Renovación y modernización del inmovilizado antes de su puesta en servicio

Sitio Web

En la mayoría de los casos, administrar una empresa requiere el uso de ciertos medios, como equipos informáticos, un automóvil, edificios e instalaciones. Por supuesto, constituyen desembolsos de inversión necesarios para el desarrollo (o mayor desarrollo) de la empresa. Sin embargo, el emprendedor tiene la posibilidad de aprovechar la reducción de pasivos fiscales realizando amortizaciones por depreciación de los componentes que constituyen el activo fijo. ¿Cómo hacerlo y cómo afecta la renovación y modernización del inmovilizado? ¡Responda abajo!

¿Qué son los activos fijos y la depreciación?

De conformidad con el art. 3 seg. 1 punto 15 de la Ley de Contabilidad, se consideran activos fijos los activos fijos tangibles y activos equivalentes con una vida útil esperada superior a un año, completos, aptos para su uso y destinados a las necesidades de la entidad. Estos incluyen en particular:

  1. bienes inmuebles, incluidos terrenos, derecho de usufructo perpetuo sobre terrenos, estructuras y edificios, así como locales de propiedad separada, derecho de propiedad cooperativa a un piso y derecho cooperativo a un local comercial;
  2. máquinas, dispositivos, medios de transporte y otras cosas;
  3. mejoras en activos fijos extranjeros;
  4. ganado.

El catálogo de inmovilizado se ha definido de manera abierta, es decir, el legislador le ha dejado una puerta bastante amplia al contribuyente, por lo que casi todo se puede considerar un inmovilizado.

Sin embargo, la restricción surge sobre la base de la legislación fiscal y la posibilidad de incluir la depreciación de un activo fijo como costos deducibles de impuestos.

Según el art. 22 seg. 1 de la Ley PIT, los costos deducibles de impuestos son los costos incurridos para obtener ingresos o para mantener o asegurar la fuente de ingresos, con la excepción de los costos enumerados en el art. 23 de la Ley PIT.



De acuerdo con la regla general indicada en la citada provisión, para que un gasto específico sea considerado un costo deducible de impuestos, debe existir una relación entre este gasto y el logro de ingresos, que el incurrir en el gasto tenga o pueda tener un impacto en la creación o aumento de ingresos, preservación o protección de su fuente. Por lo tanto, el contribuyente tiene la opción de incluir todos los gastos como costos deducibles de impuestos, siempre que estén relacionados con la actividad empresarial realizada, y su incurrir tenga un impacto en el monto de los ingresos devengados.

A costa de la obtención de ingresos de conformidad con el art. 22 seg. 8 de la Ley PIT, existen castigos por el consumo de activos fijos e intangibles (castigos por depreciación) realizados únicamente de conformidad con el Art. 22a-22o, teniendo en cuenta el Art. 23.

De conformidad con el art. 22a párrafo. 1 de la Ley PIT, sujeto al Art. 22 c, propiedad o propiedad conjunta del contribuyente, adquirido o fabricado por su cuenta, completo y apto para su uso en la fecha de aceptación para su uso:

  1. las estructuras, los edificios y los locales son propiedad separada;
  2. máquinas, dispositivos y medios de transporte;
  3. Otros elementos

con un período de uso esperado superior a un año, utilizado por el contribuyente para los fines relacionados con su actividad empresarial o puesto en uso en virtud de un contrato de arrendamiento, arrendamiento o arrendamiento.

Por tanto, para ser considerado un activo fijo, un activo debe:

  • ser propiedad del contribuyente o ser propiedad conjunta del mismo;
  • ser adquirido o fabricado por su cuenta por el contribuyente;
  • estar completo y apto para su uso el día de la aceptación para su uso;
  • su período de uso esperado sea de más de un año;
  • ser utilizado por el contribuyente para las necesidades relacionadas con el negocio o puesto en uso sobre la base de un contrato de arrendamiento, arrendamiento o arrendamiento.

El criterio de "integridad" se cumple cuando el activo fijo está equipado con todos los elementos que le permiten funcionar según lo previsto. Por otro lado, la expresión "apto para su uso" debe entenderse como la posibilidad de un uso real y legal.

Renovación y modernización del inmovilizado

De conformidad con el art. 3 seg. 8 de la Ley de la Ley de la Construcción, la renovación debe entenderse como la realización de obras de construcción en una estructura de edificio existente que consiste en la restauración de la condición original, y no constituye el mantenimiento actual, mientras que el uso de productos de construcción distintos de los utilizados en el original. se permite la condición. En el caso de la renovación, el valor en uso del activo fijo no aumenta, sino que solo se recupera su estado original, sin cambios significativos. La modernización de un activo fijo tiene lugar cuando la suma de los gastos incurridos para su reconstrucción, ampliación, reconstrucción, adecuación o modernización en un año fiscal determinado supera los 10.000 PLN y estos gastos aumentan el valor en uso en relación con el valor en la fecha de aceptación. de los activos fijos para uso, medidos en particular período de uso, capacidad de producción, calidad de los productos obtenidos con la ayuda de activos fijos mejorados y sus costos operativos. La modernización implicará tal mejora del activo fijo, lo que aumenta su valor en uso.

