La diferencia entre alquiler y vivienda: efectos en PIT e IVA

Impuesto De Servicio

Aunque el alquiler y el alojamiento pueden ser sinónimos en el lenguaje coloquial, la diferencia entre el alquiler y el alojamiento según la legislación fiscal tiene consecuencias diferentes. Intentaremos explicar las diferencias entre estos conceptos, tanto en términos de PIT como de IVA, en el artículo siguiente.

La diferencia entre alquiler y vivienda: definiciones

En el Código Civil podemos encontrar una definición de qué es exactamente un arrendamiento. De conformidad con el art. 659 del Código Civil, el arrendador se compromete a proporcionar al arrendatario la propiedad para su uso por un período de tiempo determinado o indefinido, y el arrendatario se compromete a pagar al arrendador el alquiler acordado. Desafortunadamente, la definición de acomodación no se encuentra en ninguna parte de la ley.

En ambos casos, el objeto de estas actividades es el inmueble, y las autoridades tributarias indican que la diferencia entre estos conceptos se relaciona con el propósito y período por el cual el inmueble se transfiere a otra persona para uso del propietario. Vale la pena referirse al Reglamento del Consejo de Ministros de 4 de septiembre de 2015 sobre la Clasificación Polaca de Productos y Servicios (PKWiU) aplicada a efectos fiscales.

En las explicaciones de la sección L "Servicios relacionados con el servicio del mercado inmobiliario" se indicó que cubre, entre otros, Servicios de alquiler y gestión de inmuebles propios o arrendados. Sin embargo, este apartado no cubre los servicios de alojamiento en hoteles, casas de vacaciones, el alquiler de habitaciones, campings, campings y otros establecimientos y alojamientos de corta estancia.

A su vez, la Sección I "Servicios relacionados con los servicios de alojamiento y catering" incluye, entre otras cosas:

  • alojamiento y servicios de acompañamiento proporcionados por hoteles, moteles, casas de huéspedes, centros de bienestar y otras instalaciones del hotel,
  • servicios prestados por albergues juveniles y chalés o cabañas,
  • servicios prestados por casas de vacaciones a las que los huéspedes tienen derecho a un uso común durante un período específico de cada año,
  • servicios prestados por campings y parques de caravanas, incluidos los parques de caravanas,
  • Alojamiento temporal o de larga duración en residencias estudiantiles, pensiones y residencias escolares, hoteles para empleados, bloques de apartamentos.

En las notas explicativas de este apartado se indica que los establecimientos turísticos y de alojamiento de corta estancia ofrecen alojamiento de forma diaria o semanal. Esta sección no cubre el alquiler de propiedades residenciales para una estadía más prolongada, generalmente de forma mensual o anual.

Por lo tanto, si la propiedad se entrega a una determinada persona con el fin de satisfacer sus necesidades de vivienda y de vida, tenemos contacto con el contrato de arrendamiento. De lo contrario, cuando el propósito sea solo una estancia temporal, podemos hablar de alojamiento. En el contexto de la legislación tributaria, el alquiler de inmuebles cubre periodos más prolongados relacionados con el ciclo mensual o anual y con fines habitacionales, mientras que el alojamiento se refiere a periodos diarios y semanales y está relacionado con fines turísticos, de ocio o comerciales.

Diferencias bajo la Ley PIT

La cuestión clave en el caso del impuesto sobre la renta es la elección de la forma adecuada de tributación. Como se conoce comúnmente, el alquiler privado, que no se realiza como parte de la actividad comercial, puede estar sujeto al impuesto sobre la renta en términos generales o una suma global sobre los ingresos registrados a una tasa del 8,5%.

¿Se aplican las mismas reglas cuando se trata de alojamiento? Cabe recordar la interpretación del Director de la Cámara Fiscal de Bydgoszcz de 13 de enero de 2017, No. 0461-ITPB1.4511.980.2016.1.AK:

"Refiriéndonos a lo anterior, hay que tener en cuenta que el alquiler de inmuebles para estancias cortas, las denominadas El alquiler a corto plazo es, de hecho, una serie de actividades cíclicas, periódicamente repetidas, organizadas y continuas que se llevan a cabo con fines comerciales, es decir, que se realizan de una manera resultante de la definición de actividad económica. Por tanto, los ingresos obtenidos por el alquiler de inmuebles - como servicios relacionados con el alojamiento para estancias cortas - deberán ser incluidos por el Solicitante como la fuente de ingresos a que se refiere el art. 10 seg. 1 punto 3 de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y tributa en la forma prevista para esta fuente de ingresos. La circunstancia anterior también significa que el Solicitante no tiene derecho a aplicar a los ingresos por servicios de alquiler de bienes raíces la tasa global sobre los ingresos registrados por la cantidad del 8,5% de los ingresos, apropiada, como ya se indicó, solo para los ingresos de los contratos de arrendamiento. concluido fuera de la actividad económica ”.

