Asistencia jurídica gratuita: ¿quién puede beneficiarse?

Servicio

No en vano, los ciudadanos consideran que los casos judiciales en Polonia requieren mucho tiempo y son muy costosos. Por esta razón, muchas personas renuncian a la protección de sus derechos, creyendo que perderán más en los tribunales de lo que podrían ganar. A veces, sin embargo, no hay otra salida y un caso judicial se vuelve inevitable. Entonces la institución que es la asistencia jurídica gratuita viene al rescate. Por regla general, la asistencia mencionada se brinda a las personas que demuestren que no pueden cubrir los costos de la asistencia pagada de un abogado o asesor legal. Hasta ahora, estas regulaciones estaban muy formalizadas: una persona necesitada no podía contar con ayuda sin cumplir con requisitos rígidos. Esta situación debería mejorar gracias a la entrada en vigor de una modificación de la ley de asesoramiento jurídico gratuito.

La cuestión de la asistencia jurídica gratuita se ha regulado en la Ley de asistencia jurídica gratuita, asesoramiento cívico gratuito y educación jurídica (en lo sucesivo, Ley de asistencia jurídica gratuita). La enmienda introduce nuevas instituciones que ayudarán a los polacos más pobres a luchar por sus derechos de una manera más fácil. Además de la ayuda de un abogado o un abogado defensor en el tribunal, se ofrecerá asesoramiento cívico gratuito, en particular para brindar asesoramiento sobre cuestiones de deuda, asuntos de vivienda y seguridad social. Una característica completamente nueva es la posibilidad de utilizar la mediación gratuita.

¿Qué cambios introduce la enmienda?

El cambio más importante provocado por la ley modificada sobre asistencia jurídica gratuita es la ampliación del grupo de personas que pueden beneficiarse de esta forma de asistencia. La enmienda parte del rígido marco y premisas que indicaban claramente quién tenía derecho y quién no a la asistencia gratuita de abogados. Actualmente, todo depende de la situación y las necesidades reales de la persona. Un cambio significativo es también la división de los tipos de asistencia jurídica: además del asesoramiento "estándar", también podemos distinguir los llamados asesoramiento cívico y mediación gratuitos.

Todos los cambios y facilitaciones anteriores son una evidente reacción del legislador ante las reiteradas voces de la judicatura y la doctrina de una bajísima efectividad de la asistencia jurídica en los últimos años de funcionamiento de esta institución.

¿Quién puede beneficiarse de la asistencia jurídica gratuita?

La cuestión del grupo de personas que pueden solicitar la asistencia jurídica gratuita se rige por el art. 4 de la Ley de asistencia jurídica gratuita. Es importante destacar que, a diferencia de la ley anterior a la enmienda, que regulaba un catálogo cerrado de entidades autorizadas, la redacción actual de la disposición amplía significativamente este círculo.

Cualquier persona física (personas jurídicas, por ejemplo, empresas comerciales, que no puedan obtener dicha asistencia) que no pueda sufragar los costes de la asistencia jurídica pagada puede solicitar asistencia jurídica gratuita y asesoramiento cívico. Curiosamente, los solicitantes no tienen que demostrar su mala situación financiera (la ley no obliga, por ejemplo, a probar su situación financiera mediante la presentación de PIT), es suficiente presentar una declaración. Por lo tanto, la mera presentación de una declaración escrita en la que el solicitante indique que no puede asumir los costos de la asistencia letrada remunerada tiene derecho a beneficiarse de la asistencia jurídica gratuita o el asesoramiento cívico gratuito. Las personas con discapacidades motoras importantes que no puedan presentarse personalmente en el punto de asesoramiento jurídico / cívico, y las personas que tengan dificultades de comunicación, podrán recibir asistencia jurídica gratuita o asesoramiento cívico gratuito, excluida la mediación gratuita, también fuera del punto o por medios de comunicación. comunicación a distancia.

El alcance de la asistencia jurídica gratuita

El alcance de la asistencia jurídica gratuita está regulado por el art. 3 de la Ley de asistencia jurídica gratuita. De acuerdo con la disposición anterior, una persona que utilice la asistencia en cuestión puede contar con recibir información de un abogado sobre la situación legal aplicable, así como sus derechos u obligaciones. Esto también se aplica a los procedimientos preparatorios, administrativos, judiciales o judiciales administrativos en curso con su participación.

La disposición también impone al abogado la obligación de indicar con precisión las posibilidades y los métodos para resolver un problema legal. Además, a petición de la persona autorizada, un abogado también debe preparar un borrador de carta, por ejemplo, una solicitud o un escrito de reclamación, con la excepción de los alegatos en procedimientos preparatorios pendientes, procedimientos judiciales y procedimientos administrativos. Cabe recordar que se trata de un borrador, es decir, el abogado que lo prepara no firmará debajo, ni lo firmará por la persona autorizada. Solo es competente para ayudar en la preparación de dicha carta. También significa que solo se requerirá que un abogado o asesor legal redacte una carta de iniciación del procedimiento, ya que la disposición discutida excluye la posibilidad de redactar una carta en procedimientos pendientes ante un tribunal o una autoridad administrativa.

