Amortizaciones como gastos e ingresos por impuestos

Sitio Web

La generación de pérdidas por deterioro es consecuencia del principio de prudencia y de una imagen justa y fiel expresada en la ley de balance. La creación de castigos por revalorización de acuerdo con la ley de balance tiene implicaciones en la ley tributaria; bajo ciertas condiciones, el castigo puede constituir un gasto o ingreso tributario. Presentamos las amortizaciones como gasto e ingreso por impuestos.

Cancelación de cuentas por cobrar

De conformidad con el art. 35b de la Ley de Contabilidad, el valor de las cuentas por cobrar se actualiza teniendo en cuenta el grado de probabilidad de su pago mediante la realización de un saneamiento. El catálogo de situaciones para las que el legislador ordena crear una rebaja incluye:

  • cuentas por cobrar de deudores en liquidación o quiebra y en relación con los cuales se han abierto procedimientos de reestructuración o se ha presentado una solicitud de aprobación de un acuerdo en los procedimientos de aprobación de un acuerdo, hasta el monto de las cuentas por cobrar no cubiertas por una garantía u otra garantía de cuentas por cobrar, reportada al liquidador o al juez-comisionado en procesos concursales o reclamaciones incluidas en la lista de reclamaciones en procesos de reestructuración;
  • deudas de los deudores en caso de desestimación de la solicitud de quiebra, si los activos del deudor son insuficientes o solo suficientes para cubrir los costos del procedimiento de quiebra, en el monto total de la deuda;
  • cuentas por cobrar cuestionadas por los deudores y con las que el deudor está en mora, y de acuerdo con la evaluación de la situación patrimonial y financiera del deudor, no es probable el reembolso del monto adeudado en el monto contractual, hasta el monto no cubierto por una garantía o otras garantías para las cuentas por cobrar;
  • cuentas por cobrar equivalentes a las cantidades que aumentan las cuentas por cobrar para las que se realizó previamente una amortización, en la cantidad de estas cantidades, hasta que se reciban o cancelen;
  • Cuentas por cobrar vencidas o no vencidas con un alto grado de probabilidad de incobrabilidad, en los casos justificados por el tipo de negocio o la estructura de los destinatarios, por el monto de una cancelación estimada de manera confiable, incluida la general, para deudas incobrables.

No se crea una amortización en relación con una cuenta por cobrar que haya vencido, haya sido reembolsada o haya sido reconocida como incobrable.

De conformidad con el art. 16 seg. 1 punto 26a de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, en adelante: PDOP, los castigos por revalorización no se consideran costos deducibles, sin embargo, los costos deducibles son castigos actualizando el valor de las cuentas por cobrar, especificadas en la Ley de Contabilidad, en la parte de la cuenta por cobrar previamente acreditada de conformidad con el art. 12 seg. 3 a los ingresos adeudados, y su irrecuperación se ha hecho probable de conformidad con la sec. 2a, punto 1. En resumen, solo las amortizaciones que cumplan conjuntamente las siguientes condiciones pueden constituir un coste fiscal:

  • la cuenta por cobrar se clasificó previamente como cuenta por cobrar,
  • la amortización de la revalorización se realizó con base en las premisas derivadas de la Ley de Contabilidad,
  • la irrecuperación de las cuentas por cobrar se hizo probable en la forma prevista en el art. 16 seg. 2a punto 1.

Si el reclamo no fue un ingreso de la actividad comercial, no puede ser un costo, incluso si se documenta la irrecuperación. Por tanto, el importe de los intereses devengados o las penalizaciones contractuales no será el coste fiscal, a pesar de que se haya creado un saneamiento para los mismos.

Haciendo plausible la irrecuperación

El contribuyente es responsable de hacer que la deuda sea irrecuperable. En sentencia de 15 de diciembre de 1999, I SA / Gd 2185/97, el Tribunal Supremo Administrativo resolvió:

“Hacer que la deuda sea irrecuperable es un medio sustitutivo de prueba, es decir, una medida que no es cierta, sino solo la probabilidad de hacer un enunciado sobre un hecho. Por lo tanto, no se trata de tomar pruebas que hagan que un hecho sea absolutamente cierto, sino de indicar circunstancias suficientes para estar convencidos de la probabilidad de un hecho ”.

Al mismo tiempo, cabe señalar la sentencia del Tribunal Supremo Administrativo, ref. II FSK 1163/09, que enfatizó que:

“Una condición necesaria para reconocer como deducibles los costos de los castigos que actualizan el valor de las cuentas por cobrar, cuya irrecuperación es probable, es la actualización del valor de las cuentas por cobrar de acuerdo con lo establecido en la Ley de Contabilidad. Por lo tanto, si (...) las cuentas por cobrar se contabilizaron por error como cuentas por cobrar incobrables y se trataron directamente como un costo fiscal, la declaración de que el valor contabilizado de esta manera no puede considerarse un costo deducible de impuestos de conformidad con el art. 16 seg. 1 punto 26a de la Ley de Contratación Pública es correcto. Dado que el valor de las cuentas por cobrar no se actualizó en absoluto, la disposición del punto 26a no se aplicó en absoluto ”.

