Tarifa de extensión de garantía y costos deducibles de impuestos

Impuesto De Servicio

Cuando se adquieren activos en régimen de arrendamiento operativo, a menudo surge la pregunta: ¿se puede incluir la tarifa de extensión de la garantía en los costos deducibles de impuestos? Para dar una respuesta, es necesario tener en cuenta el uso previsto de este activo fijo, es decir, si se utilizará exclusivamente para fines corporativos. El momento del pago de esta tarifa también es importante a la hora de considerarlo.

Costos deducibles de impuestos en la ley

De acuerdo con la Ley del impuesto sobre la renta de las personas físicas (artículo 22 (1)), los costos deducibles de impuestos son gastos incurridos para obtener ingresos o para asegurar o preservar su fuente. Gastos enumerados en el art. 23 del citado acto jurídico. Cuando finaliza el arrendamiento y el empresario compra un activo para ingresarlo en el registro de activos fijos de la empresa, entonces puede ingresar los gastos relacionados en costos deducibles de impuestos. La tarifa de extensión de la garantía es un gasto de este tipo. Está claramente relacionado con los ingresos generados y, además, no está incluido en el catálogo de exclusión legal. Es una cuestión obvia: surgen dudas al contabilizar tal gasto, que depende del momento en que se incurra.

Tasa por la ampliación de la garantía en costes deducibles de impuestos

Dado que la tarifa de extensión de la garantía no es un gasto directamente relacionado con la transacción de compra, no afectará el valor inicial del activo. Por tanto, la ampliación de la garantía debe considerarse como un coste indirecto contabilizado como otros gastos. Sin embargo, dado que en la mayoría de los casos se trata de un período superior al ejercicio fiscal, conviene recordar la posible necesidad de liquidarlo en proporción al período para el que se celebró el acuerdo de prórroga. No obstante, solo estarán obligados a hacerlo aquellos contribuyentes que liquiden costes en el KPiR mediante el método de devengo.