Los ingresos de la empresa en declive sobre la base de PIT

Impuesto De Servicio

Una nueva institución que opera bajo la ley polaca es una empresa heredada. Su finalidad es solucionar los problemas relacionados con el estado de la empresa en caso de fallecimiento de la persona que la dirige. Junto con la introducción de regulaciones sobre la empresa de sucesiones, el legislador enmendó muchas leyes tributarias. ¡Compruebe los ingresos de la empresa en declive sobre la base de PIT!

Una empresa heredada en el sentido de la Ley PIT

Nuestras consideraciones deberían comenzar explicando qué es realmente una empresa heredada. Como se desprende del contenido del art. 5a punto 43 de la Ley PIT, la empresa heredada utilizada en esta ley significa una empresa heredada en el sentido de la Ley de gestión de sucesiones. En consecuencia, se hace necesario referirse a la regulación de esta ley. En arte. 2 cláusula 1 de la Ley de gestión de sucesiones, la herencia empresarial comprende los activos intangibles y tangibles destinados a la actividad económica del empresario, que constituyen propiedad del empresario en el momento de su fallecimiento. En cuanto a la definición de empresa heredada, la Ley PIT se refiere directamente a la Ley de gestión de sucesiones.

Los ingresos de la empresa en declive - impuestos PIT

En el contexto del problema analizado, cabe señalar que de conformidad con el art. 1a párrafo 2 de la Ley PIT, una empresa heredada, que es una unidad organizativa sin personalidad jurídica, es contribuyente por los ingresos generados en el período desde la apertura de la herencia hasta la fecha de vencimiento:

  1. tablero de sucesión
  2. el derecho a nombrar un administrador de la sucesión, si no se ha establecido el consejo de administración de la sucesión y la notificación a que se refiere el art. 12 seg. 1c de la Ley de principios de registro e identificación de contribuyentes y contribuyentes.

Por tanto, la disposición anterior indica que el empresario heredado es una unidad organizativa que es contribuyente del PIT dentro de un período de tiempo estrictamente definido. El acto menciona dos posibles casos.

En primer lugar, se trata de un contribuyente desde la fecha del fallecimiento del empresario hasta la fecha de expiración del sucesivo consejo de administración. Según el art. 59 y art. 60 de la Ley de gestión de sucesiones, expira a los 2 años desde la fecha de fallecimiento del empresario. En casos justificados, el tribunal puede ampliar la duración del consejo de administración a cinco años.

En segundo lugar, un contribuyente también es una empresa heredada desde la fecha de la muerte del empresario hasta la expiración del derecho a nombrar un administrador de sucesiones. Como leemos en el art. 12 seg. 10 de la Ley del consejo de administración de sucesiones, el derecho a nombrar un administrador de sucesiones expirará dos meses después de la muerte del empresario. A la luz del art. 12 seg. 1c anterior. de la Ley, en caso de que no se haya establecido la gestión de la sucesión, la empresa heredera podrá, hasta la expiración del derecho a nombrar un administrador de sucesiones, proporcionar el número de identificación fiscal (NIP) del empresario, si el heredero continúa dirigiendo el empresa a nombre del empresario y dentro de los dos meses siguientes a la fecha de la muerte del empresario, notificará al jefe de la oficina de impuestos sobre la continuación de la gestión de esta empresa.

En consecuencia, el segundo asunto se refiere a una situación en la que no se nombró al sucesor administrador. A pesar de ello, una empresa heredada constituida después de la muerte puede convertirse en contribuyente PIT si el heredero continúa la actividad del fallecido y notifica debidamente al jefe de la oficina tributaria al respecto. La Ley PIT distingue dos casos en los que una empresa heredada puede convertirse en contribuyente de este impuesto. La distinción se hace en el contexto de las circunstancias en las que se nombra o no al administrador sucesivo. En ambos casos, la vida útil de la empresa en el legado es limitada. Agreguemos también que la Ley PIT también se aplica a la categoría de empresario fallecido que también es socio de una sociedad civil. Como se desprende del art. 1a párrafo 3 de la Ley PIT en caso de fallecimiento de una persona física que sea socio de una sociedad civil, si se ha constituido un consejo de administración de sucesiones, el contribuyente por participación en esta sociedad en el período desde la apertura de la herencia hasta La expiración del consejo de administración de la sucesión es la empresa heredada, que a los efectos de la ley se trata como un socio en una sociedad civil.

¡Comience un período de prueba gratuito de 30 días sin condiciones!