La ley no especifica en qué casos la persona autorizada puede contar con la asistencia de un abogado. Sin embargo, teniendo en cuenta el hecho de que la disposición del art. 3 seg. 2 de la Ley indica que la asistencia jurídica gratuita no cubre los asuntos relacionados con el funcionamiento de un negocio, con la excepción de la preparación para el inicio de esta actividad, se debe considerar que la asistencia jurídica gratuita debe otorgarse en todos los casos, excepto en los relacionados con actividad económica.

La persona que utiliza la asistencia también puede estar sujeta a una mediación gratuita. También es posible redactar una carta de exención de las costas judiciales o designar un abogado de oficio en los procedimientos judiciales, o designar un abogado, asesor legal, asesor fiscal o abogado de patentes en los procedimientos judiciales y administrativos. El abogado también le informará sobre los costos del procedimiento y el riesgo financiero relacionado con llevar el caso a los tribunales.

En cuanto a las costas judiciales, esta cuestión no es un problema, ya que se ha especificado en detalle en otros actos jurídicos, por ejemplo, en la Ley de 28 de julio de 2015 sobre costas judiciales en casos civiles. Sin embargo, surgen dificultades de interpretación en el campo del "riesgo financiero". Esta redacción no ha sido definida en la ley, lo que la hace muy vaga y depende enteramente de la decisión del abogado que asesora. La doctrina, sin embargo, indica que la información sobre riesgo financiero debe contener al menos datos sobre las consecuencias financieras de la posible pérdida de un juicio u obtener un acuerdo desfavorable en un proceso extrajudicial.

Asesoramiento cívico gratuito

Una institución completamente nueva, introducida por la Ley de asistencia jurídica gratuita, es el asesoramiento cívico gratuito. De conformidad con el art. 3a de la Ley, la asesoría cívica comprende el suministro de información sobre los derechos del beneficiario o las obligaciones relacionadas con el caso en curso. El abogado también debe brindar apoyo a la persona autorizada para resolver el problema por sí misma y, si es necesario, preparar, junto con la persona autorizada, un plan de acción y ayudar en su implementación. Como se indicó anteriormente, la asesoría ciudadana generalmente incluye asesoramiento para personas muy endeudadas, así como asesoramiento en materia de vivienda y seguridad social.

Mediación gratuita

La mediación libre está regulada en el art. 3 seg. 1 punto 3a y art. 4a de la Ley de asistencia jurídica gratuita. Como parte de esta institución, el abogado debe informar al derechohabiente sobre las posibilidades de utilizar métodos amistosos de resolución de disputas, es decir, la mediación, así como presentar los indudables beneficios que se derivan de ella.

Posteriormente, si la persona autorizada aprueba dicha resolución de disputas, el abogado está obligado a preparar:

  • un proyecto de acuerdo de mediación;

  • solicitud de mediación;

  • un proyecto de solicitud de procedimiento de mediación en un caso penal.

Después de la mediación, el abogado debe presentar una solicitud al tribunal para la aprobación del acuerdo celebrado ante el mediador.

La mediación gratuita la lleva a cabo un mediador, de acuerdo con el art. 4 seg. 6 de la Ley de asistencia jurídica gratuita. Un mediador puede ser una persona inscrita en la lista de mediadores permanentes que lleva el presidente del tribunal regional a que se refiere la Ley - Ley del Sistema de Tribunales Comunes, o inscrita en la lista de mediadores que mantiene una ONG en el ámbito de sus funciones estatutarias o una universidad a que se refiere la Ley - Código de Procedimiento Civil.

La excepción es cuando puede surgir un conflicto de intereses. En consecuencia, la mediación gratuita no puede ser realizada por una persona que previamente haya brindado asistencia legal o asesoría cívica en el caso de alguna de las partes, haya sido testigo, emitido una opinión, preparado una entrevista ambiental o realizado una terapia, así como una persona que se ve envuelto en este tipo de circunstancias, que podría plantear dudas razonables sobre su imparcialidad.

¡Comience un período de prueba gratuito de 30 días sin condiciones!

Asistencia jurídica gratuita - resumen

La ley, que entró en vigor a principios de 2019, es la respuesta del legislador a las necesidades sociales y económicas en constante cambio.La ley modificada sobre asistencia jurídica gratuita se aparta del rígido catálogo de entidades que pueden solicitar asistencia gratuita. Actualmente, dicha asistencia puede ser obtenida por cualquier persona física, siempre que pueda demostrar que no tiene los medios para pagar la asistencia de un abogado o asesor legal. Además, el procedimiento ya no requiere probar su mala situación financiera, basta con probarlo presentando una declaración sobre su situación financiera actual.

Además, la ley introdujo instituciones previamente desconocidas, es decir, asesoramiento y mediación cívicos gratuitos. El asesoramiento cívico se dirigió en particular a las personas con deudas elevadas y las que necesitaban seguridad social. La mediación gratuita, a su vez, tiene como objetivo una solución del caso amistosa, más rápida y, lo que es más importante, menos costosa. Lo anterior muestra que la enmienda introdujo muchos cambios cívicos, lo que facilita a los polacos la protección de sus intereses.