Tributación de una fianza de licitación: ¿cuándo debe hacerse?

Impuesto De Servicio

Los pedidos realizados a través de una licitación son una práctica comercial cada vez más común. En el caso de venta por licitación, un depósito de garantía es una garantía común. La necesidad de su pago hace que solo participen en la licitación los empresarios que estén realmente interesados ​​en él. El organizador, por su parte, protege su interés en caso de que el ganador del concurso cambie de opinión. ¿Son obligatorios los impuestos sobre las fianzas de licitación?

Pago de un servicio o bienes e IVA

Al analizar el art. 5 (1) (1) de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, cabe señalar que para reconocer que una entrega de bienes o servicios está sujeta al IVA, una condición absoluta es el pago por una determinada actividad. Pago significa la realización de actividades (suministro de bienes y prestación de servicios) a cambio de una remuneración. En términos coloquiales, la remuneración es el pago por el trabajo, el pago, así como la compensación, la recompensa. Por otro lado, pagado es aquel que requiere pago, reembolso, pago.

El análisis anterior lleva a la conclusión de que una característica esencial de la remuneración es la existencia de una relación directa entre el suministro de bienes o servicios y el pago recibido. Por lo tanto, una actividad está sujeta a impuestos solo si se realizó a título oneroso. Se puede considerar como tal cuando existe un beneficio directo y claramente personalizado por parte del proveedor del bien o servicio.

Otro factor que determina si se trata de una remuneración es determinar si dicha remuneración se debió a un beneficio determinado. Teniendo en cuenta lo anterior, una actividad imponible surge solo en relación con la existencia de una relación jurídica especificada por el contrato entre las partes. Por tanto, debe existir una relación directa y necesaria entre las actividades realizadas y el monto de la retribución percibida, en base a las relaciones de derecho civil entre las entidades, y al mismo tiempo la retribución podrá expresarse en dinero.

En resumen, una actividad sólo está sujeta a impuestos cuando se realiza en virtud de un contrato de obligación y una de las partes de la transacción puede ser considerada como beneficiaria directa de esta actividad. Al mismo tiempo, la relación entre el pago recibido y el beneficio para el pagador debe ser lo suficientemente directa y clara para poder decir que el pago se realiza a cambio de este servicio.

Por tanto, el concepto de pago por la entrega de bienes o pago por la prestación de servicios debe entenderse como el derecho de la entidad que entrega los bienes o presta el servicio a demanda del comprador de los bienes, destinatario del servicio o de un tercero. pago por parte de un precio o equivalente (por ejemplo, en forma de contraprestación).

Como consecuencia de lo anterior, conviene precisar que sólo el servicio para el que existe un consumidor, es decir, el destinatario del beneficio que obtiene al menos un beneficio potencial, estará sujeto a tributación con el impuesto sobre bienes y servicios. Mientras no exista una entidad que derive o deba derivar beneficios financieros específicos relacionados con un servicio dado, el servicio no será una actividad sujeta al impuesto sobre bienes y servicios.

Bono de oferta: no es un pago por adelantado

Según el art. 704 § 1 del Código Civil, puede estipularse en las condiciones de la subasta o de la licitación que la persona que participa en la subasta o licitación debe, bajo pena de no admitirlos, pagar al organizador una cantidad determinada o establecer una garantía adecuada para su pago (depósito). Por tanto, el depósito no constituye el pago de los bienes o servicios en el momento del pago. Los participantes abonan la garantía de la oferta al organizador, quien la conserva hasta que se resuelva la licitación.

Ejemplo 1.

La comuna tiene la intención de vender terrenos no urbanizados. La parcela anterior se venderá en forma de licitación oral abierta. Los licitadores deben proporcionar una garantía de licitación del 10%. Será conservado por el organizador hasta la licitación.

Por tanto, no se trata aquí de un anticipo. El depósito pagado no lo constituye.

