Consecuencias fiscales de la venta de parcelas agrícolas: vale la pena conocer

Impuesto De Servicio

Las parcelas agrícolas se pueden adquirir de diversas formas. Esto puede tener lugar mediante la celebración de un contrato de compraventa, donación o herencia. Las consecuencias fiscales de la venta de parcelas agrícolas, así como de otros inmuebles, dependerán principalmente de la fecha de su adquisición. Si bien, en el caso de un contrato de compraventa o donación, es posible señalar una fecha concreta del hecho que dio lugar a la adquisición de la propiedad sin ningún problema, en lo que respecta a la adquisición por herencia, dicha fecha no siempre es clara. En este caso, puede ser la fecha en que se abrió la herencia (la muerte del testador) o la fecha en que se dividió la herencia. ¿Qué determina entonces la correcta determinación de la fecha de adquisición y, por tanto, las consecuencias fiscales de una posible venta? - Responda abajo.

Venta de parcelas agrícolas como renta del contribuyente

De conformidad con el art. 9 seg. 1 de la Ley PIT, todos los tipos de ingresos están sujetos al impuesto sobre la renta, excepto los enumerados en el art. 21, 52, 52a y 52c y las rentas de las que se abandonó la recaudación de conformidad con lo establecido en el Código Tributario.

Sin embargo, de conformidad con el art. 10 seg. 1 punto 8 encendido. a-c de la Ley PIT, la fuente de ingresos es la venta contra pago, sujeto al par. 2:

  1. bienes raíces o partes de ellos e interés en bienes raíces;
  2. derecho de propiedad cooperativa a un piso o local comercial y derecho a una vivienda unifamiliar en una cooperativa de vivienda;
  3. derechos de usufructo perpetuo sobre la tierra

- si la venta a título oneroso no se produce en el desempeño de la actividad económica y se ha realizado en el caso de la venta de bienes inmuebles y derechos de propiedad a título oneroso a que se refiere la letra a). a - c - antes del vencimiento de cinco años desde el final del año calendario en el que tuvo lugar la adquisición o construcción.

La disposición anterior formula una regla general de que la venta de bienes inmuebles, su parte o participación en bienes inmuebles y los derechos especificados en esta disposición antes del final de los cinco años desde el final del año calendario en el que tuvo lugar la adquisición o construcción, da lugar a una obligación fiscal en forma de pago de impuestos.

Por lo tanto, si la venta de un inmueble, su parte o participación en el inmueble y los derechos de contraprestación antes mencionados se produce después de cinco años desde el final del año calendario en el que tuvo lugar la adquisición o construcción, no es una fuente. de ingresos en el sentido del art. 10 seg. 1 punto 8 de la Ley PIT, por lo que la cantidad obtenida por la venta de un inmueble, su parte o participación en el inmueble y los derechos antes mencionados no está sujeta a tributación en absoluto.

El momento de su compra tiene una importancia decisiva en materia de tributación con el IRPF sobre las rentas obtenidas por la venta de inmuebles.

El momento de adquirir la propiedad en caso de adquirir una herencia

La Ley PIT no define qué debe entenderse como adquisición por herencia o división de una herencia, por lo que en este caso se deben utilizar las normas del derecho civil.

De acuerdo con el sentido civil, los derechos y obligaciones del fallecido se transfieren a uno o más sucesores legales en el momento de su muerte.

De conformidad con el art. 924 y 925 del Código Civil, la herencia se abre con la muerte del testador, mientras que el heredero adquiere la herencia con la apertura de la herencia. Esto significa que en el momento de la muerte, los derechos y obligaciones del testador se convierten en herencia, que se rige por la ley de sucesiones, y la fecha de la muerte (hora de la muerte) del testador determina quién se convierte en heredero y qué se incluye en la herencia. inmuebles. Por otro lado, la decisión del tribunal que confirma la adquisición de una herencia o un certificado de herencia solo confirma el derecho del heredero a la herencia desde el momento de su apertura.

Desde el punto de vista de la Ley PIT, la fecha de apertura de la herencia, es decir, la fecha de la muerte del testador, es de gran importancia.

Si la herencia es compartida por varios herederos, se aplicarán a la propiedad conjunta de la herencia las disposiciones sobre copropiedad en partes fraccionarias. Hasta que se suprima la propiedad conjunta o se divida la herencia, los herederos son copropietarios de la propiedad y los derechos incluidos en la herencia.

La división de la herencia no constituye una adquisición de bienes, si forma parte de la participación de los herederos en la propiedad mancomunada y se realizó sin reembolsos ni subsidios. La fecha de adquisición de bienes inmuebles o derechos, en el caso de su venta, que recayeron en una persona determinada como resultado de la división de la herencia, por lo tanto, debe tomarse como la fecha de su adquisición original, si el valor de la propiedad o los derechos recibidos por una determinada persona como resultado de la división de la herencia se encuentran dentro de la parte que se le debe a una persona en el patrimonio cubierto por la división y la división del patrimonio se realizó sin reembolsos ni subsidios. Cuando, como resultado de la división de la herencia, aumenta la participación de una persona determinada, se trata de una adquisición, a medida que aumenta el estado de su propiedad personal.

