Liquidación del bono en términos de IVA

Impuesto De Servicio

¿Qué es un vale?

El concepto de vales no se ha definido en la Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido. Por tanto, es necesario consultar su definición de diccionario. Un vale es una prueba de derecho a recibir ciertos bienes, sumas de dinero o el uso de servicios dentro de un período específico.

De conformidad con el art. 7 seg. 1 de la Ley del IVA, la entrega de bienes es la transferencia del derecho a disponer de los bienes como propietario. A su vez, la prestación de servicios es, según el art. 8 (1) cualquier servicio para una persona física, persona jurídica o unidad organizativa sin personalidad jurídica que no constituya un suministro de bienes.

Así, el bono no es una cosa en el sentido de la Ley del IVA, y no entra dentro del concepto de servicio, porque es un sustituto del dinero y solo permite el pago de servicios futuros, que consistirán en la entrega de bienes. / prestación de servicios como parte de la actividad empresarial. El mero hecho de proporcionar un bono que da derecho al titular a una prestación futura no puede tratarse como la prestación de un servicio.

¿El bono es un pago por adelantado?

De conformidad con el art. 19a párrafo. 8 de la Ley del IVA, si antes de la entrega de bienes o de la prestación del servicio se ha recibido la totalidad o parte del pago, en particular: pago anticipado o anticipo, la obligación tributaria surge en el momento de su recepción y en relación con el monto recibió.

También debe tenerse en cuenta que un pago por adelantado o un pago por adelantado debe estar relacionado con una transacción específica, por lo que si el pago de fondos en relación con la compra de un vale no está relacionado con la compra de un bien o servicio específico, el El pago realizado por el cliente no constituirá un prepago. En esta situación, el pago realizado no estará sujeto a IVA, de acuerdo con el Art. 19a (8) de la Ley.

Por lo tanto, el empresario no estará obligado a gravarlo al recibir el pago del bono vendido, ya que el pago no cumple con la definición de prepago. El futuro rendimiento o entrega de la mercancía no se especificará en detalle en el momento del pago del bono. Al comprar un bono, los clientes pagan el monto correspondiente, pero en el momento de la compra, el objeto de venta, su precio, la cantidad de la mercancía solicitada o el tipo de servicio que brindará la persona que es titular del bono es no conocida. En el caso de un bono, solo se especifica su validez y valor.

En resumen, emitir un bono y recibir el pago no está sujeto al IVA.

Liquidación del bono en términos de IVA

Por norma general, la obligación del IVA surge cuando se entrega la mercancía o se presta el servicio, por lo que solo cuando el bono es canjeado por el cliente, que regula el pago entregando el bono al empresario, es una actividad sujeta al IVA.

Por tanto, el despacho de mercancías o la prestación de un servicio a cambio de un vale está sujeto al IVA en términos generales a los tipos de IVA adecuados para un determinado objeto de venta. Por lo tanto, solo en el momento del canje del bono, el empresario está obligado a mostrar la venta con la tasa de IVA correspondiente, incluido un posible recargo si el valor de los bienes vendidos supera el valor del bono.

Liquidación del bono y caja registradora

Las entidades obligadas a registrar las ventas a personas físicas que no realizan actividades comerciales y los agricultores a tasa fija en la caja registradora no deben registrar la emisión de un vocher y recibir el pago por ello. Solo cuando se canjee el bono, es decir, cuando se libere la mercancía o se realice el servicio, se tendrá la obligación de registrar la transacción en la caja registradora y, en consecuencia, la emisión del comprobante fiscal del comprador.