Aprendizaje activo: ¿qué es y de qué se trata?

Negocio De Servicios

Tarde o temprano, surgen problemas en todas las empresas, cuya solución es el problema. En muchas empresas, los gerentes, aunque son superiores, no pueden ser buenos líderes. Ciertamente, no funciona en beneficio de tales trabajos, por lo que las personas que los administran deciden utilizar métodos que pueden ayudar con estos aspectos. Uno de ellos es el aprendizaje activo. ¿De qué se trata? ¿Cómo llevarlo a cabo? ¿Qué lo hace efectivo? Respondemos en este artículo.

¿Qué es el aprendizaje activo?

El aprendizaje activo es un método que se desarrolló en la década de 1940. Su creador es el prof. Reginald Revans. Encontró los métodos de enseñanza tradicionales ineficaces y buscó una forma de resolver problemas y desarrollarse al mismo tiempo.

Por tanto, el método trata de resolver problemas en equipo. El valor agregado es también el desarrollo de habilidades de liderazgo, creatividad y cooperación con otras personas.

Al trabajar con el método de aprendizaje activo, se pueden resolver los problemas que están consumiendo a la empresa en un tiempo mucho más corto, asumir retos exigentes y ayudar a la dirección en el desarrollo de competencias. Esto muestra el trabajo en grupo desde un ángulo completamente diferente.

Las personas que participan en este tipo de reuniones no solo se ocupan de lo que sucede en la empresa, sino que también se forman, mejoran sus habilidades y se desarrollan.

Curso de reuniones

El aprendizaje activo consiste en reuniones de pequeños grupos de empleados (deben contar de 6 a 8 personas) con un moderador (esta persona debe ser un coach certificado, porque el aprendizaje activo es un método de coaching).

En la reunión se presentan problemas concretos y reales de la empresa. Todas las personas del grupo tienen tiempo para comentar sobre un tema determinado (dependiendo de su función, es de varios a varios minutos).

Entonces, las personas que realmente quieren resolver un problema determinado se encuentran, no es una situación puramente teórica. Cada uno presenta su opinión sobre un tema determinado y puede discutirlo con el resto de participantes.

Gracias a esto, el problema no solo se presenta, sino que también se analiza desde muchos puntos de vista. El grupo toma decisiones específicas y se compromete a utilizar las soluciones desarrolladas.

Sin embargo, todo el proceso de aprendizaje activo no termina con las declaraciones de todos los participantes, ya que a continuación se realiza una serie de preguntas para despejar todas las dudas.

Preguntas de aprendizaje activo

La serie de preguntas que mencionamos anteriormente debe comenzar con las siguientes palabras:

  • OMS…?
  • Qué…?
  • Cuando…?
  • Dónde…?
  • Cuánto…?
  • Cuantos…?

La discusión de estas preguntas debe ser dirigida por un moderador que debe hacer las preguntas apropiadas para estimular a los participantes a la discusión.

Principios de aprendizaje activo

Las personas que participan en el aprendizaje activo deben seguir las reglas que hacen que esta forma de resolver problemas sea realmente efectiva.

En primer lugar, como ya hemos subrayado, los problemas deben ser reales, no puramente teóricos. Los participantes tienen que resolver problemas que realmente se están produciendo.

Es más, también es importante que se comprometan a que las soluciones que desarrollen durante el encuentro se incorporen a sus actividades.

La participación en tales reuniones debe ser activa para ser efectiva, para todos los que asisten a ellas. Además, cada uno de ellos es responsable de las soluciones que introducen en su trabajo.

¡Comience un período de prueba gratuito de 30 días sin condiciones!

¿Qué hace que el aprendizaje activo funcione?

El aprendizaje activo se considera uno de los métodos más eficaces para resolver problemas en las empresas. Se utiliza independientemente del tamaño de la empresa. ¿Qué lo hace tan efectivo y recomendado por los expertos?

Debido a que la reunión es supervisada por un entrenador calificado, él puede liderarla para que sea lo más efectiva posible. Puede poner la conversación en el camino correcto, hacer la pregunta correcta y hacer que los participantes tomen parte activa en ella.

Debido a que el grupo trabaja sobre problemas reales y no sobre temas teóricos, las soluciones se pueden poner en práctica de inmediato.De este modo, los participantes adquieren no solo competencias, sino también experiencia. Además, se comprometen a implementar soluciones de forma inmediata, gracias a lo cual los efectos son inmediatos.

Los participantes aprenden a cooperar, a escuchar activamente, a incrementar su creatividad, a ampliar sus habilidades, gracias a lo cual se convierten en mejores líderes.

Como puede ver, las reuniones realizadas correctamente utilizando el método de aprendizaje activo pueden ser extremadamente útiles no solo para los gerentes que obtendrán habilidades de liderazgo, sino también para toda la empresa. Vale la pena pensar en presentarlos.