Obligación fiscal sobre anticipos

De conformidad con lo dispuesto en el art. 19a párrafo. 8 de la Ley del IVA, la adopción de prácticamente todos los pagos antes de realizar una operación gravada en el comercio nacional, salvo en los casos expresamente indicados en la Ley, independientemente de su tamaño, da lugar a una obligación tributaria. No cabe duda de que debe existir un vínculo directo entre la recepción por parte del contribuyente de dicho crédito y la actividad imponible (suministro de bienes o prestación de un servicio). Parte de las cuentas a cobrar debe constituir una retribución relacionada con el desempeño de la actividad por la que se adeuda. En otro caso, la propia transferencia de dinero, que no está relacionada con la futura actividad imponible sobre la que se realiza el pago, permanece neutral en términos de IVA (no constituye un anticipo, anticipo, cuota, etc. imponible).

Ejemplo 2.

El contribuyente decidió vender la parcela mediante oferta. El empresario que presente la oferta más alta deberá realizar un anticipo para la venta futura dentro de los siete días.

En este caso, la obligación tributaria en IVA surgirá cuando el pago sea realizado por el contribuyente.

¡Comience un período de prueba gratuito de 30 días sin condiciones!

Fianza de oferta retenida por el precio

El empresario que gane la licitación no será devuelto en el caso de una fianza de licitación.

Ejemplo 3.

La comuna tiene la intención de vender terrenos no urbanizados. La parcela se venderá en forma de licitación oral ilimitada. Sus participantes deben aportar un depósito del 10%. La garantía de licitación pagada en dinero por el participante ganador de la licitación está incluida en el precio de compra de la propiedad. Al unirse a la licitación, los participantes acuerdan que si ganan, la garantía de la oferta se contará para el precio. En este caso, ¿la garantía de la oferta se convierte en un anticipo?

Como puede verse en el ejemplo anterior, se ingresa un depósito en efectivo del comprador aceptado contra el precio de compra, al cual el comprador seleccionado está de acuerdo antes de presentar la licitación. En tal situación, indudablemente, cuando se abona el depósito, se paga parte del precio de entrega de la mercancía objeto de la licitación. Como resultado de incluir la garantía de la oferta contra el precio de compra, no pierde sus funciones existentes, al igual que un anticipo o un anticipo. Debe tenerse en cuenta que la función de aseguramiento de la fianza de licitación se reguló en la forma del depósito especificado en el art. 394 del Código Civil. Se expresa en el hecho de que si el participante ganador evade la celebración del contrato, el organizador podrá retener la suma cobrada como garantía o reclamar la satisfacción del sujeto de la garantía por el pago de la garantía.

Así, la elección del comprador en la licitación constituye una definición inequívoca de la entrega de la mercancía en términos de sujeto y objeto. En una situación en la que vaya acompañado del abono del depósito hacia el precio de compra, significa el pago de parte del precio antes de la entrega de la mercancía o la prestación del servicio, que de conformidad con el art. 19a párrafo. 8 de la Ley del IVA da lugar a una obligación fiscal al respecto (ver resolución fiscal individual de 28 de mayo de 2019, número 0111-KDIB3-1.4012.188.2019.1.KO).

Lo anterior también se confirma en la sentencia del Tribunal Supremo Administrativo de 20 de marzo de 2012, expediente ref. IFSK 834/11, que dictaminó que "Si, por lo tanto, el pliego de condiciones estipula que la garantía de licitación del adjudicatario se ingresa contra el precio de compra, que el contratista seleccionado acepta al ingresar a la licitación, entonces indudablemente en este punto, el Se abona el pago de una parte del precio de entrega de la mercancía objeto de licitación. Como resultado de incluir la fianza de oferta en el precio de compra, no pierde sus funciones existentes, al igual que un anticipo o un anticipo ”.

En resumen, por el depósito pagado en el marco de la licitación para la venta de terrenos no urbanizados, la obligación tributaria surge con la adjudicación de la licitación y el abono de la fianza de licitación al precio de conformidad con el art. 19a párrafo. 8 de la Ley del IVA.