Tarjetas de combustible y derecho a la deducción del IVA a la luz de la sentencia del TJUE

Impuesto De Servicio

Era una práctica común que las empresas con una flota de automóviles pagaran el combustible mediante tarjetas de combustible. Desde la sentencia del TJUE, existen muchas dudas sobre la exactitud de la deducción del impuesto soportado de las facturas recibidas que documentan la compra de combustible. Es discutible si la compra de combustible con tarjeta de combustible constituye un suministro de bienes o un servicio financiero. Por tanto, explicamos si es posible deducir el IVA en la compra a través de tarjetas de combustible.

Tarjetas de combustible como suministro de combustible

De conformidad con el art. 7 seg. 8 de la Ley de 11 de marzo de 2004 sobre el impuesto sobre bienes y servicios - en adelante Ley del IVA - en el caso de que varias entidades entreguen los mismos bienes de tal manera que la primera de ellas entregue la mercadería directamente al último comprador, reconoce Es evidente que la entrega de bienes fue realizada por cada una de las entidades que participan en estas actividades. Estos son los llamados entregas en cadena.


Lamentablemente, el análisis de las disposiciones que rigen el suministro en cadena en el IVA plantea algunas dudas sobre el reconocimiento del suministro de combustible utilizando una tarjeta de combustible como suministro en cadena. Pues bien, en el caso de las transacciones en cadena, es la Entidad P2 (el diagrama de arriba) la que decide cuándo, qué bienes y, sobre todo, en qué cantidad se emitirá directamente la Entidad P1.

En el caso de transacciones con el uso de tarjetas de combustible, la Entidad P2 desconoce el monto en el que la Entidad P3 comprará los bienes (combustible) y dónde lo hará (siempre a la Entidad P1). En nuestra situación, la entidad P2 será la empresa (proveedor) de la tarjeta de combustible y la entidad P3 será la empresa que utilice la tarjeta de combustible.

Es discutible si tales entregas tienen lugar en el caso de entregas de combustible (y otros bienes), que se pagan a través de la denominada tarjetas de combustible (emitidas por contribuyentes distintos de las entidades que realmente venden el combustible).

A partir de las conclusiones del TJUE, el Ministerio de Hacienda elaboró ​​y sometió a consulta un catálogo modelo de criterios de los que dependería la calificación de las transacciones entre el emisor de la tarjeta de combustible y su usuario. Éstos incluyen:
- responsabilidad por defectos en los productos comprados,
- impacto en el precio de los bienes adquiridos por el usuario,
- concesión de rebajas (descuentos),
- establecimiento de condiciones financieras y liquidaciones,
- impacto en la frecuencia y el lugar de uso de tarjetas de combustible,
- bloqueo de la tarjeta, por ejemplo, en el caso de deuda emergente.

¿Cuándo se trata de un servicio financiero?

De conformidad con el art. 88 seg. 3a punto 2 de la Ley del IVA, de ello se desprende que las facturas que documenten transacciones no sujetas al IVA o exentas de IVA no constituyen la base para la reducción del impuesto repercutido y la devolución de la diferencia fiscal o la declaración del impuesto soportado. Basado en el artículo. 43 seg. 1 punto 40 están exentos del IVA, entre otros, los servicios de todo tipo de operaciones de pago.

La disputa sobre el correcto reconocimiento del uso de tarjetas de combustible fue objeto de muchas sentencias separadas (cf. el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en la sentencia de 6 de febrero de 2003 en el asunto C-185/01, el Tribunal Supremo Administrativo en sentencia de 14 de agosto de 2012, I FSK 1177/11 o del Tribunal Administrativo Provincial en las sentencias de 26 de marzo de 2015, III SA / Wa 158/15 y de 25 de enero de 2017, III SA / Wa 3378/15).

Proporcionar a sus filiales tarjetas de combustible que les permitan suministrar combustible a los vehículos puede considerarse una línea de crédito exenta de IVA. Este es el resultado de la sentencia del Tribunal de Justicia del 15 de mayo de 2019. El caso se refería a una empresa austriaca cuyas autoridades fiscales polacas se negaron a reembolsar el IVA relacionado con las transacciones de compra de combustible a través de tarjetas de combustible. Todas las transacciones con tarjetas de combustible se llevaron a cabo de forma centralizada por la empresa matriz en Austria, que recibió facturas de los proveedores de combustible que mostraban, en particular, la compra de combustible con IVA incluido. Luego, al final de cada mes, la compañía volvió a facturar el combustible a sus subsidiarias y les cobró una tarifa del 2%. La cuestión era si el combustible se suministró a la empresa matriz y si luego lo revende a la filial polaca.

