Transferencia de bienes comerciales entre empresas de cónyuges - reconocimiento en KPIR

Impuesto De Servicio

Los cónyuges que permanezcan en propiedad conjunta pueden realizar empresas unipersonales por separado. En consecuencia, puede haber una transferencia de bienes comerciales entre las empresas de los cónyuges. Debido a que este tipo de operaciones se realizan con mucha frecuencia, conviene considerar las consecuencias fiscales de este tipo de transferencias. ¡De esto es de lo que trataremos en este artículo!

Calificación legal de la transferencia de bienes entre cónyuges

Sin embargo, antes de pasar a cuestiones fiscales, es necesario explicar cómo se califica el acto mismo de entregar la mercancía. De conformidad con el art. 31 § 1 del Código de Familia y Tutela, la propiedad conjunta (propiedad conjunta estatutaria) entre los cónyuges se establece en virtud de la ley al contraer matrimonio. Cubre los bienes adquiridos durante su vigencia por ambos cónyuges o por uno de ellos (propiedad conjunta).

Los artículos de propiedad no cubiertos por la comunidad legal pertenecen a la propiedad personal de cada cónyuge. Además, como se establece en el art. 36 § 3 de la KRO, el cónyuge administra la propiedad para que el cónyuge ejerza su profesión o actividad lucrativa por su cuenta.

Como consecuencia, todos los activos adquiridos durante el matrimonio (incluidos los bienes comerciales adquiridos con fines comerciales) son de propiedad conjunta. Esto significa que los cónyuges tienen el mismo derecho a dicho componente en su totalidad. Esto se debe a que la copropiedad conyugal no es accionista. El resultado es que en el caso de una transferencia de bienes comerciales de la empresa de un cónyuge a la empresa del otro, no hay cambio de propiedad de estos bienes. Por tanto, contrariamente a la opinión popular, no estamos ante una donación en este caso. La transferencia de bienes entre las empresas de los cónyuges que permanecen en propiedad conjunta no afecta las cuestiones de propiedad. Los bienes siguen siendo propiedad conjunta de ambos cónyuges.

Transferencia de bienes comerciales entre cónyuges: consecuencias fiscales

La transferencia de bienes no constituye una transacción legal y no hay cambio de propietario, por lo que ninguna de las partes de dicha transacción obtiene ninguna ganancia nueva. También es imposible hablar de la aparición de ingresos por parte del cónyuge que recibe los bienes. Como resultado, el mismo acto de transferir bienes es en este caso neutral desde el punto de vista fiscal en el ámbito del impuesto sobre la renta de las personas físicas. Vale la pena agregar que la transferencia de bienes entre empresas debe realizarse en forma de protocolo. El acto de transferir bienes comerciales entre las empresas de los cónyuges es indiferente al impuesto PIT. El valor de esta transacción no debe incluirse en la declaración de impuestos. Sin embargo, existe un problema con la correcta liquidación de los gastos de compra de bienes comerciales. El cónyuge que transfiere estos bienes, al momento de su compra a los efectos de la actividad empresarial realizada, reconoce su valor como costo deducible de impuestos. Como se sabe, para que un gasto determinado se clasifique como costo tributario, debe tener una relación de causa y efecto con el ingreso o fuente de ingresos y ser incurrido para obtener ingresos, preservar o asegurar la fuente. de ingresos. Por otro lado, cuando los bienes se transfieren al otro cónyuge, los bienes comprados ya no contribuirán al negocio del cónyuge que transfiere.

En este caso, de acuerdo a la posición de las autoridades tributarias, los gastos incurridos por la compra de bienes comerciales que serán transferidos entre los cónyuges serán deducibles de impuestos para el cónyuge que reciba los bienes comerciales.

