Liquidación de dividendos por motivos fiscales

Impuesto De Servicio

Los dividendos son activos que se pagan a socios de sociedades de capital (sociedad de responsabilidad limitada y sociedad anónima) a cambio de la aportación de capital. El dividendo puede ser tanto en efectivo como en especie. En nuestro artículo de hoy, consideraremos cómo gravar el dividendo que recibe. ¿El accionista o accionista tiene que rendir cuentas de impuestos y presentar declaraciones de impuestos en tal caso? ¡Respondemos, liquidación de dividendos!

Fuente de ingreso

Al analizar el problema presentado en el contexto del impuesto a las ganancias, cabe señalar que, en primer lugar, es necesario determinar con qué tipo de ingresos estamos tratando en caso de recibir un dividendo. La respuesta a esta pregunta se puede encontrar en el art. 17 seg. 1 punto 4 de la Ley PIT, donde se estableció que los ingresos por capitales en efectivo se consideran dividendos y otros ingresos por participación en los beneficios de las personas jurídicas efectivamente obtenidos de esta acción.

Como resultado, los ingresos por dividendos se clasifican como ingresos del capital en efectivo, lo que afecta el método de contabilización del impuesto sobre el dividendo recibido. Además, cabe señalar que la disposición anterior también especifica el momento en que surgen los ingresos. Bueno, los ingresos por dividendos surgen cuando realmente se reciben. Por lo tanto, no se aplica a los dividendos adeudados pero no pagados. El dividendo recibido constituye un ingreso del capital según se define en el art. 10 seg. 1 punto 7 de la Ley PIT.

Liquidación de dividendos - impuesto sobre la renta

Según el art. 30a párrafo. 1 punto 4 de la Ley PIT, se recauda un impuesto sobre la renta a tanto alzado del 19% sobre los ingresos por dividendos y otros ingresos por participación en las ganancias de las personas jurídicas. Además, en términos de liquidación, el art. 30a párrafo. 6 arriba de la Ley, que establece que el impuesto a tanto alzado mencionado en el párr. 1 puntos 1-4 y puntos 6, 8 y 9, sin reducir los ingresos por el coste de obtención. En consecuencia, aunque la regla general establece que el impuesto se paga sobre los ingresos, que es la diferencia entre los ingresos y los gastos, se aplica una regla diferente a los dividendos. En este caso, el impuesto se paga solo sobre los ingresos y el contribuyente no puede tener en cuenta ningún costo fiscal.

Además, como se indica en el art. 30a párrafo. 7 de la Ley PIT, los ingresos (ingresos) a que se refiere el art. 30a párrafo. 1, no combinado con las rentas gravadas en principios generales gravadas según escala impositiva. Como resultado, el contribuyente no muestra ingresos por dividendos en la declaración de impuestos PIT-37 o PIT-36, debido a que este tipo de contribución no se combina con otras fuentes de ingresos. Por tanto, ¿el contribuyente está obligado a calcular y presentar otra declaración de impuestos en esta cuenta?

Bueno no. De conformidad con el art. 41 seg. 4 de la Ley PIT, los contribuyentes están obligados a cobrar un impuesto sobre la renta a tipo fijo sobre los pagos (beneficios) realizados o el dinero o los valores monetarios puestos a disposición del contribuyente por las razones especificadas, entre otras, En arte. 30a párrafo. 1 puntos 1-11 y 11b-12. Esto significa que el impuesto sobre dividendos se deduce del dividendo pagado por la empresa otorgadora de dividendos, que en este caso actúa como pagador.

También vale la pena señalar que de conformidad con el art. 42 seg. 1 de la Ley PIT, la empresa pagadora está obligada a pagar el impuesto recaudado al contribuyente al jefe de la oficina tributaria competente a más tardar el día 20 del mes siguiente al mes en que se recaudó el impuesto. El pago en sí no va acompañado de la presentación de ninguna declaración fiscal. Solo a fines de enero del año siguiente al año fiscal se requiere que la empresa demuestre la cantidad de impuestos recaudados durante el año en el formulario PIT-8AR. Cabe destacar que este documento es presentado solo por la empresa, solo al jefe de la oficina de impuestos. Por lo tanto, el socio que recibe el dividendo no presenta ninguna declaración a la oficina de impuestos y no recibe ninguna información de la empresa sobre el impuesto recaudado. El impuesto sobre dividendos lo deduce la empresa pagadora y la empresa pagadora lo envía a la oficina de impuestos. Además, la empresa debe presentar la información PIT-8AR a finales de enero del año siguiente al año fiscal. Agreguemos también que de acuerdo con el art. 45ba de la Ley PIT, la declaración PIT-8AR debe enviarse en formato electrónico.