El momento de ingresar el activo fijo en los registros.

De conformidad con el art. Párrafo 22d. 2 de la Ley PIT, un activo fijo se inscribe en el registro de activos fijos e intangibles de conformidad con el art. 22n (requisitos de los registros mantenidos), a más tardar en el mes de su transferencia para su uso. Se considera que la fecha posterior de introducción es la revelación del activo fijo o del activo intangible.

Se puede introducir un activo fijo si cumple los requisitos establecidos en el art. 22 seg. 1 de la Ley PIT (descrita en detalle anteriormente). Es fundamental que esté operativo y completo en el momento de la notificación.

Al ingresar un activo fijo, se debe ingresar su valor inicial. El valor inicial es el precio de compra (en el caso de comprar un activo fijo). Por otro lado, el precio de compra es el monto adeudado al vendedor, incrementado por los costos relacionados con la compra devengados hasta la fecha de transferencia del activo fijo o intangible para su uso, en particular los costos de transporte, carga y descarga, seguro durante el viaje, montaje, instalación y puesta en servicio de software y sistemas informáticos, honorarios notariales, fiscales y de otro tipo, intereses, comisiones y reducción del impuesto sobre el valor añadido, salvo que, de conformidad con disposiciones separadas, el impuesto sobre bienes y servicios no no constituyen impuesto soportado o el contribuyente no tiene derecho a reducir el monto del impuesto adeudado por el impuesto soportado o al reembolso de la diferencia fiscal en el sentido de la Ley del Impuesto al Valor Agregado. En el caso de importación, el precio de compra incluye derechos de aduana e impuestos especiales sobre la importación de activos.

En este caso, surge la pregunta de si los gastos incurridos en la modernización del activo fijo, incurridos antes de su introducción, y relacionados con la renovación / modernización, deben incluirse en el monto total del precio de compra.

Como lo indicó el Director de Información Tributaria Nacional en la resolución individual de 4 de septiembre de 2018, 0114-KDIP3-1.4011.355.2018.1.KS1:

"Al especificar el precio de compra, también debe tenerse en cuenta que la condición de integridad e idoneidad para el uso debe cumplirse a más tardar en la fecha de aceptación del activo fijo para su uso. La integridad de un activo fijo significa que es un todo funcional, está completo, completo y se puede utilizar de forma independiente. A su vez, un activo fijo utilizable es aquel que resulta útil en una determinada actividad, apropiado y adecuado para la función que va a realizar. Por lo tanto, la condición de integridad e idoneidad para el uso debe cumplirse a más tardar en la fecha de aceptación del activo fijo para su uso ”.

La autoridad tributaria señaló que los gastos en que incurre el contribuyente en relación con la adecuación de un activo fijo a un estado que permita su uso con fines comerciales son componentes del valor inicial, es decir, aumentan el valor inicial de este activo fijo.

Ejemplo 1.

Jan Kowalski dirige una empresa en el campo del alquiler profesional de bienes raíces. En enero de 2019, compró una vivienda en estado inhabitable, no apta para su uso. Se renovó la cocina (reemplazo de azulejos, terracota, instalación de aire acondicionado y ventilación), baño, aire acondicionado en cada habitación, se renovaron pisos y se repintaron paredes, también se reemplazaron todas las ventanas. ¿La renovación / modernización aumenta el valor inicial del activo fijo?

En la situación anterior, se trata de dos tipos de costes relacionados con el local en cuestión: costes de renovación y costes de modernización.

Los costos de renovación incluyen, por ejemplo, pintar paredes, renovar pisos, cambiar baldosas, es decir, aquellas actividades que restauran el estado original. Por otro lado, se deben considerar los costos de modernización, por ejemplo, la instalación de aire acondicionado o un sistema de ventilación, lo que aumenta la usabilidad del local.

Debido a que las instalaciones antes de ingresar al registro de activos fijos no eran aptas para su uso, todos los costos documentados relacionados con la restauración del activo a su estado original y los costos relacionados con la modernización de las instalaciones deben incluirse en el precio de compra. , y el costo total constituiría el valor inicial del activo fijo.

Por lo tanto, el valor inicial debe ser: precio de compra, costos relacionados con la escritura pública, impuestos, costos relacionados con la renovación, costos relacionados con la modernización.

Reparación de un activo fijo inscrito en el registro.