El Director de Información Tributaria Nacional adopta una posición similar en la interpretación del 29 de agosto de 2017:

"El esposo del solicitante, a fines de 2017, tiene la intención de transferir al solicitante sin cargo la empresa completa que dirige (en el sentido del artículo 551 de la Ley del Código Civil), es decir, con equipo, activos fijos, cuentas por cobrar, pasivos, bienes comerciales, para luego liquidar su negocio económico. La transferencia de la empresa se llevará a cabo sobre la base de un protocolo de transferencia preparado firmado por ambos cónyuges.

Teniendo en cuenta la información presentada en la solicitud, se debe considerar que los gastos incurridos por la compra de bienes comerciales, que la solicitante haya trasladado de las actividades realizadas por su esposo, constituirán el costo de obtener ingresos en la actividad empresarial de la solicitante. ”.

Cabe destacar que ninguna disposición de la ley prohíbe la gestión y, en consecuencia, los ingresos por la venta de bienes comerciales que debe lograr el otro cónyuge. Esto significa que un gasto en la adquisición de bienes por parte de uno de los cónyuges puede constituir un gasto fiscal en las actividades del otro cónyuge. Los gastos de compra de bienes comerciales por parte del cónyuge que transfiere pueden ser deducibles para el negocio del cónyuge receptor. Sin embargo, no debemos olvidar que el gasto anterior ya estaba reconocido como gasto en el negocio del primer cónyuge en el momento de la compra. Tal situación da como resultado el hecho de que el mismo gasto se clasificaría dos veces como gasto fiscal, tanto en la actividad comercial del cónyuge que transfiere los bienes como en la actividad del cónyuge receptor, que, sin embargo, es ilegal.

¡Comience un período de prueba gratuito de 30 días sin condiciones!

Como resultado, en la fecha de transferencia de los bienes comerciales, el cónyuge que transfiere está obligado a cancelar su valor del libro de ingresos y gastos fiscales. Las correcciones deben hacerse en la columna 10 del libro de impuestos de ingresos y gastos con un signo (-) o en rojo (de acuerdo con las disposiciones del § 12 sección 2 punto 2 del Código Fiscal de Polonia).

Como confirmación, la redacción de la interpretación del Director de la Cámara Tributaria de Katowice del 26 de agosto de 2015, en la que indicó:

Por otro lado, los gastos incurridos por la compra de bienes comerciales, que anteriormente se clasificaban como costos deducibles de impuestos de la actividad económica realizada por el solicitante (que efectivamente se reconocen como costos deducibles de impuestos al momento de obtener ingresos por su venta) Cuando sean transferidos gratuitamente a la esposa, perderán con el solicitante, la característica de incurrir en ellos para lograr, mantener o asegurar la fuente de ingresos a que se refiere el art. 22 seg. 1 arriba la Ley. Por lo tanto, la transferencia de bienes comerciales a la esposa del solicitante dará lugar a que los gastos incurridos para su compra se deduzcan de estos costos. ' El cónyuge que entrega los bienes comerciales debe realizar un ajuste en el valor de los bienes comerciales en la fecha de entrega. Ejemplo 1.

Un cónyuge que dirigía una empresa compró bienes comerciales por valor de 20.000 PLN. Pasados ​​unos meses, traspasó todos los bienes a la propiedad de la empresa de su esposa mediante un protocolo. La esposa, en la fecha de recepción de los bienes comerciales, debe incluir su valor en la columna 10 del libro mayor de ingresos y gastos tributarios, y si no se venden en el inventario físico al final del año. En la entrega, el esposo cancela los bienes comerciales ingresando el valor en rojo o con un signo menos en la columna 10 del libro mayor de ingresos y gastos de impuestos.

La mera transferencia de bienes comerciales es una actividad neutral en virtud de la Ley PIT. Sin embargo, esto no significa que no surjan consecuencias fiscales. Es necesario liquidar correctamente los gastos para la compra de bienes comerciales haciendo las entradas correspondientes en el KPIR, tanto en el cónyuge que transfiere como en el cónyuge que recibe los bienes comerciales.