Por lo tanto, se debe asumir que la división del patrimonio es una forma de nueva adquisición solo cuando, como resultado de la misma, el contribuyente recibe, por ejemplo, un inmueble cuyo valor, después de la división, excede el valor de la propiedad. participación original del contribuyente en el patrimonio.

Ejemplo 1.

En 2018, Halina Kowalska adquirió, en virtud de un contrato de división de herencia gratuita, inmuebles que constituyen las parcelas nº 50/2 y 50/3. La división de la herencia tuvo lugar después de la madre de Halina, quien murió en 2017. Antes que él, la Sra. Halina tenía acciones en las parcelas nº 50/2 y 50/3. La división de la herencia en 2018 se produjo entre los tres herederos sin ningún reembolso ni subvención. La Sra. Halina planea vender el mencionado parcelas en 2019. Entonces, ¿qué fecha se debe tomar para la adquisición original de parcelas de tierra y se requerirá pagar impuestos en caso de venta de parcelas?

El valor de los bienes inmuebles obtenidos como resultado de la división del patrimonio, es decir, las parcelas Nº 50/2 y Nº 50/3, no excedió el valor de la participación del solicitante en el patrimonio. La división de sucesiones se llevó a cabo sin reembolsos ni subsidios. Esto significa que a efectos del impuesto sobre la renta, esta transacción no constituye una compra de bienes inmuebles. Por lo tanto, la fecha de compra debe ser 2017, la fecha de muerte de la madre de Halina.

En cuanto al impuesto en el caso de la venta de las parcelas en 2019, cabe señalar que los ingresos obtenidos por la venta de las parcelas en cuestión por acción adquirida en 2017 en concepto de herencia, por el hecho de que se hará antes del período de cinco años mencionado anteriormente Arte. 10 seg. 1 punto 8 encendido. a-c de la Ley PIT, será una fuente de ingresos sujeta al impuesto sobre la renta.

¡Comience un período de prueba gratuito de 30 días sin condiciones!

Consecuencias fiscales de la venta de parcelas agrícolas: el monto del impuesto, la posibilidad de aprovechar la exención

De conformidad con el art. 30e párrafo. 1 de la Ley PIT sobre rentas por venta de inmuebles contra pago y los derechos especificados en el art. 10 seg. 1 punto 8 encendido. a-c, el impuesto sobre la renta es el 19% de la base imponible.

La base para el cálculo del impuesto en este caso son los ingresos que constituyen la diferencia entre los ingresos por la venta de bienes inmuebles o los derechos especificados de conformidad con el art. 19 y las costas determinadas de conformidad con el art. 22 seg. 6 cy 6 d, más la suma de la depreciación a que se refiere el artículo 1. 22 h del apartado 1. 1 punto 1, elaborado a partir de los bienes inmuebles o derechos vendidos. Los ingresos por venta a contraprestación son el valor expresado en el precio especificado en el contrato, menos los costos de venta a contraprestación. Por otro lado, los costos son los gastos documentados que incrementaron el valor de la propiedad y los derechos de propiedad realizados al momento de su posesión y el monto del impuesto a la herencia y donación pagado en la medida en que el valor del artículo vendido o derecho adoptado para la tributación con impuesto a sucesiones y donaciones corresponde al valor total de los bienes y derechos patrimoniales aceptados para tributación con impuesto a sucesiones y donaciones.

En el caso de las parcelas agrícolas, es posible beneficiarse de la exención del impuesto sobre la venta de bienes inmuebles pertenecientes a una finca. De conformidad con el art. 2 cláusula 1 de la Ley del Impuesto Agrícola, se considera finca la superficie de tierra a que se refiere el art. 1 (tierras agrícolas), con una superficie total superior a 1 ha o 1 ha de conversión, propiedad o en poder de una persona física, persona jurídica o unidad organizativa, incluida una empresa sin personalidad jurídica.

De acuerdo con la §67 de la ordenanza del Ministerio de Desarrollo Regional y Construcción del 29 de marzo de 2001 sobre el registro de tierras y edificios, los terrenos utilizados en el registro se dividen en los siguientes grupos:

  1. tierra agricola,
  2. tierras forestales,
  3. suelo edificado y urbanizado,
  4. tierra ecológica, marcada con un símbolo que consiste en la letra "E" y el símbolo del uso apropiado de la tierra que especifica la forma de desarrollo o uso de la tierra, por ejemplo, E-Ws, E-Wp, E-Ls, E-Lz, EN , E-Ps, ER,
  5. (derogado)
  6. tierra bajo el agua,
  7. áreas diversas marcadas con el símbolo - Tr.

Para que el contribuyente pueda acogerse a la exención prevista en el art. 21 seg. 1 punto 28 de la Ley PIT, una parcela agrícola objeto de venta debe reunir las siguientes condiciones:

  1. la tierra vendida debe clasificarse como tierra agrícola,
  2. en el momento de la venta, deben ser una finca (es decir, un área de tierra con un área total de al menos 1 ha, propiedad o propiedad conjunta de una persona física) o su parte componente,
  3. la venta es para la totalidad o parte de la finca, lo que significa que la transacción puede incluir todos los bienes inmuebles incluidos en esta finca o algunos de ellos (parte de ella),
  4. la tierra no puede perder su carácter agrícola como resultado de la venta.