Ventas de derechos de autor patentados generados internamente y CIT

Impuesto De Servicio

La contabilidad del impuesto sobre la renta de las sociedades es complicada y complicada. La multitud de interpretaciones fiscales contradictorias no ayuda. El principal problema es que una entidad jurídica es una entidad jurídica artificial compuesta por muchas personas (copropietarios, empleados), mientras que su actividad se puede dividir en muchas ramas económicas. El tema fiscal no es menos complicado cuando se trata de la venta de derechos de autor patentados creados internamente por empleados de esta entidad legal.

Podemos tomar como ejemplo una sociedad de responsabilidad limitada especializada en la creación de soluciones informáticas innovadoras. En principio, según la ley actual, todo el software (bajo la ley de derechos de autor - obras) creado por los empleados es adquirido por esta empresa. Entonces, desde el punto de vista del impuesto sobre la renta de las sociedades, ¿cómo se debe tratar la venta de derechos de autor propios creados por el contribuyente que es una persona jurídica? ¿Deberían clasificarse como ingresos por ganancias de capital o como otros ingresos de otras fuentes? Intentaremos responder estas preguntas en este artículo.

El origen de los problemas relacionados con la contabilidad de la venta de derechos de autor generados internamente.

Los temas discutidos relacionados con la contabilización de la venta de derechos de propiedad intelectual generados por entidades pertenecientes a personas jurídicas surgieron con la entrada en vigencia de las enmiendas a la Ley de CIT. La Ley de CIT introdujo la división de ingresos en ingresos de ganancias de capital y otros ingresos de otras fuentes. Resultó en la necesidad de distinguir los costos individuales y asignarlos a los ingresos de una fuente determinada. Esto significa que los contribuyentes que son personas jurídicas están obligados a distinguir los ingresos de las ganancias de capital junto con los costos de obtenerlos de los ingresos totales y los costos de obtenerlos.

Este grupo de ingresos incluye los ingresos por la venta de derechos de autor patentados. Desafortunadamente, la cuestión de incluir la venta de derechos de autor patentados producidos por una empresa en su propio ámbito como ingresos por ganancias de capital aún no ha recibido una interpretación uniforme.

De conformidad con el art. Párrafo 7b. 1 punto 6 encendido. a de la Ley de CIT en la redacción del 1 de enero de 2018, los ingresos por plusvalías constituyeron ingresos por derechos de propiedad regulados en el art. Párrafo 16b 1 puntos 4-7 de la Ley de CIT, excluyendo los ingresos por licencias directamente relacionados con la obtención de ingresos no incluidos en las ganancias de capital. La referencia estatutaria a las disposiciones anteriores de la ley discutida resultó en el hecho de que la clasificación de los ingresos incluía activos intangibles y legales sujetos a depreciación, adquiridos a terceros, aptos para uso económico en la fecha de su aceptación para uso. Era sobre:

  • derechos de autor o derechos de propiedad relacionados;
  • licencias;
  • los derechos especificados en la Ley - Ley de Propiedad Industrial, es decir invenciones, modelos de utilidad, diseños industriales, marcas, indicaciones geográficas y topografías de circuitos integrados;
  • know-how, es decir, valores equivalentes a la información obtenida relativa al conocimiento en un ámbito industrial, comercial, científico u organizativo.

El catálogo de plusvalías también incluye los ingresos (rentas) relacionados con todos los activos de una persona jurídica, independientemente de su base jurídica, y por tanto también de su enajenación o alquiler o arrendamiento.

Desafortunadamente, la disposición del art. Párrafo 7b. 1 punto 6 encendido. y la Ley de CIT no especificó si los ingresos por ganancias de capital deben incluir solo los ingresos por la venta de derechos de propiedad adquiridos, o también los generados por el contribuyente por su cuenta. Por este motivo, la doctrina señaló muchas dudas derivadas de la falta de detalle en la disposición en cuestión. Inicialmente, las autoridades tributarias opinaron que si el contribuyente vende el derecho de propiedad generado por su cuenta como parte de su negocio, entonces los ingresos obtenidos de esta manera deben calificarse como ingresos por ganancias de capital.



Esta interpretación de la normativa supuso un problema muy grave para los contribuyentes corporativos, especialmente para las entidades que se ganaban la vida principalmente mediante la creación de nuevas tecnologías y software, es decir, para la industria de TI. Esta interpretación excluyó los principales ingresos obtenidos en la actividad de otras fuentes, lo que a su vez condujo a una situación en la que dicho contribuyente perdió la mayor parte del derecho a deducir los costos de su actividad. Esto, a su vez, resultó en una pérdida fiscal no amortizada. Además, en tal caso, los contribuyentes, de conformidad con el art. 18d de la CIT Act, no podían beneficiarse de la deducción de gastos en actividades de investigación y desarrollo.

