del final del año natural en el que venció el plazo de pago del impuesto, determinado sobre la base de la renta deducida por la última parte de la pérdida contabilizada por el contribuyente (...).

¡Comience un período de prueba gratuito de 30 días sin condiciones!

Pérdida de actividad económica en el sistema wfirma.pl

Para ingresar una pérdida en la actividad comercial en el sistema wfirma.pl, vaya a la pestaña AJUSTES, y luego en la tabla IMPUESTOS, haga clic en IMPUESTO SOBRE LA RENTA. Luego, en la ventana que aparece, haga clic en AGREGAR DEDUCCIÓN y complete los datos. Entonces, el propio sistema tendrá en cuenta automáticamente la pérdida de anticipos del impuesto sobre la renta introducido en el programa.

Más detalles sobre la liquidación de inicios de años anteriores en el sistema wfirma.pl en el artículo: Pérdida de años anteriores: ¿cómo ingresar al sistema?