El derecho a recordatorios y el deber de las autoridades de tratar los asuntos sin demoras indebidas.

Servicio

Por regla general, los órganos de la administración pública están obligados a tratar los asuntos sin demoras indebidas. Este es un concepto difuso que le dice poco al cliente. Sin demoras indebidas, puede leerse como "inmediatamente", pero no tiene nada que ver con los períodos de seis meses para tratar algunos asuntos en la oficina. En muchos casos, las disposiciones detalladas de los actos administrativos establecen un límite de tiempo específico para llevar a cabo un procedimiento determinado, sin embargo, el legislador también ha encontrado la manera de hacerlo. En caso de no resolverse el asunto a tiempo, el organismo de la administración pública está obligado a notificar a las partes, indicando los motivos de la demora e indicando una nueva fecha para resolver el asunto. Afortunadamente, la persona en cuestión tiene derecho a que se le inste en cualquier caso cuando la autoridad se vuelve inactiva o prolongada.

La disposición del art. 12 del Código de Procedimiento Administrativo expresa el principio de rapidez y sencillez de actuación. Los órganos administrativos deben actuar de inmediato, tomando las medidas más asequibles y lógicas para resolver el asunto lo antes posible. Al mismo tiempo, las reglas antes mencionadas no pueden conducir a la violación de la ley y los intereses de las partes. Cada asunto administrativo debe ser examinado a fondo y en detalle, teniendo en cuenta no solo los intereses del interesado, sino también los intereses sociales y legítimos de los ciudadanos. Los órganos de la administración pública deben realizar, de oficio o previa solicitud, todas las actividades necesarias para esclarecer a fondo la situación real. Lo anterior lleva al hecho de que a veces es imposible cumplir con el plazo legal. En todos los demás casos, la parte tiene derecho a un recordatorio.

Plazos para resolver casos y concepto de "demora innecesaria"

El principio general de tratamiento de asuntos por las oficinas estatales está regulado en el art. 35 § 1 del Código de Procedimiento Administrativo. Según esta disposición, "los organismos de la administración pública están obligados a tratar los asuntos sin demoras indebidas". La resolución de un caso sin "demoras indebidas" afecta a los casos cuya situación fáctica y jurídica puede establecerse de forma fiable inmediatamente después del inicio del procedimiento sobre la base de las pruebas existentes. Esto incluye pruebas proporcionadas por una parte, hechos oficiales o comúnmente conocidos que no requieren prueba, y archivos recopilados por los tribunales en otros casos, por ejemplo, casos penales o fiscales penales.

Por lo tanto, la solución inmediata de asuntos no se refiere solo a asuntos simples. También incluye aquellas difíciles y complicadas, si no es necesario llevar a cabo un proceso probatorio, debido a que todas las pruebas son aportadas inmediatamente por la parte o son conocidas por el tribunal de oficio, por ejemplo, de los archivos de otro caso o sistemas oficiales. .

La naturaleza de los plazos para la tramitación de asuntos.

Se pueden encontrar términos precisos en el art. 35 § 2, 3 y 3a del Código de Procedimiento Administrativo. Son de naturaleza procesal, no sustantiva. Esto significa que su expiración no priva a la autoridad de su capacidad para continuar resolviendo el caso. El incumplimiento del plazo no afecta la validez y eficacia de la decisión. De ninguna manera existe un estatuto de limitaciones. Por supuesto, puede ocurrir durante los procedimientos administrativos, pero estará influenciado por las disposiciones relativas a los períodos de prescripción; por ejemplo, si la autoridad se demora en emitir una decisión que impone una multa, la infracción de la parte puede ser prescrita por ley. Entonces la decisión de la autoridad se volverá inútil. Los plazos para la resolución de los asuntos previstos en el art. 35 § 3 del Código de Procedimiento Administrativo son plazos máximos. Las autoridades no deben excederlos y solo en casos justificados pueden extenderlos. La prórroga en sí será efectiva si la autoridad informa a la parte en el proceso antes de que finalice el período original. El hecho de que las autoridades de la administración pública conserven su poder de decisión cuando se exceda el plazo no significa que la autoridad no sea responsable de la demora y del daño causado a la parte en tal caso. El incumplimiento del plazo por parte de la autoridad le da al interesado el derecho a instar, y luego también a presentar una denuncia contra la inactividad de la autoridad ante el tribunal.

