¿Entrega de tarjetas de combustible con un servicio financiero?

Impuesto De Servicio

La actividad del transporte es una rama de nuestra economía en rápido crecimiento. Los empresarios del transporte nacional operan todas las rutas de la Unión Europea. Estas empresas se especializan en el transporte fuera del país (el llamado transporte internacional). Para comprar combustible de manera más eficiente, los contribuyentes suelen utilizar tarjetas de combustible. ¿Cómo se debe clasificar la transferencia de tarjetas de combustible en función de la fiscalidad? ¡Nosotros contestamos!

¿Qué está sujeto al IVA?

De entrada conviene recordar qué está sujeto al impuesto sobre bienes y servicios. De conformidad con lo dispuesto en el art. 5 seg. 1 punto 1 de la Ley del impuesto sobre bienes y servicios, están sujetos a tributación con el impuesto sobre bienes y servicios: el suministro de bienes contra pago y la prestación de servicios dentro del territorio del país contra pago.

De conformidad con el art. 2 punto 6 de la Ley del IVA, los bienes se entienden como cosas y sus partes, así como todas las formas de energía.

Mediante la entrega de la mercancía a que se refiere el art. 5 seg. 1 punto 1 se entiende como la cesión del derecho a disponer de la mercancía como propietario (ver artículo 7 (1) de la Ley del IVA).

De conformidad con el art. 8 seg. 1 de la Ley del IVA mediante la prestación de los servicios a que se refiere el art. 5 seg. 1 punto 1 se entenderá como cualquier servicio prestado a una persona física, persona jurídica o unidad organizativa sin personalidad jurídica, que no constituya un suministro de bienes en el sentido del art. 7.

Por lo tanto, cada actividad que constituye una entrega de bienes, en el sentido del art. 7 de la Ley o la prestación de servicios según se define en el art. 8 de la Ley está sujeta al IVA, pues para que una determinada actividad esté sujeta a este impuesto, debe ser realizada por una entidad que, por su desempeño, sea contribuyente del impuesto al valor agregado.

Entrega de tarjetas de combustible

La clasificación de ciertas transacciones como actividades de entrega de bienes depende de estados reales específicos. Esta regla también se aplica a las transacciones con tarjetas de combustible. Esto significa que para efectos del IVA, las transacciones no pueden ser tratadas de la misma manera, muchas veces el único elemento común es que las entidades que participan en las actividades de compra utilizan liquidaciones con tarjeta de combustible. Por tanto, para determinar la situación fiscal de una determinada actividad, es necesario analizar las disposiciones relevantes entre las partes en cada momento.

Recordemos que cuando varias entidades entregan la misma mercadería de tal manera que la primera de ellas entrega la mercadería directamente al último comprador, se considera que la mercadería fue entregada por cada una de las entidades que participan en estas actividades (ver Art. apartado 8 de la Ley del IVA). Refiriéndose a la posibilidad de clasificar las transacciones con tarjetas de combustible como transacciones en cadena (suministros) a que se refiere el art. 7 seg. 8 de la Ley, cabe destacar que la condición necesaria para la existencia del reglamento comentado es que las mercancías sean despachadas por la primera entidad a la última entidad del pedido, y los intermediarios no tomen posesión del objeto de entrega en todos. Por tanto, dicho artículo se sustenta en una estructura basada en una ficción jurídica, según la cual, a efectos del IVA, se asume que la entrega de bienes la realiza cada entidad que participa en una transacción en cadena, aunque los bienes sean despachados. sólo una vez. En el contexto de lo anterior, es importante reconocer que el derecho a disponer de la propiedad como propietario se transfiere a cada una de las entidades que participan en dicha transacción. Esto significa, de hecho, la transferencia del control práctico sobre la cosa y la posibilidad de usarla, y establecer las condiciones para tal uso. Por lo tanto, si el corredor tiene derecho a determinar el precio de los bienes, las condiciones de su compra, pero también, por ejemplo, tiene la obligación de reclamar en relación, por ejemplo, con bienes defectuosos, se debe considerar que dicha entidad ha el derecho a disponer realmente de la cosa como propietario.