La situación sería diferente si la renovación se realizara en un activo fijo ya inscrito en el registro. Entonces, los costos de renovación constituirían costos deducibles de impuestos en el momento en que se incurren, mientras que los costos de modernización aumentarían el valor inicial del activo fijo.

La renovación que tiene lugar en el curso del uso del activo fijo es el resultado del desgaste del activo fijo. Reemplazar elementos desgastados de un activo fijo por otros nuevos tiene un carácter de reconstrucción, solo restaurando su valor de uso original y no cambiando su carácter. La diferencia entre los gastos de renovación y los gastos de mejora (modernización) de un activo fijo es que la renovación tiene como objetivo mantener la restauración del valor en uso del activo fijo y es un tipo de reparación, sustitución de elementos desgastados, mientras que Como resultado de la mejora el inmovilizado se moderniza o adapta para cumplir con otras nuevas funciones, gana un cambio significativo en las características funcionales.

¡Comience un período de prueba gratuito de 30 días sin condiciones!

Renovación y modernización de un activo fijo, ¿cómo liquidar gastos en función de la situación del contribuyente (contribuyente activo del IVA y contribuyente exento de IVA)?

En el caso de bienes inmuebles que no cumplan con las condiciones para la exención de impuestos de conformidad con el art. 43 seg. 1 punto 10 de la Ley del IVA, el legislador permite a los contribuyentes, después de cumplir determinadas condiciones, utilizar la exención indicada en el punto 10a de esta disposición.

De conformidad con el art. 43 seg. 1 punto 10a de la Ley del IVA, las entregas de edificios, estructuras o sus partes no cubiertas por la exención mencionada en el punto 10 también están exentas de impuestos, siempre que:

  1. en relación con estos objetos, la persona que los entrega no tenía derecho a reducir el monto del impuesto adeudado por el monto del impuesto soportado,
  2. la persona que los entregó no incurrió en los costos de su mejoramiento, en relación con lo cual tenía derecho a reducir el monto del impuesto adeudado por el monto del impuesto soportado, y si incurrió en tales gastos, fueron inferiores al 30% del valor inicial de estos objetos.

La condición mencionada en el párrafo 1. 1 punto 10a. b, no se aplica si los edificios, estructuras o sus partes en mejores condiciones fueron utilizados por el contribuyente para actividades imponibles durante al menos 5 años (artículo 43 (7a) de la Ley del IVA).

De conformidad con lo dispuesto en el art. 86 seg. 1 de la Ley del IVA, en la medida en que los bienes y servicios se utilicen para realizar actividades imponibles, el contribuyente a que se refiere el art. 15, tiene derecho a reducir el monto del impuesto a pagar por el monto del impuesto soportado, sujeto al artículo 22. 114, art. 119 párrafo. 4, art. 120 párrafo 17 y 19 y artículo. 124.

De conformidad con el art. 86 seg. 2 punto 1 de la Ley del IVA, el monto del impuesto soportado es la suma de los montos tributarios resultantes de las facturas recibidas por el contribuyente a cuenta de:

  1. compra de bienes y servicios,
  2. todo o parte del pago antes de comprar los bienes o prestar el servicio.

De ello se desprende que el derecho a reducir el importe del impuesto adeudado por el importe del impuesto soportado se concede cuando se cumplen determinadas condiciones, es decir, la deducción la realiza el contribuyente del impuesto sobre el valor añadido y los bienes y servicios sobre los que se gravó el impuesto son utilizado. para la realización de actividades imponibles, es decir, aquellas que dan lugar a la determinación del impuesto adeudado (creación de un pasivo fiscal).

Ejemplo 2.

Jan Kowalski está activo en el campo del alquiler profesional de bienes raíces. Compró un piso para reformar. La renovación se llevó a cabo en febrero de 2019 por Jan Nowak, contribuyente del IVA. Jan Nowak emitió una factura a nombre de Jan Kowalski por un importe bruto de 15.000,00 PLN. Debido al hecho de que la renovación se refería a los locales destinados al arrendamiento como parte de su negocio, Jan Kowalski redujo el monto del impuesto adeudado sobre el monto del impuesto soportado. La factura también se emitió en febrero de 2019. De conformidad con el art. 86 de la Ley del IVA, las deducciones no pueden realizarse antes de la liquidación por el período en el que el contribuyente recibe un documento o factura aduanera. Por lo tanto, el derecho a deducir se estableció no antes de febrero de 2019. Si el contribuyente no hizo esto, puede reducir el monto del impuesto adeudado en la declaración de impuestos para uno de los siguientes dos períodos impositivos.

De acuerdo con la normativa anterior, solo los contribuyentes que estén registrados como contribuyentes activos del IVA y que realicen actividades sujetas a este impuesto pueden beneficiarse del derecho a la deducción del impuesto.