¡Comience un período de prueba gratuito de 30 días sin condiciones!

¿Qué afecta la fecha de solución del asunto?

El plazo legal es una cosa, el momento de resolver el asunto en la práctica es otra cuestión. Cada caso es individual, por lo que cada uno se verá influido por diferentes circunstancias. Básicamente, sin embargo, podemos distinguir una serie de problemas universales de naturaleza jurídica y fáctica que afectan el momento de resolver un caso administrativo.

En términos generales, el plazo para resolver el asunto dependerá del grado de dificultad de un caso determinado. La necesidad de realizar un procedimiento explicativo también es de gran importancia. Además, si el caso es complejo, la parte no aporta las pruebas necesarias para esclarecerlo y la autoridad no tiene los conocimientos necesarios, se requiere la realización de pruebas. El proceso de determinación de la situación fáctica o jurídica, la necesidad de realizar numerosas gestiones para la obtención de pruebas, la recogida de datos dispersos en poder de diversos órganos de la administración pública o tribunales, también pueden tener un impacto significativo en el momento de resolver el caso.

La institución de la suspensión de la ejecución de los plazos tiene un impacto menos frecuente, pero también claramente negativo, en el tiempo de desarrollo de los procedimientos administrativos. Los plazos administrativos se suspenden en los siguientes casos:

  • suspensión del proceso;

  • iniciar la mediación;

  • retrasos causados ​​por culpa de la parte;

  • por razones que escapan al control de la autoridad.

Al mismo tiempo, conviene subrayar que en ningún caso el caso de un determinado cargo puede considerarse una circunstancia objetiva que "prolonga" el proceso administrativo. El Tribunal Supremo Administrativo en sentencia de 14 de julio de 2017 (expediente de referencia: II OSK 2525/16) señaló que "no se puede considerar que las razones relativas a un gran número de casos que deben ser examinados en el orden de recepción e insuficientes La dotación de personal puede reconocerse por razones que escapan al control de la autoridad. Las causas independientes de la autoridad son aquellas que son externas a la autoridad independiente. Ejemplos de tales hechos son las acciones de fuerzas naturales, otros órganos que son importantes para la resolución del caso o la falta de expedientes que se hayan presentado al tribunal administrativo. Dificultades objetivas, como la falta de trabajo a tiempo completo, un gran número de casos que llegan a la autoridad, no eximen de los deberes que constituyen la competencia de la autoridad.

¿Cómo se deben calcular los plazos en la administración?

Las reglas para el cálculo de los plazos se establecen en el art. 57 § 1 del Código de Procedimiento Administrativo. De acuerdo con esa disposición, si el inicio del período especificado en días es un evento, la fecha en que ocurrió el evento no se toma en cuenta al calcularlo. El lapso del último de los días designados se considera el final del período; en el caso del plazo de 14 días, cuando la autoridad registró el caso el 1 de marzo, este día no está incluido, por lo que el plazo finalizará. el 15 de marzo a las 24.00 horas.

Los plazos especificados en semanas finalizan con la expiración de ese día en la última semana, que corresponde al nombre del día de inicio de la semana; en el caso de un plazo de dos semanas, cuando la autoridad registró el caso el miércoles, 1 de marzo, el plazo vence el miércoles 15 de marzo a las 24.00 horas.

Los plazos especificados en meses finalizan en ese día del último mes, que corresponde al día inicial del período, y si no hubo tal día en el último mes --el último día de ese mes-- en el caso de un período mensual, cuando la autoridad registró el caso el 31 de julio - el plazo expira el 31 de agosto, si es del 31 de enero al 28 de febrero (o el 29 de febrero en un año bisiesto) a las 24.00 horas.