Sentencia del TJUE C-235/18 - revolución en tarjetas de combustible

La sentencia anterior puede resultar revolucionaria cuando se trata de gravar las tarjetas de combustible. Recordemos brevemente de qué se trataba. En el presente caso, el litigio se refería a una empresa de transporte de automóviles. La sede de la empresa estaba en Austria. La empresa antes mencionada transportó a través de filiales, incluida una empresa de Polonia. La empresa austriaca suministra a sus filiales tarjetas de combustible (para repostar vehículos). En este caso, todas las transacciones las realiza la empresa matriz, que recibe las facturas de los proveedores por la compra de combustible junto con el IVA. La entidad de Austria vuelve a facturar el combustible a la filial al final de cada mes y le cobra el 2%. tarifa. En este caso, el Tribunal determinó que la empresa matriz no tenía combustible como propietario. Recordemos que disponer del combustible como propietario es una condición para reconocer una transacción como suministro de bienes. Las subsidiarias los compran directamente a los vendedores y ellos realmente deciden los detalles de las compras (por ejemplo, eligen la estación). Esto significa que, en este caso, la empresa matriz no compra el combustible y, por lo tanto, no puede revenderlo. La provisión de tarjetas es la provisión de servicios por los cuales la empresa cobra una tarifa del 2%. El tribunal determinó que en este caso se trata de un servicio financiero.

¡Comience un período de prueba gratuito de 30 días sin condiciones!

Liquidación de tarjetas de combustible - ejemplos

Usaremos algunos ejemplos para comprender el problema. Deberían solucionar algunos problemas relacionados con la facturación de las tarjetas de combustible. No obstante, conviene recordar analizar detenidamente las condiciones a la hora de repostar, ya que las disposiciones allí contenidas pueden ser determinantes para la fiscalidad de las transacciones.

Ejemplo 1.

La empresa intermediaria emite tarjetas de combustible. No es dueño de la estación. El combustible se compra en las estaciones de servicio de la entidad que suscribió el contrato con el emisor. Al final del mes, el vendedor de combustible emite una factura al corredor. El corredor, por otro lado, vuelve a facturar el combustible a los destinatarios finales (es decir, los usuarios de la tarjeta). Cobra una tarifa del 2,5%.

En este caso, como en la sentencia anterior, el corredor no es el propietario del combustible. La empresa no fue propietaria del combustible en ningún momento. Por tanto, la actividad anterior debe considerarse un servicio financiero.

Ejemplo 2.

El contribuyente polaco utiliza el programa de fidelización de una de las empresas de combustible nacionales. El programa anterior consiste en recibir combustible en las gasolineras de la empresa con un 5% de descuento. Al final de cada mes, el emisor de la tarjeta, que también es proveedor de combustible, emite una factura al contribuyente con el 23% de IVA.

En este caso, sin duda se trata de vender combustible. La preocupación por vender combustible es su dueño.

Ejemplo 3.

Un corredor que no se preocupa por el combustible ha emitido tarjetas de combustible. El contrato especifica restricciones sobre el lugar de repostaje y la cantidad de combustible. Además, el contribuyente que utilizará la tarjeta de combustible recibirá un descuento de combustible.

El contrato muestra que el corredor tiene influencia en la gestión del combustible. Determina el lugar de repostaje, la cantidad de combustible y el período de facturación. Así, en este caso es la venta de combustible.

Teniendo en cuenta la anterior sentencia del TJUE y los ejemplos presentados, conviene reconocer que en muchos casos no se trata de un suministro de bienes, sino de un servicio financiero. Por regla general, los servicios financieros están exentos del IVA. Por lo tanto, al repostar con una tarjeta de combustible, debemos verificar cuidadosamente los términos del contrato. Si no les queda claro que el emisor de la tarjeta tiene derecho a deshacerse del combustible, será un servicio, no una entrega de bienes.