Mobbing en la empresa: ¿cómo lidiar con eso?

Servicio

El mobbing es un fenómeno que se escucha cada vez con más frecuencia. Resulta que muchas personas que trabajan, ya sea en grandes corporaciones o pequeñas empresas, tienen contacto con él. Debe combatirse para que los empleados de la empresa se sientan cómodos en su lugar de trabajo.

¿Qué significa realmente el mobbing?

La definición de mobbing se puede encontrar en el art. 94 § 2 del Código del Trabajo, que establece que se trata de una acción o comportamiento relacionado con un empleado o dirigido contra un empleado, que consiste en un hostigamiento o intimidación persistente y prolongado de un empleado, lo que hace que se subestime su idoneidad profesional, Causar o tener como objetivo humillar o ridiculizar al empleado, aislándolo del equipo de colegas.

Mobbing - tipos

El mobbing se puede dividir en dos tipos:

  • simple mobbing, consistente en que tanto el acosado como el mobber trabajan al mismo nivel;
  • Mobbing oblicuo, donde el mobber toma una posición en un nivel superior.

Mobbing - causas

Contrariamente a las apariencias, hay muchas razones para el acoso en el lugar de trabajo. Sin embargo, lo más importante resulta ser la amenaza al puesto profesional y la alta competencia entre los empleados. Sin embargo, este no es el final de la lista, las razones también pueden incluir la disimilitud del acosado (nacionalidad, religión, apariencia, puntos de vista) o los complejos del gerente que quiere construir su ego a través de la malicia.

Mobbing - síntomas

Mobbing, como se mencionó anteriormente, es un acoso e intimidación persistente y a largo plazo. Por lo tanto, debe recordarse que una única malicia por parte de un compañero de trabajo o supervisor no equivale a acoso psicológico, porque este concepto significa una larga duración, repetibilidad y carácter sistemático de este estado de cosas.

Es muy importante que el mobbing también involucre actividades sexuales, cuestionamiento de decisiones tomadas, crítica constante de las tareas realizadas, encargar trabajos nocivos para la salud o completamente inútiles. La lista es bastante larga e incluye una serie de comportamientos y actividades cuyo objetivo principal es humillar a la persona agredida.

Mobbing - efectos

Como sabemos, los efectos más severos del mobbing son soportados por su víctima, que pierde la confianza en sí misma, siente vergüenza y miedo. Las personas sensibles caen en depresión o neurosis. El comportamiento imprudente de los mafiosos pasa factura a toda su vida, a veces causando daños permanentes a la salud. Estas personas a menudo se excluyen de la vida social, se aíslan del mundo, la familia y los amigos y pierden la voluntad de trabajar.

Mobbing: ¿el empleador tiene que combatirlo?

Pues sí, esta obligación se deriva directamente del art. 94. Art. 1 del Código de Procedimiento Civil, que ordena prevenir el acoso psicológico.

Si no lo hace, deberá tener en cuenta todas las consecuencias, entre las que podemos mencionar:

  • buscar una compensación económica por el daño sufrido por un empleado en el que el acoso psicológico provocó un trastorno de salud;
  • reclamar una indemnización por un monto no inferior a la remuneración mínima por el trabajo de un empleado que haya rescindido el contrato de trabajo como consecuencia de acoso psicológico.

Mobbing: ¿cómo prevenirlo?

La prevención del acoso psicológico es extremadamente importante, por lo que la empresa debe designar a un empleado que se encargue de estos asuntos en nombre del empleador. Además, el reglamento debe contener información sobre las consecuencias en caso de acoso psicológico.

Como puede adivinar, el acoso entre empleados generalmente se oculta al empleador, porque la víctima tiene miedo de que la evalúen como conflictiva o incluso de perder el trabajo. Todo esto determina que el empleado no revele al jefe sus malas relaciones con otros empleados. Cuando la verdad salga a la luz, el empleador debe tomar las consecuencias apropiadas contra el mafioso según lo dispuesto en el reglamento.

Algunos empleadores envían a sus subordinados a una formación sobre acoso psicológico, que sin duda aporta beneficios considerables y mejora los contactos en la línea de jefe-empleado, empleado-empleado.