Liquidación de impuestos por parte del socio

Las consideraciones anteriores nos llevan a la conclusión de que el accionista o accionista que recibió el dividendo no tiene que pagar ningún impuesto sobre esta cuenta, porque lo hace en su nombre el pagador. Sin embargo, ¿está obligado el contribuyente a declarar los ingresos por dividendos en cualquier declaración de impuestos?

Para responder a esta pregunta, es necesario remitirse al contenido del art. 45 seg. 3 de la Ley PIT, donde se indicó que las declaraciones anuales de impuestos no incluyen las rentas gravadas de conformidad con el art. 29-30a. Estas declaraciones de impuestos muestran el impuesto sobre la renta a que se refiere el art. 29-30a, si el contribuyente no ha sido recaudado por el pagador (artículo 45 (3b) de la Ley).

Como se desprende de la normativa antes mencionada, si la empresa recaudaba el impuesto sobre el dividendo pagado (que es su obligación), el contribuyente no muestra este ingreso en ninguna declaración anual. El accionista no muestra los ingresos por dividendos ni los impuestos recaudados en ninguna declaración anual de impuestos, siempre que el impuesto haya sido recaudado por el pagador.

¡Comience un período de prueba gratuito de 30 días sin condiciones!

Dividendo del exterior

La situación en la que el contribuyente no recauda el impuesto se aplica a los dividendos recibidos por un residente fiscal polaco del extranjero. De conformidad con el art. 3 seg. 1 de la Ley PIT, los residentes fiscales polacos tienen una obligación fiscal ilimitada, lo que significa que están obligados a liquidar todos los ingresos, tanto en Polonia como en el extranjero. Esta regla también se aplica a los dividendos recibidos de empresas extranjeras.

En este caso, no estamos tratando con una institución de pagador, porque la legislación fiscal polaca no puede obligar a una empresa extranjera a recaudar impuestos polacos y pagarlos a la cuenta del jefe de la oficina fiscal. Por tanto, un socio que recibe un dividendo extranjero está obligado a liquidarlo por su cuenta.

De conformidad con el art. 30a párrafo. 9 de la Ley PIT, los residentes fiscales polacos que obtienen ingresos (ingresos) fuera del territorio de la República de Polonia especificado en la sec. 1, párrafos 1 a 5, del impuesto a tanto alzado calculado de conformidad con el párrafo 1. 1, de estos ingresos (ingresos), se deduce un monto igual al impuesto pagado en el exterior, sin embargo, esta deducción no puede exceder el monto del impuesto calculado sobre estos ingresos (ingresos) utilizando la tasa del 19%.

Sin embargo, a la luz del art. 30a párrafo. 11 de la Ley PIT, el monto del impuesto a tanto alzado calculado sobre los ingresos (rentas) a que se refiere el párr. 1 puntos 1-5, obtenidos fuera de la República de Polonia y el monto del impuesto pagado en el extranjero, mencionado en el párrafo 1. 9, los contribuyentes están obligados a acreditar en la declaración de impuestos a que se refiere el artículo 2. 45 seg. 1 o 1a.

Por lo tanto, si un residente fiscal polaco recibe un dividendo del extranjero, dichos ingresos se gravan en un 19% con impuestos polacos. Resta el impuesto pagado en el exterior del monto calculado. La diferencia resultante está sujeta a pago en la oficina de impuestos. El socio muestra tanto los ingresos como la cantidad de impuestos polacos y extranjeros en la declaración anual de impuestos. Puede ser tanto PIT-36, PIT-38 como PIT-39. Todos estos formularios ofrecen la posibilidad de mostrar estos valores.

Finalmente, cabe mencionar que de conformidad con el art. 30a párrafo. 2 de la Ley PIT, la normativa polaca sobre dividendos se aplica teniendo en cuenta los acuerdos de doble imposición en los que la República de Polonia es parte. Sin embargo, la aplicación del tipo impositivo resultante del acuerdo correspondiente sobre la evitación de la doble imposición o la falta de recaudación (pago) del impuesto de conformidad con dicho acuerdo es posible siempre que el lugar de residencia del contribuyente esté documentado a efectos fiscales con un certificado. de residencia obtenida de él. La necesidad de liquidar el impuesto de forma independiente se aplica solo a los dividendos recibidos del exterior. En este caso, no hay pagador. Es el contribuyente quien calcula y paga el impuesto de manera independiente y presenta la declaración anual correspondiente dentro del período comprendido entre el 15 de febrero y el 30 de abril del año siguiente al año tributario. Para llegar a la conclusión, señalemos que la cuestión de la correcta liquidación del dividendo recibido depende en gran medida del agente pagador. En el caso de las empresas pagadores polacas, asumen, como pagadores, todas las obligaciones relacionadas con la liquidación de dividendos. Si, por el contrario, un accionista polaco recibe un dividendo del extranjero, debe asegurarse de forma independiente de que la tributación es correcta y de que se muestran los ingresos y el impuesto sobre el dividendo realmente recibido.