Un ejemplo puede ser la interpretación del Director de Información Tributaria Nacional (ref.0111-KDIB1-1.4010.294.2018.1.NL), según la cual:

"La venta de derechos patrimoniales de autor generados por un contribuyente es en realidad una venta de derechos generados internamente que no son activos intangibles".

Cambios de interpretación favorables al contribuyente

En relación con la posición presentada anteriormente, las autoridades fiscales comenzaron a argumentar que cualquier venta de derechos de autor autogenerados debe considerarse como ingreso por ganancias de capital. En vista de tal giro de los acontecimientos, el Ministro de Finanzas decidió modificar la disposición haciéndola más precisa. Encontró que las ganancias de capital no incluyen los ingresos por derechos generados por el contribuyente. Si el contribuyente vende el derecho de propiedad generado por su cuenta como parte de su negocio, los ingresos así obtenidos deben calificarse como ingresos de una fuente distinta a las ganancias de capital.

Cabe destacar que la transferencia a otra entidad de los derechos de propiedad intelectual generados por uno mismo no genera ingresos por plusvalías, ya que estos ingresos no están cubiertos por el art. Párrafo 16b 1 de la CIT Act y, por tanto, no constituyen activos intangibles para el contribuyente que los produjo.

De lo anterior se desprende que la transferencia de derechos de autor sobre obras creadas por el contribuyente es la venta de derechos autogenerados, que no constituyen activos intangibles en el sentido del art. Párrafo 16b 1 puntos 4-7 de la CIT Act, por lo que deben considerarse como ingresos de otras fuentes.

Desde principios de 2019, la situación de los contribuyentes que obtienen ingresos por la venta de derechos de autor patentados producidos internamente se ha vuelto más predecible y más segura. Esto se debe a que el 1 de enero de 2019 entró en vigor la modificación, según la cual la redacción del art. Párrafo 7b. 1 punto 6 encendido. y la Ley de CIT. El legislador excluyó explícitamente de las ganancias de capital los ingresos obtenidos de los derechos de propiedad generados por el contribuyente por su cuenta. Esto significa que ya no cabe duda de que la venta de los derechos patrimoniales del autor en cuestión supone obtener ingresos de una fuente distinta a las plusvalías.

¡Comience un período de prueba gratuito de 30 días sin condiciones!

Excepciones y dudas interpretativas

Cabe recordar que aún Art. Párrafo 7b. 1 punto 6 encendido. y la Ley de CIT sobre derechos de propiedad a que se refiere el art. Párrafo 16b 1 puntos 4-7 de la CIT Act, excluye los ingresos por licencias directamente relacionados con la obtención de ingresos no incluidos en las ganancias de capital.

Ejemplo 1.

Un contribuyente que es una sociedad de capital recibió una licencia para obtener una licencia adicional de la marca comercial y el conocimiento del franquiciador a sus contratistas, los franquiciados. En tal situación, la licencia otorgada por el contribuyente es accesoria al servicio integral que presta, por lo que debe contabilizarse de la misma forma que el servicio completo.

En caso de que un contribuyente adquiera uno de los derechos creados por otro contribuyente u obtenga una licencia para otorgar una nueva licencia, este ingreso (junto con el correspondiente costo resultante, entre otros, de la depreciación) se incluirá en el catálogo de Ganancias de capital.

La exclusión de "los ingresos por licencias directamente relacionados con la obtención de ingresos no incluidos en las ganancias de capital" generó más dudas de interpretación, como lo establece el art. Párrafo 7b. 1 punto 6 encendido. y la Ley de CIT introduce conceptos y estructuras que la Ley de CIT no conoce hasta ahora, es decir, la obligación de asociar los ingresos con otros ingresos. Existe la creencia en la doctrina de que por tal estructura de la disposición, el legislador se refería solo a las licencias otorgadas como parte de transacciones más complejas, donde la licencia otorgada es solo una parte del servicio, y no todo tipo de licencias relacionadas con la obtención ingresos no incluidos en plusvalías.

Entonces, ¿cómo se contabiliza la venta de derechos de autor patentados creados por usted mismo?

Actualmente, se puede decir que la situación fiscal de los empresarios que producen y venden obras (por ejemplo, software) está estabilizada. La enmienda del 1 de enero de 2019 con respecto a la Ley de CIT indica claramente que la venta de derechos de autor patentados generados internamente debe clasificarse como ingresos de una fuente distinta a las ganancias de capital.

Sin embargo, aún existen dudas interpretativas relacionadas con los ingresos por licencias directamente relacionados con la obtención de ingresos no incluidos en las ganancias de capital. El pequeño número de juicios inequívocos sobre este tema tampoco ayuda. Por tanto, cabe esperar que el legislador también examine este problema y modifique las disposiciones poco claras actualmente en vigor.