Art. 16 seg. 2a punto 1 del PDOP especifica ejemplos de circunstancias que hacen probable que las cuentas por cobrar sean irrecuperables. En este catálogo, el legislador señaló las siguientes situaciones:

  1. el deudor falleció, fue dado de baja del Registro Central e Información de la Actividad Económica, fue puesto en liquidación o fue declarado en quiebra, o
  2. se inició un procedimiento de reestructuración o se presentó una solicitud de aprobación de un acuerdo en el procedimiento de aprobación de un acuerdo mencionado en la Ley de 15 de mayo de 2015 - Ley de Reestructuración, o se inició un procedimiento de liquidación en el sentido de las disposiciones sobre reestructuración financiera de empresas y bancos, o
  3. la reclamación ha sido confirmada por una decisión judicial legalmente válida y remitida a un procedimiento de ejecución, o
  4. la demanda es impugnada por el deudor en una acción judicial.

Importe neto o bruto

El costo de obtener ingresos es el valor neto de las cuentas por cobrar, el equivalente al monto del IVA no constituye una depreciación. El IVA adeudado incluido en las cuentas por cobrar no está sujeto, de acuerdo con el Art. 12 seg. 4 punto 9 de la PDOP, reconocidos como ingresos, por lo que no pueden ser reconocidos como costos deducibles de impuestos.

En la sentencia de 24 de febrero de 2016, II FSK 3875/13, el Tribunal Supremo Administrativo resolvió:

Inclusión en los costos deducibles de impuestos de conformidad con el art. 16 seg. 1 punto 25 lit. a u.p.d.o.p. las cuentas por cobrar incobrables, previamente contabilizadas como cuentas por cobrar, tienen lugar sin tener en cuenta el valor del impuesto sobre bienes y servicios”.

Castigos por revalorización: el momento de reconocer el castigo como costos

La amortización del valor de las cuentas por cobrar puede reconocerse como costos deducibles de impuestos en el año fiscal en el que la incobrabilidad de las cuentas por cobrar se haya comprobado suficientemente. Lo mismo es el cargo del Director de la Cámara Fiscal de Varsovia en la sentencia individual de 27 de marzo de 2012, nº IPPB3 / 423-22 / 12-2 / MS.

¡Comience un período de prueba gratuito de 30 días sin condiciones!

¿Quién puede incluir amortizaciones en los costos?

Debido a que la amortización se crea sobre la base de las disposiciones de la Ley de Contabilidad, afecta principalmente a los contribuyentes que llevan libros contables. Sin embargo, es posible incluir en la actividad empresarial las amortizaciones realizadas por los contribuyentes que llevan un libro fiscal de ingresos y gastos.

En la resolución individual del Director de la Cámara Fiscal de Bydgoszcz de 22 de marzo de 2012, No. ITPB1 / 415-21 / 12 / AD, se confirmó que:

"El art. 23 seg. 1 punto 21 de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, que indica la posibilidad de incluir castigos actualizando el valor de las cuentas por cobrar como costos deducibles de impuestos, se aplica a los contribuyentes que llevan libros comerciales en los términos especificados en la Ley de Contabilidad, así como a quienes Llevar un libro de impuestos de ingresos y gastos. No hay justificación para diferenciar la situación jurídica y fiscal de un contribuyente únicamente por el tipo de dispositivos contables que maneja. Las disposiciones de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, referidas a la Ley de Contabilidad, sólo especifican el catálogo de créditos sobre los que se pueden realizar saneamientos, que, cumplidas las demás condiciones, pueden constituir costes deducibles de impuestos ”.

Cancelación como ingresos fiscales

La disolución de la amortización del balance en la parte en la que el importe de la amortización era costes deducibles de impuestos da lugar a la necesidad de mostrar ingresos fiscales. De conformidad con el art. 12 seg. 1 punto 4e del PDOP, los ingresos incluyen el equivalente a castigos actualizando el valor de las cuentas por cobrar, previamente incluidas en los costos deducibles de impuestos, en caso de cesación de las causas por las cuales se realizaron dichos castigos.

Las situaciones que dan lugar a la necesidad de reconocer ingresos fiscales incluyen la liquidación del pasivo por parte del deudor. En la práctica económica, tal situación ocurre cuando el contratista ha cuestionado el monto del crédito y ha pagado el monto requerido en el curso de los procedimientos judiciales. Los ingresos se originarán cuando se efectúe el pago, ya que en ese momento el contribuyente está obligado a revertir la amortización de las cuentas por cobrar.

También es necesario reconocer los ingresos fiscales cuando una deuda se reconoce como incobrable, siempre que se haya realizado un cargo por deterioro antes y se haya reconocido como costos deducibles de impuestos.

Si el contribuyente ha incluido los castigos actualizando el valor de las cuentas por cobrar como costos tributarios, y la deuda ha sido amortizada o prescrita, también en esta parte se generarán ingresos por la actividad empresarial.