¡Comience un período de prueba gratuito de 30 días sin condiciones!

Cabe señalar que la matriz se limitó a poner a disposición de la filial polaca, mediante tarjetas de combustible, el instrumento habitual para la adquisición de este combustible, desempeñando así únicamente el papel de intermediario en la transacción de adquisición de este commodity. Si se comprueba que no ha habido suministro de combustible a la filial, la empresa matriz no podrá reclamar la devolución del IVA pagado en las facturas emitidas por los suministros de combustible realizados por la filial polaca en las gasolineras.

El TJUE, examinando el caso, decidió que la provisión de tarjetas de combustible para el suministro de combustible a los vehículos de las filiales que brindan transporte no constituye un "suministro de bienes" sino una "prestación de servicios". Este servicio califica como un servicio de concesión de crédito libre de IVA. La empresa austriaca cobra a la empresa polaca una comisión del 2%. Es su remuneración por el servicio prestado a su filial polaca. Por lo tanto, brinda un servicio financiero financiando la compra de combustible por adelantado y, por lo tanto, actúa como una institución financiera o crediticia regular.

Sentencia del TJUE en el caso Vega International Car Transport and Logistic - Trading GmbH contra el Director de la Sala Fiscal de Varsovia, expediente ref. C-235/18, enfatizó que la provisión de tarjetas de combustible es una transacción financiera, porque el usuario de la tarjeta de combustible compra combustible directamente a los proveedores a su propia discreción: a partir de la selección de la estación de combustible, a través del tipo, monto de combustible y el método de su uso.

El TJUE enfatizó que tales transacciones exentas se definen en función de la naturaleza de los servicios prestados y no en función del proveedor o destinatario del servicio prestado por las instituciones bancarias y financieras.

¿Es posible deducir el IVA en la compra a través de tarjetas de combustible?

En la jurisprudencia, se puede notar una divergencia de opiniones sobre si la entidad que es el "emisor" de la tarjeta de combustible (la entidad que financia la transacción) que permite el suministro no monetario de combustible a las empresas compra y revende este combustible. (entrega de bienes), o en relación con el hecho de que no adquiere o transfiere el derecho a disponer del combustible como propietario, solo brinda un servicio financiero. Cada caso debe evaluarse individualmente y la evaluación final debe ser el resultado de disposiciones contractuales entre contratistas.

La valoración de los derechos y obligaciones en términos del correcto reconocimiento de si la adquisición constituye un suministro de bienes o un servicio financiero es importante para la deducción del impuesto soportado. Debido a la protección de los contribuyentes al indicar reglas específicas en qué circunstancias clasificar las transacciones con tarjetas de combustible como un servicio financiero, o para la entrega de bienes o servicios, el Ministerio de Hacienda lanzó consultas públicas en agosto de 2019. Hasta la fecha de elaboración del texto, no existen pautas claras en el mencionado el alcance anunciado por los organismos gubernamentales.

Al mismo tiempo, se debe enfatizar que los contribuyentes, de acuerdo con las disposiciones de la Ley del IVA, en la medida en que los bienes y servicios se utilicen para realizar actividades imponibles, tienen derecho a reducir el monto del impuesto adeudado por el monto del insumo. impuesto. De conformidad con el art. 88 seg. 3a punto 2 de la Ley del IVA no constituye la base para la reducción del impuesto repercutido y la devolución de la diferencia fiscal o la devolución del impuesto soportado, facturas y documentos aduaneros, si la transacción documentada por factura no está sujeta a tributación. o está exento de impuestos. Por lo tanto, si una actividad determinada no está sujeta al impuesto sobre el valor agregado o se beneficia de la exención de impuestos, y el vendedor, sin embargo, la grava, el comprador no tiene derecho a deducir el IVA en absoluto sobre la base de una factura preparada incorrectamente; sin embargo, el vendedor es , obligada a pagar el impuesto repercutido.