¿Qué preguntas hacer en una entrevista?

Negocio De Servicios

Sucede que no hay reclutadores en nuestro equipo, por eso reclutamos y buscamos nuevos candidatos para el puesto. Esta tarea puede parecer sencilla, pero seguramente requiere una preparación adecuada para poder seleccionar la mejor. ¿De qué cuidar? ¿Qué preguntas hacer en una entrevista? ¡Te sugerimos en este artículo!

Preparativos

Es imposible predecir el curso de una entrevista. La mayoría de las veces, no tenemos idea de cómo se comportará el candidato, cuál es su actitud o carácter. La fluidez de esta conversación a menudo depende de ello. Podemos escribir un guión detallado en nuestra cabeza, pero no predeciremos, por ejemplo, que nuestro interlocutor es muy conversador, pregunta muchas cosas, o viceversa, dice poco y hasta hay que morderle la lengua.

Sin embargo, vale la pena prepararse para la entrevista, para que no importa con quién la realicemos, todo salga bien y ese poco realmente nos pueda sorprender. ¿Qué vale la pena recordar?

Leer los documentos de la solicitud

Este punto no se puede omitir. En primer lugar, cuando conozcamos muy bien los documentos, podremos rechazar determinadas solicitudes desde el principio, lo que nos ahorrará tiempo, que dedicaríamos a entrevistas con personas que de todos modos no contrataremos. Además, debemos conocer el nombre del candidato, asociar su experiencia profesional y, en base a documentos, formular preguntas complementarias. Gracias a esto, no solo el empleado potencial se siente involucrado, puede ver que el reclutador también ha dedicado su tiempo a la preparación. Esto demuestra su profesionalismo y que realmente se preocupa por formar el equipo adecuado.

Considere qué preguntas hacer en la entrevista

Tanto sobre la base de los documentos de solicitud como de su propio conocimiento, vale la pena prepararse para las preguntas antes de la entrevista. Determinamos qué información nos interesa y qué preguntas hacer durante la entrevista para obtener la respuesta más honesta del candidato.

Ten toda la información lista

No solo el empleado potencial debe aprender todo lo posible sobre la empresa. También necesitamos tener mucho conocimiento sobre el puesto, el trabajo en la empresa, los compañeros, para que las preguntas del candidato no sean un problema para nosotros y podamos proporcionar toda la información necesaria.

No nos pongamos tensos

Lo más probable es que el candidato esté estresado. Las entrevistas de trabajo no son algo de lo que todo el mundo esté feliz y relajado. Por lo tanto, no vale la pena tensarse y aumentar esta atmósfera de nerviosismo. Recuerda sonreír, saludar, ofrecer algo de beber, y si ves que el potencial empleado está muy tenso, por ejemplo hazle una broma para que sepa que el ambiente es bueno y que no hay nada que temer. Gracias a ello podremos conocer más al interlocutor, al que le resultará mucho más fácil expresarse cuando se sienta más cómodo. Además, para nosotros esta situación suele ser estresante, y si además queremos incrementar nuestra imagen profesional con total seriedad y tensión, puede resultar que la conversación resulte muy incómoda para ambas partes.

Déjate hablar

Recuerde que la entrevista no es un monólogo y, aunque seguramente querrá proporcionar toda la información necesaria, recuerde también darle al candidato la oportunidad de comentar libremente.

Dime que hacer a continuacion

Para el candidato, la retroalimentación también es muy importante. Quieren saber lo antes posible si consiguieron un trabajo, y si la respuesta es no, ¿por qué? Por lo tanto, al final de la conversación, vale la pena mencionar cuándo y en qué situación nos pondremos en contacto con el potencial empleado.
¡Comience un período de prueba gratuito de 30 días sin condiciones!

¿Qué preguntas hacer en una entrevista?

Como ya sabemos cómo prepararnos para el reclutamiento, respondamos también a la pregunta qué preguntas hacer durante la entrevista.¿Qué pedirle al candidato que averigüe todo lo posible?

Preguntas basadas en documentos

Como ya hemos comentado, merece la pena aclarar todas las dudas que surgieron al visualizar los documentos de la aplicación. Podemos preguntar cómo era el trabajo, de qué se trataba, cuáles fueron los éxitos en un puesto determinado, pedir ejemplos del uso de sus habilidades en el trabajo, etc. Por lo tanto, vale la pena analizar cuidadosamente su CV y ​​carta de presentación.

¿Dónde te ves profesionalmente en unos años?

Esta pregunta a menudo se opone. ¿Cómo va a saber el candidato lo que hará en 5 años? Solo está buscando trabajo y ni siquiera sabe si lo conseguirá. Sin embargo, vale la pena pedirles que averigüen si tiene un objetivo profesional; si se especifica, generalmente tratamos con personas que están enfocadas en el desarrollo y conocen la dirección en la que quieren mejorar.

¿Por qué quiere trabajar para nosotros?

Gracias a esta pregunta, no solo averiguaremos qué atrae al candidato a nuestra empresa, sino también qué es lo que realmente sabe sobre ella. Es en este punto que podemos ver si el potencial empleado está involucrado en la búsqueda y preparado para esta etapa de contratación.

¿Cuál consideras que es tu mayor éxito?

Esta pregunta nos permitirá conocer qué es el éxito para un empleado, cómo lo percibe, si es seguro de sí mismo y consciente de sus habilidades y cuáles considera sus fortalezas.

¿Qué valores sigues en tu trabajo diario?

Alguien que tenga valores similares a los de la empresa o los empleados que ya están empleados será mucho más adecuado para un equipo. Por lo tanto, esta pregunta puede ayudarnos a ver qué tan adecuado es el candidato para el equipo.

Prepararse para el reclutamiento puede ser absorbente, pero cuando creamos la atmósfera adecuada y sabemos qué preguntas hacer durante una entrevista, encontrar al candidato adecuado será más fácil.