Los ingresos y costos de la empresa están en declive

Los componentes elementales de la liquidación del impuesto sobre la renta son los ingresos y los costos fiscales. La cuestión de lograrlos y soportarlos se ha descrito específicamente en la Ley PIT. De acuerdo con la redacción del art. 7a arribade la Ley, la herencia de la empresa se considera un ingreso de la fuente a que se refiere el art. 10 seg. 1 punto 3, es decir, para los ingresos de la actividad económica no agrícola. Los ingresos de la empresa en declive son todos los ingresos relacionados con la actividad realizada por esta empresa, incluso en forma de sociedad civil. Los ingresos también incluyen los ingresos por la enajenación de activos que son parte de una empresa heredada para su consideración, independientemente de cuándo fueron adquiridos por el empresario fallecido. La empresa heredada podrá incluir como costos deducibles de impuestos los costos incurridos por el empresario fallecido relacionados con su actividad empresarial, los cuales, según la Ley, serían deducidos en los períodos de reporte posteriores al fallecimiento del empresario.

La oficina tributaria competente para la tributación con herencia del impuesto sobre la renta de la empresa es la oficina tributaria a través de la cual realiza sus funciones el jefe de la oficina tributaria competente en materia tributaria con el impuesto sobre la renta del empresario fallecido. Vale la pena prestar atención a la obligación de registro. Pues bien, la empresa de la finca elabora una lista de los activos de la empresa en la finca el día de la apertura de la finca. La lista contiene al menos los siguientes datos: número ordinal, identificación (nombre) del activo, fecha de adquisición del activo por parte del empresario fallecido, el monto de los gastos incurridos por el empresario fallecido por la adquisición de este activo y el monto de los gastos incurridos para su adquisición incluidos en los costos deducibles de impuestos, como también el valor inicial, el método de depreciación y la suma de los cargos por depreciación. Además, enfaticemos que el establecimiento de una empresa heredada no se trata como iniciar un negocio, y la terminación de un negocio equivale a la liquidación:

  1. tablero de sucesión,
  2. el derecho a nombrar un administrador de la sucesión en caso de que no se haya constituido el consejo de administración de la sucesión y la notificación a que se refiere el art. 12 seg. 1c de la Ley de principios de registro e identificación de contribuyentes y contribuyentes.

Como resultado de las disposiciones anteriores, la herencia de la empresa es tratada como un contribuyente de pleno derecho, obligado a determinar los ingresos de la actividad empresarial y reconocer los costos de su actividad. Además, la empresa, sobre la base de una continuación, adopta los principios vigentes de depreciación de los activos fijos que funcionan en la empresa del contribuyente fallecido. Los ingresos de la empresa en declive constituyen ingresos de actividades económicas no agrícolas. Dicho contribuyente determina los ingresos y los costos fiscales de acuerdo con principios generales. Sin embargo, es posible tener en cuenta los costos incurridos previamente por el empresario fallecido.

Obligación de llevar libros de impuestos

Un elemento inherente a la liquidación del impuesto sobre la renta es la contabilidad fiscal. Dado que la empresa heredada es un contribuyente PIT, también a este respecto es necesario registrar adecuadamente todos los eventos económicos.

En arte. 24a párrafo. 1 de la Ley PIT, se concluyó que las empresas de herencia, las sociedades civiles de personas naturales, las sociedades civiles de personas naturales y las empresas de herencias, las sociedades colectivas de personas físicas y las sociedades que realicen una actividad económica, están obligadas a llevar un libro tributario de ingresos y gastos, o libros contables, de acuerdo con regulaciones separadas, de una manera que asegure la determinación de la utilidad (pérdida), la base imponible y el monto del impuesto adeudado para el año tributario, incluido el período sobre el que se informa, así como teniendo en cuenta en los registros de activos fijos e intangibles la información necesaria para calcular el monto de la depreciación de acuerdo con lo establecido en el art. 22a-22o.

Sin embargo, según el art. 24a párrafo. 1c de la ley, la herencia de la empresa se requiere en el libro llevado o en los libros de cuentas a que se refiere el párr. 1.Registrar los hechos económicos ocurridos desde la apertura del declive hasta la fecha de la notificación a que se refiere el artículo 2. 12 seg. 1c de la Ley de principios de registro e identificación de contribuyentes y contribuyentes, y si no se ha realizado la notificación, hasta el día de constitución de la gestión sucesoria.

A la luz del art. 24a párrafo. 1d de la Ley PIT, en el caso de que el empresario fallecido lleve registros de los activos fijos e intangibles, a que se refiere el art. 22n, la empresa en declive sigue manteniendo estos registros. La empresa heredada está obligada a llevar un libro fiscal de ingresos y gastos o libros contables. Además, realiza los asientos correspondientes en el registro de activos fijos e intangibles. Una empresa heredada es una categoría completamente nueva y separada de contribuyentes PIT. Dicho contribuyente reconoce los ingresos y los costos fiscales resultantes como resultado de actividades comerciales no agrícolas. La empresa heredada también está sujeta a obligaciones de documentación en el ámbito del libro mayor de ingresos y gastos fiscales, así como de los registros.