Restauración del estado de contribuyente de IVA activo del vendedor y el derecho a deducir

Impuesto De Servicio

¿Se encuentra en una situación en la que el vendedor recupera la condición de pagador de IVA activo? , ¿el comprador tiene derecho a deducir el impuesto soportado de la factura recibida?

Joanna, Katowice

 

La posterior concesión al contratista de la condición de entidad IVA activa no priva al contribuyente del derecho a deducir el impuesto soportado de la factura recibida. En primer lugar, conviene señalar que de conformidad con el art. 86 seg. 1 de la Ley del IVA, el contribuyente tiene derecho a deducir el impuesto soportado en la medida en que los bienes o servicios adquiridos se utilicen para realizar actividades imponibles. Es una regla general que además define las condiciones elementales que dan derecho a la deducción del IVA.

También vale la pena referirse al art. 88 seg. 3a punto 1 encendido. a) la Ley del IVA. Esta disposición especifica que las facturas y los documentos aduaneros no son la base para una reducción del impuesto sobre la renta y un reembolso de la diferencia tributaria o un reembolso del impuesto soportado, si fueron emitidos por una entidad inexistente.

A la luz de las disposiciones anteriores, existe la duda de si en el caso de emitir una factura que documente la transacción real por parte de una persona no registrada a efectos del IVA, se puede hablar de una entidad inexistente, lo que a su vez se traduce en la privación. del derecho a deducir impuestos de dicha factura.

Las discrepancias de interpretación presentadas encontraron su final en el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, que en su sentencia de 22 de diciembre de 2010, C-438/09, (Dankowski c. Director de la Sala Fiscal de Łódź) indicó en la justificación que: De hecho, cuando las autoridades fiscales competentes cuentan con la información necesaria para establecer que el contribuyente, como receptor de una determinada transacción comercial, es responsable del impuesto al valor agregado, no pueden imponer requisitos adicionales sobre el derecho del contribuyente a deducir el impuesto sobre la producción, que podría resultar en impedirle el ejercicio de dicho derecho.

El resultado de la sentencia anterior fue la conclusión de que es inaceptable privar a un contribuyente del derecho a deducir el impuesto al valor agregado resultante de un documento emitido por un prestador de servicios no registrado a los efectos de este impuesto.

Sobre la base de la sentencia anterior, se supone que una factura recibida de una entidad no registrada como contribuyente activo del IVA da, no obstante, el derecho a deducir el impuesto, si la actividad documentada en la factura se realizó realmente y el comprador utiliza el impuesto adquirido. bienes o servicios para realizar actividades imponibles. En consecuencia, para mantener el derecho a deducir, es importante cumplir con los requisitos sustantivos, mientras que las cuestiones formales (como el registro) son de importancia secundaria.

Restaurar el estado del vendedor como contribuyente activo del IVA: la posición de los tribunales y el Ministerio de Finanzas

La discusión sobre el derecho a la deducción del IVA se ha reactivado debido a la sentencia del TJUE de 19 de octubre de 2017, C-101/16. El Tribunal sostuvo la jurisprudencia anterior y señaló en su fallo que es incompatible con las disposiciones para denegar el derecho a la deducción del impuesto al valor agregado debido a que la entidad que le brindó el servicio y emitió una factura por esta cuenta indicando claramente los gastos y el impuesto sobre el valor añadido han sido declarados inactivos por la autoridad fiscal del Estado miembro. Se reiteró que si la entrega de bienes o servicios realmente tuvo lugar, no existen fundamentos legales para privar al contribuyente del derecho a deducir el impuesto soportado.

Aunque la sentencia se refería al caso de un contribuyente rumano, tuvo un amplio eco en toda la Unión Europea. En el contexto de la ley polaca, vale la pena prestar atención a la carta del Ministerio de Finanzas (n. ° DPP8.054.10.2017.WCX) en respuesta a una pregunta parlamentaria. En este documento podemos, entre otras cosas, Lea eso: El hecho de no registrar al proveedor de los bienes / servicios como contribuyente activo del IVA en relación con la implementación del proceso de registro, como tal, no priva al comprador de los bienes / servicios del derecho a deducir el impuesto soportado (que corresponde a la obligación de la entidad que reúne las condiciones para su reconocimiento como contribuyente a que se refiere el art. 15 de la Ley del IVA, en principio de emitir factura en los casos a que se refiere la Ley).Al mismo tiempo, sin embargo, el comprador de los bienes, en caso de dudas con respecto al contratista (donde la falta de registro del contratista es una circunstancia importante que debe tenerse en cuenta), debe tener especial cuidado y tomar todas las acciones. que pueda esperarse razonablemente de él para asegurarse de que, por su parte, la transacción no dé lugar a la participación en un delito fiscal. Si, como resultado de la verificación, el contribuyente-comprador determina que el proveedor / prestador de servicios no es confiable, no debe realizar la transacción.
¡Comience un período de prueba gratuito de 30 días sin condiciones!

Como resultado, se confirmó el derecho a deducir el impuesto soportado en una factura emitida por un contribuyente no registrado, pero el Ministerio presta mucha atención a la realidad de la transacción. Esto significa que el contribuyente siempre debe tener especial cuidado al seleccionar contratistas.

Resumiendo el análisis anterior y respondiendo a la pregunta planteada, cabe señalar que el derecho del contribuyente a la deducción del IVA no se ve afectado por el hecho de que al momento de emitir la factura, el contratista no estaba registrado como entidad IVA activa. El hecho de que el vendedor obtuviera la confirmación de la condición de IVA en una fecha posterior respalda adicionalmente esta tesis, ya que excluye el carácter ficticio del contribuyente, lo que a su vez lleva a la conclusión de que la transacción fue real.

Ejemplo 1.

En enero, el contribuyente compró bienes de un nuevo contratista. Los bienes, junto con la factura, le fueron entregados en el mismo mes y el contribuyente los utilizó para realizar actividades imponibles. No fue hasta marzo que el vendedor obtuvo la condición de contribuyente de IVA activo registrado. Sin embargo, esta circunstancia no afecta al derecho del contribuyente a la deducción del impuesto soportado, ya que se cumplen todas las condiciones materiales que dan derecho a la deducción del IVA.