Los plazos especificados en años finalizan con la expiración de ese día del último año que corresponda al día de inicio del período, y si no hubo tal día en el último año, el día inmediatamente anterior a ese día.

Si el final del plazo para la realización de actividades cae en un día festivo o en sábado, caducará al día siguiente, que no sea festivo ni sábado. Para cumplir con el plazo establecido por la autoridad, se tiene en cuenta la fecha de emisión de la decisión, no la fecha de recepción por parte de la parte.

La naturaleza del recordatorio

Las partes en el proceso, así como las entidades con derechos de parte, tienen derecho a traer un recordatorio. Una reclamación como carta oficial debe cumplir las condiciones previstas por la ley. Se trata de los requisitos estándar para todas las cartas formales, especificados en el art. 63 del Código de Procedimiento Administrativo, así como el elemento sin el cual no se considerará la carta, es decir, la justificación.

El recordatorio requiere justificación, la parte está obligada a aportar argumentos sobre las circunstancias de inactividad o excesiva duración de la tramitación del caso por parte de la autoridad. Proporcionar la justificación es un requisito absoluto. La falta de este elemento significa que el órgano administrativo está obligado a llamar a la parte para suplir el error de forma, so pena de dejar la carta sin examen.

El derecho a recibir recordatorios no está limitado por ningún límite de tiempo. Sin embargo, el requisito es que el organismo de la administración pública quede inactivo o prolongado, es decir, que el plazo para resolver el asunto haya expirado. El recordatorio se envía a la autoridad superior a través de la autoridad competente para tratar el asunto. En una situación en la que no existe una autoridad superior, la autoridad de primer grado es competente para considerar el recordatorio.

Cronicidad e inactividad de los procedimientos

Para presentar un recordatorio correctamente, es importante que la parte reconozca correctamente si el caso es prolongado o inactivo.

La inacción es no resolver el caso dentro del plazo especificado en el art. 35 del Código de Procedimiento Administrativo o disposiciones especiales y dentro del nuevo plazo señalado en la notificación de falta de resolución del asunto dentro del plazo. Esto significa que un recordatorio de inactividad solo puede presentarse antes de que la autoridad finalice los procedimientos pendientes emitiendo una decisión final.

A su vez, la duración excesiva surge cuando la autoridad lleva el proceso por más tiempo del necesario para resolver el asunto. Aquí, también se puede enviar un recordatorio después de que el procedimiento haya finalizado legalmente. La autoridad lleva a cabo los procedimientos de manera prolongada cuando las acciones se toman de manera torpe, sin diligencia, obviamente de manera incorrecta o sin la intención de explicar las circunstancias relevantes. La duración excesiva de los procedimientos también ocurre cuando la autoridad requerida para establecer circunstancias específicas se desvía de esta obligación y lleva a cabo procedimientos probatorios innecesarios.

