Brecha en la numeración de facturas: ¿cómo solucionarlo?

Impuesto De Servicio

El mantenimiento de registros de facturas debe llevarse a cabo en el orden y la continuidad correctos. Pueden surgir problemas si hay una brecha en la numeración de las facturas. En el artículo siguiente, presentamos posibles soluciones y le mostramos cómo lidiar con tal caso.

Numeración de facturas

La disposición legal básica que regula la cuestión de la numeración de facturas es el art. 106e párrafo. 1 punto 2 de la Ley del IVA, que establece que la factura debe contener un número consecutivo asignado dentro de una o más series, que identifica de forma única a la factura.

Con base en la disposición anterior, podemos indicar varios problemas importantes. En primer lugar, las facturas deben estar numeradas de manera que se asegure la continuidad del registro de las facturas emitidas mediante su numeración secuencial y que permita la identificación de una factura determinada. Sin embargo, vale la pena considerar cómo el término "Siguiente". La Ley del IVA no proporciona ninguna definición al respecto, por lo que debemos referirnos al significado coloquial (lingüístico).

próximoSignifica secuencialmente, uno tras otro, el siguiente. De ello se desprende que la facturación debe estar en orden cronológico, por lo que cada factura posterior debe tener un número uno mayor que la anterior. Tal posición fue presentada, entre otros, por Director de la Cámara Fiscal de Katowice en la interpretación del 10 de noviembre de 2016, No. 2461-IBPP2.4512.749.2016.1.IK.

Por tanto, los contribuyentes deben recordar que el método correcto es asignar a las facturas números consecutivos consecutivos. Al mismo tiempo, no existe ninguna disposición que requiera que la numeración comience con el dígito 1. No importa con qué número comience a numerar el contribuyente. Las facturas deben contener números individuales y únicos de acuerdo con los registros que lleva el contribuyente. Es fundamental que el contribuyente mantenga la continuidad de la numeración y la posibilidad de identificación. El contenido de la normativa muestra que las facturas deben estar numeradas de forma que se asegure la continuidad del registro de las facturas emitidas a través de su numeración secuencial. Sin embargo, es importante destacar que el sistema de numeración lo determina el contribuyente. Por tanto, la numeración debe basarse en asignar el siguiente número en uno mayor que el anterior. Además, el art. 106e párrafo. 1 punto 2 de la Ley del IVA le permite crear una serie de facturas dentro de las cuales se numerarán secuencialmente. La serie puede relacionarse con períodos de liquidación (por ejemplo, meses) o, por ejemplo, puede asignarse a contratistas.

Ejemplo 1.

El contribuyente vende bienes a dos contratistas. En cuanto a la emisión de facturas para uno de ellos, la numeración es A / 100, A / 101, A / 102, etc. Sin embargo, en relación con las facturas emitidas para el otro contratista, la numeración B / 200, B / 201, B / 202, etc. El método de numeración adoptado es correcto y conforme a la ley.

La capacidad de cambiar la numeración de facturas.

Tampoco existen obstáculos para que el contribuyente cambie el método de numeración de las facturas durante el año. Tal acción es admisible, según confirmó el Director de la Cámara Fiscal de Varsovia en la interpretación del 27 de octubre de 2016, No. 1462-IPPP2.4512.647.2016.1.AO. La autoridad indicó que no existen obstáculos para que el contribuyente cambie la forma de numeración de las facturas durante el año. La única condición es que no afecte la posibilidad de una identificación inequívoca.

Como resultado, no existen obstáculos para que el contribuyente deje de usar la serie anterior y comience a usar la nueva en cualquier momento. Tal situación es posible, y la única condición es que el inicio de la utilización de la nueva numeración de facturas no afecte la posibilidad de su identificación inequívoca.

Se pueden utilizar diferentes series de facturas al mismo tiempo, así como series sucesivas pueden reemplazar a la serie anterior. Solo tal cambio no es posible, cuando se asigna el mismo número de factura bajo la nueva numeración que el utilizado bajo la numeración utilizada anteriormente. No existen obstáculos legales para que el contribuyente cambie el método de numeración de las facturas durante el año. Solo es importante que sea posible identificar clara y claramente las facturas específicas en orden cronológico.

Brecha en la numeración de facturas

Ya hemos aprendido las reglas para numerar facturas. Pasemos a los méritos del asunto y consideremos cómo lidiar con una brecha en la numeración.

Instintivamente, parece que en tal caso lo más adecuado es emitir una factura correctiva. Sin embargo, un análisis de la disposición sobre corrección de facturas lleva a la conclusión de que esto no es correcto. Según el art. 106j párrafo. 1 de la Ley del IVA, el contribuyente emite una factura correctora si, después de emitir la factura:

  1. se concedió una reducción de precio en forma de descuento;
  2. se otorgaron descuentos y reducciones de precios;
  3. los bienes y embalajes fueron devueltos al contribuyente,
  4. el comprador ha sido reembolsado total o parcialmente;
  5. el precio se ha incrementado o ha habido un error en el precio, tasa, importe del impuesto o cualquier otro artículo de la factura.

Tenga en cuenta que la disposición anterior no se aplica a una brecha en la numeración de facturas. Como resultado, aplicar una corrección no es la solución correcta.

¡Comience un período de prueba gratuito de 30 días sin condiciones!

Ejemplo 2.

El contribuyente emite las facturas en orden cronológico. Como resultado de un error después de la factura marcada con el número 8/2019, emitió la factura 10/2019. En estas circunstancias, no es razonable corregir la factura No. 10/2019 y cambiar su número. La brecha en la numeración de facturas no debe resolverse emitiendo una corrección de factura.

Si bien no resulta directamente de lo dispuesto en la ley, en la práctica, la solución adoptada consiste en la elaboración de una declaración en la que se explican los motivos de la brecha, que luego se adjunta a la documentación tributaria.

Ejemplo 3.

Como consecuencia de un error, el contribuyente, luego de emitir la factura No. 2/2019, emitió la factura No. 33/2019. Esta factura fue entregada al contratista. En este caso, el contribuyente deberá realizar una declaración indicando que por el descuido se emitió la factura No. 2/2019 con otra factura No. 33/2019, mientras que las facturas 3 a 32 nunca fueron emitidas y nunca entraron en circulación económica. La brecha en la numeración de la factura debe aclararse en la declaración que el contribuyente prepara y almacena en su documentación tributaria.

Brecha en la numeración de facturas y derecho a deducir el impuesto soportado

Por último, también cabe destacar que un error en la numeración de la factura cometido por el vendedor de bienes o servicios no afecta el derecho del comprador a deducir el impuesto soportado resultante de la factura.

Si la factura documenta la transacción real, cuya adquisición estaba relacionada con la realización de actividades imponibles por parte del comprador, a pesar del número de factura incorrecto, el comprador se reserva el derecho a deducir el IVA. La falta de continuidad en la numeración de las facturas no puede privar al contribuyente del derecho a deducir el impuesto soportado. Como consecuencia, la brecha en la numeración de facturas por parte del vendedor no tendrá consecuencias negativas para el comprador.

Teniendo en cuenta las consideraciones presentadas, conviene recordar que los contribuyentes pueden numerar las facturas de cualquier forma para que se mantenga la cronología de la numeración. Sin embargo, en el caso de una brecha en la numeración, se debe hacer una declaración apropiada sobre este asunto. No es correcto emitir una factura de corrección.