Ajuste de ingresos al final del año - reconocimiento en los libros

Impuesto De Servicio

En el curso de las operaciones de una entidad, puede haber situaciones que requieran ajustes en los ingresos. Dichos hechos tienen efectos específicos tanto sobre la base de la normativa fiscal como sobre la base de la normativa relativa a la contabilidad de la entidad. En el artículo siguiente, trataremos de analizar cómo se debe reconocer en los registros contables el ajuste de ingresos al final del año.

Principios de corrección de ingresos en la ley de balance

De entrada, debemos señalar que las disposiciones de la Ley de Contabilidad, a diferencia de las disposiciones de la ley tributaria, no abordan directamente la cuestión de cómo deben ajustarse los ingresos al final del año.

Sin embargo, esto no cambia el hecho de que dicho ajuste no puede realizarse de ninguna manera, ya que la entidad debe tener en cuenta que se mantienen las reglas generales resultantes de la Ley de Contabilidad.

Y así podemos indicar que de conformidad con el art. 6 seg. 1 arriba de la Ley, los libros contables de la entidad deben incluir todos los ingresos generados, atribuibles a ella y los costos relacionados con estos ingresos para un determinado ejercicio económico, independientemente de la fecha de su pago.

Además, de conformidad con el art. 42 seg. 2 de la Ley, el resultado operativo es la diferencia entre los ingresos netos por la venta de productos, bienes y materiales, incluyendo subsidios, descuentos, rebajas y otros aumentos o disminuciones, excluyendo el impuesto al valor agregado y otros impuestos directamente relacionados con la facturación, y otros ingresos operativos y valor de productos, bienes y materiales vendidos, valorados a costos de producción o precios de compra o compra, incrementados por el total de costos administrativos generales, ventas de productos, bienes y materiales y otros costos operativos incurridos desde el inicio de la año financiero.

Sin embargo, como se desprende del contenido del art. 20 párrafo 1 de la Ley de Contabilidad, cada evento que ocurrió en este período de informe debe ingresarse en los registros contables del período de informe.

A la luz de la normativa anterior, los ajustes a los ingresos relacionados con el año anterior y que ocurrieron hasta la fecha de preparación de los estados financieros deben reconocerse en los libros del año financiero en el que se generaron los ingresos, y no en la fecha del evento que causa el ajuste (por ejemplo, en la fecha de emisión de la factura correctora). Un evento que requiera la corrección de los ingresos debe registrarse en los libros del ejercicio financiero en el que se originaron los ingresos a corregir. Esta regla se aplica cuando ocurre un evento antes de la preparación de los estados financieros de la entidad.

Ajuste de ingresos después de la preparación de los estados financieros de la entidad

Se aplican reglas ligeramente diferentes cuando el evento que justifica el ajuste de ingresos tiene lugar después de la preparación de los estados financieros.

Recordemos que de conformidad con el art. 52 seg. 1 de la Ley de Contabilidad, el titular de la entidad asegura la preparación de los estados financieros anuales a más tardar dentro de los 3 meses posteriores a la fecha del balance y los presenta a las autoridades competentes de acuerdo con la normativa legal aplicable, las disposiciones del estatuto o el contrato (debido al estado de la epidemia de COVID-19, este período se ha extendido en 2020).

En el art. 54 seg. 1 de la Ley de Contabilidad.

La redacción de esta disposición establece que si, luego de la preparación de los estados financieros anuales, y antes de su aprobación, la entidad ha recibido información sobre eventos que tienen un efecto material en los estados financieros o hacen que el supuesto de negocio en marcha de la entidad no esté justificado, debe modificar los estados en consecuencia, al mismo tiempo haciendo los asientos correspondientes en los libros de contabilidad del ejercicio financiero al que se refiere y notificando al auditor legal que ha auditado o auditado el informe. Si los hechos ocurridos después de la fecha del balance no cambian el estado a la fecha del balance, se incluyen las explicaciones apropiadas en las notas.

En este caso, existe una diferencia entre el balance y los ingresos fiscales, lo que significa que estamos ante una diferencia temporaria que afecta al impuesto a la renta diferido. Si el evento que ocasionó el ajuste de los ingresos se produjo después de la fecha de preparación de los estados financieros, la entidad debe introducir simultáneamente cambios en los estados preparados y realizar los asientos correspondientes en los libros de contabilidad del año al que se refieren estos estados financieros.

Ajuste de ingresos después de la aprobación de los estados financieros de la entidad

Otro caso puede referirse a una situación en la que el evento que indica la necesidad de ajustar los ingresos apareció después de la aprobación de los estados financieros.

De conformidad con el art. 53 seg. 1 de la Ley de Contabilidad, los estados financieros anuales de la entidad, sujeto al párr. 2B, deberá ser aprobado por la autoridad de homologación a más tardar seis meses después de la fecha del balance.

Como se desprende del art. 54 seg. 2 arriba de la Ley, si la entidad recibió, luego de la aprobación de los estados financieros anuales, información sobre hechos que tienen un impacto significativo en estos estados, entonces sus efectos se reconocen en los registros contables del ejercicio en el que se recibió la información. Si el evento que causó el ajuste de los ingresos se produjo después de la fecha de aprobación de los estados financieros, la entidad debe reconocer este evento en las cuentas del año financiero en curso.

Revisión de ingresos a fin de año en derecho tributario

Para fines comparativos, consideremos cómo se ajustarán los ingresos según la ley tributaria. Será arte. 12 seg. 3j-3m de la CIT Act y Art. 14 seg. 1m - 1p de la Ley PIT.

De acuerdo con la normativa, si la corrección de ingresos no es causada por un error contable u otro error evidente, se realiza reduciendo o aumentando los ingresos obtenidos en el período de liquidación en el que se emitió la factura correctiva o, en ausencia de factura. , otro documento que confirma los motivos de la corrección. Si en el citado período impositivo el contribuyente no ha obtenido ingresos o los ingresos son inferiores al monto de la reducción, el contribuyente está obligado a incrementar los costos deducibles en el monto en que no se hayan reducido los ingresos.

Ejemplo 1.

El contribuyente emitió una factura en diciembre. En enero, resultó que había ingresado el precio incorrecto de los productos por error, lo que resultó en la necesidad de emitir una factura correctora. En este caso, la corrección debe atribuirse a diciembre, es decir, el período en el que ocurrió el evento original.

Ejemplo 2.

El contribuyente emitió una factura en diciembre. En enero, decidió otorgar al comprador un descuento, lo que derivó en la necesidad de emitir una factura correctiva. En esta situación, la corrección debe aplicarse de forma continua, es decir, hasta enero.

La ley tributaria, a diferencia de las regulaciones contables, especifica explícitamente las reglas para ajustar los ingresos al final del año, haciendo que el sistema de ajuste dependa de la razón que causa la necesidad de corrección. Básicamente, si la corrección no es causada por un error de facturación u otro error obvio, se realiza reduciendo o aumentando los ingresos obtenidos en el período contable en el que se emitió la factura de corrección. Resumiendo el análisis realizado, podemos indicar que los principios de reconocimiento de ajustes de ingresos al final del año, en el contexto de la normativa contable, dependen del momento en que ocurrió este evento. Si esta circunstancia se produjo antes de la aprobación del informe, deberá registrarse en los libros del ejercicio económico para el que se elaboró ​​el informe. Si, por el contrario, la circunstancia se produce con posterioridad a la aprobación del informe, debe incluirse en los registros contables vigentes.