Como resultado, los ingresos por alojamiento no pueden clasificarse como alquiler privado, lo que en este caso excluye la elección de la forma de tarifa plana de acuerdo con la tarifa del 8,5%. En términos de impuesto sobre la renta, los ingresos por alojamiento se clasifican como ingresos por actividades comerciales no agrícolas. Esto significa que, a este respecto, el contribuyente puede optar por reglas generales, un impuesto fijo o un tipo fijo del 17%, aplicado a los ingresos por servicios de alojamiento de corta duración (artículo 12 (1) (2) (e) del Flat- Ley del impuesto sobre la tasa). [Alert-info] En el contexto del impuesto sobre la renta, el alquiler puede ser una fuente de ingresos separada de la actividad comercial, que se grava según los principios generales, o una suma global del 8,5%. Por otro lado, el alojamiento es siempre un ingreso de la actividad económica no agrícola, lo que significa que se aplicarán las reglas generales del 19% de tasa única o el 17% de tasa fija registrada. [Alert-info]

¡Comience un período de prueba gratuito de 30 días sin condiciones!

Diferencias bajo la Ley del IVA

Pasando al contenido de la Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido, en primer lugar, cabe señalar que los servicios en forma de alquiler de inmuebles con fines residenciales están totalmente exentos de IVA. Según el art. 43 seg. 1 punto 36 de la Ley del IVA, los servicios en materia de arrendamiento o arrendamiento de inmuebles de carácter residencial, o parte de un inmueble, por cuenta propia, exclusivamente con fines de vivienda, están exentos de impuestos. De acuerdo con el Art. 43 seg. 20 de la Ley del IVA, la exención objetiva no se aplica a los servicios enumerados en el ítem 163 del Anexo 3 de la Ley.

Debe indicarse que en el ítem 163 del Anexo 3 de la Ley "Lista de bienes y servicios gravados al tipo del 8%", hay servicios relacionados con el alojamiento clasificados con el símbolo 55 de la Clasificación Polaca de Productos y Servicios (PKWiU).

A la luz de lo anterior, conviene destacar que el alquiler con fines de vivienda está exento de impuestos y los servicios de alojamiento, que se supone que son de corta duración, están sujetos a un tipo reducido de IVA del 8%.

Así lo confirma la interpretación del Director de Información Tributaria Nacional del 10 de diciembre de 2018, No. 0112-KDIL1-2.4012.679.2018.1.PG:

“En este punto, vale la pena referirse al concepto mismo de 'alojamiento'. Debido a que no se ha definido en la Ley, es necesario hacer referencia a la interpretación lingüística a la hora de determinar su significado. Según el diccionario PWN de la lengua polaca, »acomodar« significa »asignar a alguien un lugar de residencia temporal«. A su vez, "vivir en" significa "vivir en algún lugar temporalmente".

Por lo tanto, al analizar la descripción presentada del caso y la normativa legal referida, se debe precisar que dado que el Solicitante brinda servicios de alojamiento, que el Solicitante ha clasificado en la sección PKWiU 55, entonces en base al ítem 163 del Anexo 3 de la Ley, estos servicios están sujetos a un tipo de IVA reducido del 8%.

En resumen, el tipo de IVA que debe aplicar el Solicitante en el caso de alquiler de alojamiento para alojamiento de corta duración, clasificado en el apartado PKWiU 55, es del 8%. "[

El alquiler y el alojamiento son servicios sujetos al impuesto sobre bienes y servicios. Sin embargo, mientras que el alquiler de viviendas a largo plazo está completamente libre de impuestos, los servicios de alojamiento deben estar gravados con el 8% de IVA.

Resumiendo lo anterior, en términos de derecho tributario, no se puede equiparar el alquiler con el alojamiento. Estos son dos conceptos separados que se relacionan de manera diferente con el propósito para el cual se utilizará la propiedad. Por tanto, hay que tener en cuenta que las consecuencias fiscales son diferentes según estemos en contacto con el alquiler o el alojamiento.