Para una mayor explicación de las diferencias entre las instituciones mencionadas, vale la pena mencionar la sentencia del Tribunal Supremo Administrativo de 24 de noviembre de 2016 (número de expediente: I OSK 3096/15), en la que el tribunal resaltó que “la prórroga y la inacción no se excluyen mutuamente. Ambos se relacionan con una situación en la que han expirado los plazos para resolver un caso específico. Si la inactividad se considera que no se resolvió el asunto a tiempo, puede deberse a varias razones, incluida la duración, que, sin embargo, no tiene por qué ser su única causa. Así, ambas instituciones pueden coexistir, y esto ocurre cuando las acciones tomadas son aparentes y el asunto no está resuelto. El posible “consumo” de una duración excesiva en tal situación por inacción es entonces importante solo para la selección de una solución adecuada, pero no excluye la admisibilidad de las denuncias y el examen de la legitimidad de ambas formas de prolongar el proceso, porque esto puede ser importante, por ejemplo, para la evaluación de su naturaleza y el tipo de contramedidas aplicadas. También puede ocurrir inactividad sin excesiva duración, cuando las acciones fueron correctas, encaminadas a esclarecer el asunto, pero por diversas razones no fue posible resolverlo a tiempo. Por otro lado, la prolongación excesiva no puede dejar de resultar en inactividad, ya que la autoridad que actúa de esa manera (como ya se mencionó, la prolongación se reconoce solo después de los plazos reservados para resolver el asunto) está siempre inactiva. […] Por otra parte, la inactividad cesa en cuanto se resuelve el caso, circunstancia que no afecta la calificación del proceso como crónico, y la terminación de la excesiva duración no significa necesariamente inacción. Es obvio que la valoración de la naturaleza de ambas instituciones y las consecuencias que de ella se deriven también podrá realizarse una vez resuelto el caso, a excepción de la obligación de resolverlo mediante la emisión de un acto o la realización de una acción o la finalización del caso en de una manera diferente ”.

Obligaciones de la autoridad tras un recordatorio

La autoridad que recibió el recordatorio está obligada a transmitirlo a la autoridad superior dentro de los 7 días siguientes a la fecha de su recepción. El recordatorio se proporciona junto con las copias pertinentes de los expedientes del caso. Debe enfatizarse aquí que no se trata de los archivos del caso, sino de los extractos de los archivos. Es importante porque durante el examen del recordatorio, la autoridad que está inactiva o prolongada está obligada a continuar el proceso. La emisión de un recordatorio no perjudicará a la parte.

Al recibir un recordatorio, la autoridad está obligada a responder a los argumentos contenidos en la justificación del recordatorio y a presentar las circunstancias del examen y arreglo del caso, incluso antes de ser enviado para su consideración.

La autoridad competente está obligada a considerar el recordatorio dentro de los 7 días siguientes a la fecha de su recepción. En el caso de una autoridad de grado superior, la fecha de recepción es el día en que la autoridad de primer grado proporcionó un recordatorio junto con copias de los archivos del caso. Si la autoridad competente para considerar el recordatorio es la autoridad que ha estado inactiva o retrasada, el período de 7 días se contará a partir de la fecha de recepción del recordatorio.

La consideración del recordatorio se emite en forma de orden. En esta sentencia, la autoridad competente indica si la autoridad que examina el caso original incurrió en inacción o en un largo desarrollo del proceso, al tiempo que indica si se trató de una grave violación de la ley. En caso de inactividad o prolongación excesiva, obliga al órgano que examina el caso a resolver el caso, fijando un plazo para su resolución (si no se concluye el proceso) y ordena la explicación de los motivos y la determinación de las personas culpables de inactividad o demora. . Si existe tal necesidad, la autoridad también decide sobre la aplicación de medidas para evitar la inactividad o la duración excesiva en el futuro.

Resumen del derecho a recordatorio

De conformidad con el Código de Procedimiento Administrativo, los órganos administrativos están obligados a conocer de los casos sin demoras indebidas. La resolución de un asunto que requiera un procedimiento explicativo debe tener lugar a más tardar en el plazo de un mes. En el caso de un caso particularmente complejo, la autoridad puede extender el plazo hasta dos meses. Sin embargo, aquí se requiere que la autoridad notifique a la parte y justifique su decisión de extender el plazo.

En cualquier caso, exceder el plazo legal establecido por la autoridad abre el camino para que la parte presente un recordatorio. Esta institución también podrá ser utilizada durante el período en que la parte demuestre que las actividades administrativas se realizan con torpeza, sin diligencia o de forma obviamente incorrecta. Debe recordarse que la institución del recordatorio solo tiene como objetivo acelerar el procedimiento administrativo. Una parte no puede exigir, junto con un recordatorio, por ejemplo, compensación o compensación por pérdidas resultantes de la demora de la autoridad.